Entretenimiento

El Topo: El “vidente” que resultó ser el señor Chiliguaro

El periodista Mauricio Azofeifa ha tomado relevancia en el mes de enero de los últimos cinco años por sus famosas y asombrosas predicciones, solo que en el arranque de este 2020 sorprendió por una razón adicional: fue noticia en todos los medios al ganar el juicio que lo declaró como creador y dueño de la marca Chiliguaro.

A Mau lo recordamos en estas mismas páginas en un rol un poco distinto, cuando en enero hemos publicado sus predicciones para cada año que comienza y que no obedecen, según él mismo dice, a algo paranormal o brujería de ningún tipo, sino a un ejercicio de imaginación basado en las noticias que ve y las cosas que cree que podrían pasar.

Azofeifa tenía la costumbre de compartir sus vaticinios con un grupo de amigos, pero ya con las redes sociales en apogeo, a partir del 2016 su figura empezó a tomar relevancia en Facebook cuando, al finalizar ese año, por ejemplo, la lista de aciertos se hizo viral y, de ahí en adelante, varios medios lo buscan en enero para que ofrezca su inusitado oficio de pitoniso. En aquella ocasión pegó desde el infarto que sufrió Mariano Figueres y del cual sobrevivió en aquel momento, hasta el fallecimiento del expresidente Luis Alberto Monge, pasando por la muerte del líder cubano Fidel Castro, la separación de Brad Pitt y Angelina Jolie, el triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos y que Johnny Araya volvería a ocupar la silla de la alcaldía municipal de San José.

La historia confluye con el cuento del chiliguaro porque resulta que, además de ser periodista (del Ministerio de Educación Pública MEP), Mauricio también es cocinero profesional y ha sido dueño de restaurantes y discotecas. El caso es que en el 2011 era propietario de uno de esos bares de moda en la famosa Cali, y fue cuando él y su socio inventaron el famoso Chiliguaro en un día de tope nacional. El trago fue cobrando popularidad hasta que en el 2013 decidieron registrarlo.

Con el ‘boom’ de la bebida surgieron muchos que quisieron capitalizar del nombre, al punto que Mauricio tuvo que defender su marca en los tribunales contra un gigante que vende miles de millones al año, y así solito decidió plantársele, y recién en estos días le dieron la razón con el tema y mandaron a la Fanal a dejar de usar su nombre, cambiar las etiquetas y a indemnizarlo por andar usando la marca sin permiso.

Lo curioso es que ni pitoniso ni chiliguarero son sus ocupaciones principales: Azofeifa tiene un trabajo serio, y muy serio. En principio es periodista, productor y máster en Humanidades, es graduado de Harvard en Administración de la Educación Superior, y fue escogido por el Banco Interamericano de Desarrollo como uno de los Líderes Latinoamericanos en Educación. Lleva muchos años trabajando como comunicador en el MEP y lo leíamos hace años en la recordada revista SoHo con su filoso sentido del humor, ahí escribió desde la crónica de un día ciego, hasta manuales para conquistar muchachas. Pues algo así es Mauricio Azofeifa, el periodista pitoniso, el señor Chiliguaro.

Y bueno, ya que estamos y ante varias solicitudes sobre los vaticinios para este año, complacemos a la afición con algunos, tarde pero seguro:

* El 30 de mayo, Keylor Navas volverá a ganar la Champions en Estambul.

* Andrea Vargas disputará la final de los 100 metros con vallas, en los juegos olímpicos de Japón 2020.

* Saprissa y Walter Centeno disputarán al menos cuatro juegos de la Conchachampions, y aún dejando espacio para mayores y más positivas sorpresas.

* Ronald González hará un importante esfuerzo por armar un cuadro renovado de camino al Mundial, pero el resultado en la cancha no encantará, no habrá sueño mundialista para González, y quien podría alcanzar su cuarta copa (tercera como entrenador y una como jugador) será Alexandre Guimaraes.

* A pesar que todas las evidencias apuntan a que hubo un abuso de autoridad por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, su juicio político para ser destituido terminará en nada, de hecho, terminará con su reelección aplastante en noviembre del 2020.

* El salvamento vendrá de afuera, Costa Rica recibirá amplio reconocimiento de parte de organismos y entidades internacionales, que harán que los ticos saquemos pecho ante el mundo.

* En los Óscar, por primera vez Netflix ganará el último premio de la noche. Top 4 de los ganadores del Óscar: Mejor actriz: Scarlett Johanssen, Mejor actor: Joaquín Phoenix, Mejor Director: Martín Scorsesse, Mejor Película: Historia de un Matrimonio.

* Las elecciones municipales volverán a sufrir de altas cifras de abstencionismo, Johnny Araya será Alcalde de San José hasta que quiera.

