75 años han transcurrido desde que estalló el más cruel y mortífero conflicto militar. El cine, por supuesto, hizo lo suyo: poner en la pantalla grande conmovedoras y reveladoras historias

Por: Gloriana Corrales 6 septiembre, 2014

En algún momento, durante la Segunda Guerra Mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt le delegó a Hollywood la misión de “emocionalizar” el más grande conflicto armado que registra la historia.

Esta semana se cumplieron 75 años desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y tal parece que la solicitud de Roosevelt nunca dejó de aplicarse en la industria cinematográfica.

Este fenómeno histórico ha atraído tanto interés a lo largo del tiempo, que el cine aprovechó para narrar, desde los 35 milímetros, las más trágicas y conmovedoras historias sobre los combates, los dictadores y los crudos campos de concentración.

La lista de filmes sobre la Segunda Guerra Mundial es enorme. Muchos nacieron en Hollywood, y otros provienen de Europa. Los hay basados en historias reales, pero también hay excelentes interpretaciones de ficción. Algunos son en blanco y negro, y otros en color.

Por eso, Viva seleccionó las 15 películas indispensables para quien quiera tener una imagen un poco más vívida de los crudos hechos que el mundo jamás olvidará.

Grandes clásicos. Todavía sonaban los cañones, cuando Charles Chaplin escribió, produjo, dirigió y protagonizó El gran dictador (1940), su primera película hablada.

Chaplin añadió su acostumbrado humor a una parodia sobre Adolfo Hitler. Él mismo temía que las audiencias de la época rechazaran un largometraje sobre un dictador. Sin embargo, para su sorpresa, el filme se convirtió en su mayor éxito comercial.

De hecho, durante la producción de la película, Reino Unido advirtió que prohibiría su exhibición, debido a las políticas de pacifismo con Alemania. No obstante, más tarde ambas naciones entraron en guerra y el filme se estrenó en 1941 en el teatro Príncipe de Gales.

Pese al éxito de El gran dictador, en su autobiografía –publicada en 1964– Chaplin dejó claro que jamás habría hecho esta película si hubiera tenido noción de la magnitud de los horrores que se cometieron en los campos de concentración.

El gran dictador
El gran dictador

Otro de los clásicos sobre la Segunda Guerra Mundial es El puente sobre el río Kwai (1957), un relato ficticio que toma lugar en la historia real de la construcción de la línea férrea de Birmania.

La cinta, protagonizada por Alec Guiness como el coronel Nicholson, popularizó la Marcha del coronel Bogey, una melodía que silbaban los soldados británicos.

Para aportar mayor realismo al filme, el productor Sam Spiegel hizo que se construyera un puente de madera y adquirió un tren del gobierno inglés para destruirlos al final de la película, en vez de filmar las escenas con una maqueta.

El puente sobre el río Kwai cosechó siete premios Óscar, incluido el de mejor guión adaptador para Pierre Boulle, autor de la novela original. En 1985, la Academia rindió tributo a Carl Foreman y Michael Wilson, los verdaderos guionistas, quienes trabajaron en secreto porque estaban acusados de pertenecer a organizaciones comunistas.

En esta lista no podría faltar Los cañones de Navarone (1961), protagonizada por Anthony Quinn.

El filme muestra las peripecias que afrontó un grupo de soldados para destruir la fortaleza alemana del Mar Egeo, donde se ubican los cañones que hundieron varios barcos de las fuerzas aliadas.

Los cañones de Navarone ganó el premio de la Academia a mejores efectos especiales en 1961, y es fácil descifrar por qué. Incluso hoy, 50 años después, la película sigue siendo impresionante y tan llena de acción, que lograr quitarte la respiración”, señaló el sitio What Culture cuando se lanzó la versión en DVD.

En 1962, se estrenó El día más largo, una película realista que narra las vivencias del llamado “Día D”, recordado por el desembarco en Normandía. Entre el elenco figuraban los nombres de Richard Burton, Sean Connery y el cantante Paul Anka.

“Es difícil pensar en una película dirigida y construida en la manera en que esta fue hecha, o que nos deje más expuestos al horror de la guerra como esta lo hizo”, destacó el diario The New York Times.

Este filme fue merecedor de dos premios Óscar (mejor fotografía en blanco y negro y mejores efectos especiales) y fue nominado en otras tres categorías.

Otra película imperdible si hablamos de la Segunda Guerra Mundial es The Dirty Dozen (1967), dirigida por Robert Aldrich. Esta cinta está basada en una novela homónima que, al parecer, se habría inspirado en el grupo de los Filthy Thirteen, el grupo que componía la unidad de demoliciones aéreas de Estados Unidos. A diferencia de los protagonistas de la película, estos hombres no eran convictos.

La película ganó un Óscar por sus efectos de sonido y consiguió otras tres nominaciones, pese a haber sido muy criticada por sus altos niveles de violencia.

Un año después se estrenó Donde las águilas se atreven, protagonizada por Richard Burton y Clint Eastwood.

