Cine

Latinoamérica dominó el Festival de Cine Berlinale con cinta guatemalteca “Ixcanul” entre sus ganadores

Berlín. EFE Latinoamérica arrasó ayer en la Berlinale , con osos de plata tanto para dos grandes del cine chileno, Pablo Larraín y Patricio Guzmán, como para el debutante guatemalteco Jayro Bustamante , y con un Oso de Oro con sabor político para el iraní Jafar Panahi, ausente por imperativo de Teherán, Irán.

El jurado, presidido por el director estadounidense Darren Aronofsky y con la cineasta peruana Claudia Llosa (Oso de oro en el 2009 con La teta asustada ) entre sus miembros, premió al cine que incide en los conflictos de la humanidad con un palmarés marcado por las denuncias contra las injusticias e impunidad.

El cine de corte indígena era un eje temático de la edición número 65 de la Berlinale, y Bustamante con su primer largometraje Ixcanul (primera película de Guatemala a competición en el festival), obtuvo el premio Alfred Bauer (que premia un filme que abre nuevas perspectivas).

Filmado en la ladera de un volcán chapín, Ixcanul cuenta la historia de María, una joven maya de 17 años y su traumática entrada a la vida adulta.

El gran premio, es decir el Oso de Oro, fue para la iraní Taxi , una amable comedia, contra la represión que sufren creadores como su mismo director Jafar Panahi, inhabilitado por Irán, y convertido en taxista ocasional que recoge las opiniones de sus compatriotas.

Luego El Club , dirigido por el chileno Larraín, ganó el Oso de Plata, Premio Especial del Jurado, con un filme que retrata la impunidad de una iglesia obstinada en lavar de puertas para adentro pecados tales como la pederastia o la complicidad con torturadores, entre otras atrocidades.

Le siguió otro chileno, Patricio Guzmán con el documental El botón de nácar , quien ganó el Oso de Plata al mejor guión con un filme que se abre en el desierto de Atacama y discurre hacia el sur, en la Isla de Dawson, cementerio tanto para los indígenas que casi exterminó el colonialismo como para los desaparecidos de la dictadura de Augusto Pinochet.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.