Kimberly Herrera. 11 enero
‘La Hija de la Muerte’ esta basada en los libros del escritor costarricense Rod Saturnine. Foto: Cortesía.
‘La Hija de la Muerte’ esta basada en los libros del escritor costarricense Rod Saturnine. Foto: Cortesía.

Clara es una adolescente de 17 años que atraviesa por un conflicto interno pues es mitad humana y mitad ser espiritual.

Ella es hija de una artista gitana y su padre es la manifestación física de la muerte y su deseo es aprender sobre las labores de su progenitor con la promesa de algún día convertirse en su asistente.

Sin embargo, la joven comete un error al salvar a alguien que estaba destinado a morir y los hilos del destino de la gente a su alrededor se ven alterados, obligándola a emprender un viaje lleno de aventuras para arreglar su pasado y encontrarse su lugar en el mundo.

Esa es la trama de La hija de la Muerte: La línea de la vida, un filme tico dirigido y producido por el cineasta costarricense Carlos Blanco.

“Es algo completamente nuevo a lo que están acostumbrados a ver de una producción nacional, que trae muchísimos efectos especiales, donde van a apreciar que a nivel nacional hay talento para poder contar este tipo de historias, que es un poco diferente a lo tradicional, a lo social, o a la comedia que se maneja de momento”, afirmó el cineasta.

Este será el debut de Blanco en largometrajes, ya que anteriormente había trabajado en comerciales y cortometrajes, pero nunca en un proyecto de este tipo.

El largometraje que mezcla ficción y fantasía esta basado en los libros del autor costarricense Rod Saturnine, quien lanzó en el 2018 el primero de las cinco entregas de la saga La luz al final del mundo, que fue muy bien recibido en la Feria Internacional del Libro de ese año.

En el 2019, el joven escritor presentó el segundo libro de la saga El Príncipe de Cristal, que también tuvo una gran aceptación entre los costarricenses y aún quedan tres libros más por publicar.

Este fenómeno literario atrapó tanto al público, principalmente juvenil, que inspiró, incluso, la creación de un club de fans de la saga de libros.

“La gran respuesta que ha tenido el autor nacional por parte del público y sumado el hecho de que aún quedan por publicarse libros llamó mi atención para la creación de una saga de películas basadas en estos, aprovechando que es un fenómeno de ventas fresco, emergente y con grandes oportunidades de expansión”, explicó Blanco.

En posproducción

Debido a la naturaleza del género de la historia, el proyecto estará compuesto de múltiples efectos especiales y animaciones por computadora, que serán realizados por profesionales costarricenses.

La película, que está ambientada entre España y Rumanía en 1940, se grabó en una bodega en Desamparados de Alajuela, entre febrero y octubre del 2019.

Allí se adecuó un set especial, que permitieran adaptar el filme a los efectos especiales y animaciones que el director requiere.

“Como es una historia de fantasía hay lugares que están ‘fuera de este mundo’ entonces ocupábamos un lugar especial que nos permitiera contar la historia y fue en esa bodega donde pudimos desarrollar un estudio para llevar a cabo las grabaciones”, comentó.

La cinta es protagonizada por Gloriana De Praga, Geyner Bermúdez, Kendra Cruz, Osiris Galvez, Cristina Quesada y Diana Aguilar. Los actores fueron seleccionados durante un casting que realizó la producción en el 2018, por lo que el director asegura que los ticos verán caras nuevas.

La hija de la Muerte llegará a las salas de cine en octubre del 2021 y se espera que la segunda parte se estrene en el 2024.