Farándula

El príncipe Felipe dejó una cuantiosa herencia a tres de sus ayudantes, así como a sus nietos Guillermo y Enrique

Hace dos meses falleció el duque de Edimburgo y ahora se sabe que su fortuna no quedará completamente en las manos de su viuda, la reina Isabel II.

Cuando falleció el príncipe Felipe, duque de Edimburgo y esposo de la reina Isabel II del Reino Unido, se especuló qué iba a pasar con el dinero del príncipe. En un principio se creyó que todo iba a ser heredado por la viuda, ya que los cónyuges que heredan no deben de pagar un impuesto por lo que reciben.

Pero no, Isabel no será la heredera universal, así lo afirman medios internacionales basados en una publicación del diario británico The Sun, que afirma que una fuente cercana al palacio de Buckingham confirmó que Felipe tiene otros herederos.

En su deseo por repartir las casi 30 millones de libras esterlinas que poseía (cerca de $43 millones), el príncipe Felipe quiso que tres de sus ayudantes más cercanos obtuvieran una parte del dinero. Los afortunados son su secretario privado, el brigadier Archie Miller-Bakewell, y los pajes William Henderson y Stephen Niedojadlo; quienes estuvieron al lado de Felipe desde hace muchos años, incluso participaron del cortejo fúnebre del príncipe; informó la revista Quién.

El sitio Infobae amplía esta información y afirma que Niedojadlo fue uno de los dos asistentes reales que cuidaron a Felipe hasta el día de su muerte, el 9 de abril del 2021, junto con Henderson. Por su parte, Miller-Bakewell fue el secretario privado del duque durante 11 años.

Otra parte de la herencia irá a manos de los nietos del príncipe, incluidos Guillermo y Enrique, pese a los problemas familiares que han atravesado en los últimos tiempos.

La lista de los nietos que recibirán parte de la fortuna va desde el mayor (Peter Phillips), hasta el más pequeño que es Lord James, el hijo del príncipe Eduardo y Sophie de Wessex; agregó Quién.

El informante le dijo a The Sun que el asunto del dinero de Felipe estaba resuelto desde hace mucho tiempo, incluso antes de que Enrique y su esposa Meghan Markle dieran la incendiaria entrevista con Oprah Winfrey.

“Las cuestiones económicas de la herencia estaban resueltas desde hace tiempo, incluido el díscolo príncipe Harry. El duque de Edimburgo no era el tipo de abuelo que castigaría a un nieto por portarse mal. Felipe era un hombre justo e imparcial”, afirmó la fuente.

La reina Isabel también quedará con algo de ese dinero, pero además será la dueña de la mayoría de los activos de los cuales eran copropietaros. Finalmente Carlos, Ana, Eduardo y Andrés, los hijos de Felipe e Isabel, podrán tomar lo que quieran de la amplia colección de libros del duque, conformada por más de 13.000 obras.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.