Lo veníamos diciendo y así ocurrió: tal y como titulamos esta sección en una edición de diciembre, Víctor Carvajal andaba en busca de la serenidad y ya desde entonces se estaba replanteando un fuerte cambio de rutina y de vida, el que finalmente culminó con la decisión de renunciar a Canal 7 para replantear su vida.

El peso de una cámara de televisión es muy grande y llevarlo cuesta, eso lo saben quienes ejercen un oficio o profesión que requiere exposición de este tipo. Sin embargo, pocas veces se ha visto en el país un fenómeno tan mediático como el que protagonizó Víctor Carvajal desde que empezó a llamar la atención en el espacio Su Mañana, del fenecido Canal 9. En cuestión de un lustro escaló rápidamente hasta convertirse en una de las figuras de más peso nada menos que en Canal 7, no solo como conductor en De boca en boca, sino también en transmisiones especiales de todo tipo y en los programas de Teletica Formatos.

Paralelamente, como ya se sabe, en los últimos tiempos tuvo que apechugar duelos familiares, la dolorosa pérdida también de sus mascotas, la difícil situación de salud de su pareja, Jose Acuña... y así, con todo esto y más, Carvajal debía encajar en su papel televisivo y en su rol de entertainer al frente y detrás de cámaras, porque hay que ver la fascinación que produce en la gente. Basta ver a Víctor en un tope o en una corrida de toros: las personas se avilocan y hacen fila con tal de saludarlo y conseguir un selfie.

Él, buenamente, siempre intentó complacer a todos, a pesar de las procesiones que llevaba por dentro. Guardando las inconmesurables distancias y diferencias del caso, alguna vez nos recordó al hoy célebre Joker de la película de Joaquín Phoenix, como un día que atestiguamos cómo llegó desesperado a una farmacia, al filo de las 9 de la noche, a conseguir medicamentos urgentes para su pareja, quien rabiaba de dolor. Víctor tenía demasiadas ganas de llorar de agotamiento e impotencia, y toda la gente del local, detrás y fuera del mostrador, lo conminó para obtener las consabidas fotos, felicitarlo, vacilarlo, etc.

Y él, estoicamente, se tragaba su dolor, fiel a su filosofía de que “la gente no tiene por qué saber cómo anda uno por dentro y jamás le podría hacer el feo a nadie”. Pero obviamente todo esto terminó por fracturarlo internamente, de ahí su drástica decisión que, a la luz de lo expuesto acá y de lo que transparentemente ha declarado él en estos días, una vez que trascendió su decisión.

Como todo, Víctor también tiene sus detractores, pero estos Topos estamos entre sus admiradores y por eso le deseamos lo mejor en esta nueva etapa de su vida, ya alejado de los reflectores, que acopie tranquilidad y que coseche mucha paz. Eso sería.

Lynda Díaz sorprendió el viernes como presentadora invitada de Giros de la Fama, de canal 6. Fiel a su estilo, la boricua cortó rabos y orejas: cautivó con su natural encanto y con sobrada soltura que mantuvo hasta el final del programa cuando se tiró a pista a bailar cumbia al ritmo del grupo mexicano Simplemente Azul.

Retirada momentáneamente de las cámaras de televisión, Lynda vino a realizar un par de trámites personales y de paso aceptó la invitación de Diego Díaz, productor del espacio, para recordar sus tiempos como presentadora. Llegó Lynda más linda con un atuendo deportivo —ella de cualquier forma se ve bien— a tono con la vestimenta de su compañero de set Rafa Pérez y del instructor y modelo William Mora. Fue un espacio divertido y bien hecho.

Lynda lució bella, radiante y muy simpática; no olvida el oficio y por eso siempre está lista para regresar a las cámaras. ¿Quién dijo miedo? Por su parte, Rafa fue el gran compañero, se veían muy bien, hubo química pura e inmediata, tal para cual. Muy divertido. Giros de la Fama ha venido creciendo y mejorando y cada vez se nota más la buena mano de Diego Díaz —no es primo de Lynda—, quien sorprende con planteamientos novedosos, notas exclusivas y una buena dosis de intriga y picardía, tan necesarias en estas producciones. Por ejemplo, la sección denominada “Desayuno farandulero” gusta mucho, visitan la casa de un televidente, desayunan y hablan de las noticias más calientes del espectáculo, además el “Bus Famoso” pronto recorrerá las principales calles de nuestro país, con agradables sorpresas. Para estos logros, Diego Díaz cuenta con el gran aporte del experimentado periodista Franck Salas, de Diana Montero y de los presentadores Rafa Pérez y Sharlyn López.

En cuanto a Lynda, debería pensar en tener su propio espacio de televisión de entrevistas bajo la producción y dirección de Raymundo Macís, quien recientemente sorprendió con su temporada de “Dicen que el alma”, transmitido en diciembre por Canal 7.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.