Este filme, del directo Brian G. Hulton, obtuvo el puesto número 24 en la lista de las mejores películas bélicas y de acción de todos los tiempos, recopilada en el 2010 por el diario inglés The Guardian. “Cada persecución y cada batalla armada es un clásico, y la lucha culminante en la parte superior de los teleféricos quedó grabada en la memoria de una generación”.

Para 1970, llegó Patton , un largometraje biográfico sobre el general George S. Patton, quien, tras vencer al mariscal alemán Rommel en el norte de África, condujo a sus tropas de manera imparable a través de Europa.

La obra consiguió siete premios de la Academia: mejor película, mejor director (Franklin J. Schaffner), mejor guión original (Francis Ford Coppola y Edmund H. North), mejor edición, mejor sonido, mejor dirección de arte y mejor actor para George S. Scott, recordado por ser el primer intérprete que rechazó este galardón.

Este filme se encuentra preservado en la biblioteca del Congreso estadounidense desde el 2003.

Das Boot ( El submarino , 1981) es otra de las películas más recordadas sobre la guerra y, por cierto, una de las más costosas en la historia del cine alemán. Obtuvo seis nominaciones al Óscar, pero no ganó ninguna estatuilla.

Aunque el director Wolfgang Petersen pone en escena la historia ficticia del U-96 y sus tripulantes, los historiadores han confirmado que ese submarino sí existió, pero que estaba en la base de Saint-Nazaire y no en La Rochelle, como lo apunta el filme.

Otra de las cintas imperdibles es El imperio del sol (1987), dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Christian Bale a sus 12 años. Narra la historia de Jim Graham, un niño proveniente de una adinerada familia inglesa que reside en Shangai, y que se convierte en prisionero de guerra de Japón.

Está basada en la novela autobiográfica de J. G. Ballard, quien eligió a Bale para el papel al notar el gran parecido físico que tenía con sí mismo a esa edad.

Aunque fue aclamada por la crítica y recibió seis nominaciones a los Óscar, no resultó exitosa en la taquilla.

Sería imperdonable si en esta recopilación no incluyéramos La lista de Schindler (1993), una de las más emblemáticas cintas sobre la crudeza de los campos de concentración.

Esta película también fue dirigida por Spielberg y consiguió siete premios de la Academia, incluyendo el de mejor película.

Los protagonistas de este relato son Liam Neeson, como Oskar Schindler, y Ben Kingsley (de Gandhi), como su contador judío.

Schidler
Schidler

La lista de Schindler recaudó $321 millones en taquilla, consiguió el noveno sitio en la lista 100 años... 100 películas , del American Film Institute y se encuentra preservada en la biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Otro filme con el que Spielberg cautivó a la década de los 90 es Salvando al soldado Ryan (1998), nombrada como la película del año por el Círculo de Críticos de Cine de Nueva York y por la Asociación de Críticos de Los Ángeles.

Sería imposible dejar por fuera La vida es bella, una tragicomedia italiana dirigida y protagonizada en 1997 por Roberto Benigni, cuyo padre permaneció tres años en un campo de concentración. Benigni ganó una estatuilla de la Academia por esta interpretación, así como por mejor película de habla no inglesa y mejor banda sonora.

“Una mezcla conmovedora de terror e hilaridad entusiasta. Divinamente ejecutada por el mayor comediante italiano y más popular cineasta, pone sentido del humor a un tema tan ambicioso y atrevido, y se muestra digno de hacerlo”, resalta el Chicago Tribune , medio que le dio la máxima calificación.

Cine de este siglo. El 2002 trajo consigo un puñado de sentimentalismo al proyectar en la pantalla grande El pianista, autobiografía de un músico judío (interpretado por Adrien Brody), quien logra escabullirse de la deportación y que deberá permanecer escondido para mantenerse a salvo.

Esta obra del aclamado Roman Polanski ganó la Palma de Oro, tres premios Óscar y estuvo nominada en otras cuatro categorías, incluida la de mejor película.

“El filme más fuerte y más sentido de Polanski”, sentenció New York Magazine (Vulture) .

Otro de los íconos de años recientes es La caída (2004), una película que causó revuelo en Alemania seis décadas después de la guerra por mostrar el lado más humano de Adolfo Hitler.

Esta película se identifica por la escena en la que el Fürher estalla en ira contra sus secuaces, y que ha sido utilizada en múltiples parodias que han circulado en las redes sociales.

Para lograr esta ejecución del papel, el actor Bruno Ganz estudió e imitó una grabación de 11 minutos de una conversación privada de Hitler.

Para cerrar este listado de las 15 películas imperdibles sobre la Segunda Guerra Mundial, por supuesto está Bastardos sin gloria (2009), del director Quentin Tarantino.

Este relato ficticio de un grupo de americanos que planean acabar con el imperio nazi fue protagonizado por Brad Pitt, Christoph Waltz (galardonado por su rol como Hans Landa), Michael Fassbender y Diane Kruger.

Con una recaudación de $321 millones, esta fue la película más taquillera de Tarantino en su momento, luego superada por Django desencadenado. Tuvo ocho nominaciones, entre ellas, la de mejor película.