Doriam Díaz. 13 mayo, 2009
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Después de una titánica y cuidadosa labor durante 10 horas –de las 7 p. m. del lunes a las 5 a. m. del martes–, tres de las monumentales esculturas en mármol del costarricense Jorge Jiménez Deredia quedaron instaladas en el Foro Romano, sitio arqueológico ubicado en la capital de Italia.

De esta forma comenzó el montaje de “Deredia a Roma”, exposición de 60 gigantescas obras que el escultor tico inaugurará el 22 de junio en los sitios arqueológicos, museos y plazas de Roma.

La escultura Encuentro en mármol (dos mujeres juntas) quedó ubicada al lado izquierdo del Arco de Tito, un arco de triunfo ubicado en Vía Sacra y construido después de la muerte del emperador Tito (41-81 d. C.).

En las bases del Templo de Venus quedaron colocadas Génesis de Costa Rica y Canto a la vida , dos de las Génesis (conjuntos escultóricos que muestran la evolución o transmutación de un símbolo) del escultor tico.

Ese templo está en el extremo oriental del Foro Romano y se terminó de construir en el año 141.

Arduo trabajo. El proceso de montaje le tomó tantas horas al escultor y a sus ayudantes debido a que cada pieza pesa entre 10 y 32 toneladas y ellos deben asegurarse de que nada dañe el Foro Romano, que resguarda vestigios arqueológicos de hace miles de años.

“Logramos hacer el montaje de las tres esculturas sin hacer ningún daño; eso es muy bueno”, le dijo Jiménez Deredia ayer, vía telefónica, a La Nación .

Para instalar las piezas, el costarricense contó con la ayuda de una gran grúa, tres camiones y más de 10 personas especializadas en este tipo de trabajos.

Con gran cuidado, las esculturas se pasaban de una plataforma a un camión más pequeño. Después eran retiradas del vehículo, sujetadas con fuertes soportes, trasladadas por los aires con la grúa y colocadas en bases de mármol y hierro.

Aunque todo este proceso de montaje había sido minuciosamente planeado, aquel primer día surgió un imprevisto: el sitio donde se iba a colocar Génesis de Costa Rica tenía un nicho vacío debajo. Es decir, si la obra se hubiera colocado donde se previó , el suelo se hubiera hundido, lo cual hubiese dañado la zona patrimonial y la escultura.

“Los arqueólogos no recordaban que allí había un nicho vacío hasta que una persona lo avisó antes de colocar la Génesis . En ese momento tuvimos que tomar decisiones y colocarla en otro sitio. Génesis de Costa Rica quedó muy bien; ahora los arqueólogos discuten acerca del lugar donde se puso, pero ya se acostumbrarán a la nueva colocación”, comentó el artista.

Jiménez Deredia está muy satisfecho de como se ven las esculturas. “Encajan muy bien porque mis esculturas están hechas con círculos y la arquitectura romana está basada en arcos y círculos. Armonizan muy bien con el entorno”, dijo.

Entre la noche del lunes y ayer por la mañana, los trabajos del costarricense se convirtieron en el objetivo de cientos de fotos de turistas que transitaban por la zona y de estudiantes que asistían en visitadas guiadas.

No faltó quien le pidiese al tico que parara para hablar de su arte o para que le posara en una foto.

Con solo tres horas de sueño, el escultor costarricense emprendió anoche la labor de instalación de otras nueve esculturas. Hoy ya se podrán ver los nuevos resultados de este proceso.

El montaje de toda la exposición durará un mes.