Danny Brenes. 21 enero, 2018
Scarlett Johansson expuso a James Franco durante la Marcha de las mujeres, realizada en varias ciudades de Estados Unidos el sábado 20 de enero. AP.
Scarlett Johansson expuso a James Franco durante la Marcha de las mujeres, realizada en varias ciudades de Estados Unidos el sábado 20 de enero. AP.

″¿Cómo puede una persona decir públicamente que apoya una organización que funciona para brindar apoyo a las víctimas del abuso sexual, y al mismo tiempo en su vida privada aprovecharse de las personas que no tienen poder?”.

Estas palabras fueron parte del discurso que emitió la actriz Scarlett Johansson ayer, durante la Marcha de las Mujeres que se celebró en varias ciudades de Estados Unidos. Ahora, varias revistas estadounidenses aseguran que Johansson estaba señalando, sin nombrarlo, al actor James Franco.

Franco ha estado en medio de una controversia durante el último par de semanas.

Durante la ceremonia de entrega de los Globos de Oro, que se realizó el pasado 7 de enero, hombres y mujeres de Hollywood aparecieron con trajes completamente negros y pines del movimiento Time’s up (Se acabó el tiempo), que combate el acoso sexual. Desde entonces, sin embargo, se ha cuestionado a varios de los hombres que dijeron ser aliados del movimiento.

Entre ellos estuvo Franco, quien desfiló con un pin de Time’s up. Solo horas después de que Franco se dejara un Globo de Oro por su actuación en The Disaster Artist, la actriz Ally Sheedy publicó en Twitter varios mensajes (posteriormente eliminados) en los que daba a entender que Franco se había propasado con ella.

Unos días más tarde, el diario Los Angeles Times publicó un reportaje en el que cinco mujeres acusan a Franco de mal comportamiento sexual.

Franco negó todas las acusaciones en su contra, pero ahora todo indica que su amiga Scarlett Johansson lo ha señalado en público.

“Quiero mi pin de vuelta”, dijo Johansson durante su discurso.

Atacar las zonas grises

Johansson no se limitó a hablar de Franco. También tocó temas importantes como los abusos de poder y las denominadas áreas grises del consentimiento. Dijo que sentía una gran ira gestándose en su interior en nombre de todas las mujeres que han sido abusadas y, agregó, en nombre suyo.

“Recuerdo a todos los hombres que tomaron ventaja de que era una mujer joven que no tenía aún las herramientas para decir no, o para comprender mi propio valor”, dijo Johansson sobre sus propias experiencias pasadas y sobre crecer en el ambiente del espectáculo, pues filmó su primera película cuando tenía 10 años.

Agregó: “Dejemos de ser indulgentes. Dejemos de sentirnos culpables de herir los sentimientos de alguien cuando algo no está bien”.