Cine

En ‘Top Gun: Maverick’, Tom Cruise vuelve a los aires para hacer lo que mejor sabe

Vuelos por todo lo alto, chaquetas de cuero y mucha adrenalina: la cinta de acción de los 80 finalmente tiene su secuela, la cual está disponible en salas de todo el mundo

El 19 de mayo, por sorpresa, Tom Cruise recibió la Palma de Oro honorífica en el Festival de Cannes. El actor, símbolo de las películas de acción, presentó en el evento cinéfilo la esperadísima secuela Top Gun: Maverick y tuvo una acogida de ensueño.

La película recibió cinco minutos de aplausos y Tom Cruise recibió emocionado el cariño de toda la cinefilia, al expresar su agradecimiento y su defensa por el sétimo arte en la pantalla grande.

De esa forma fue que su figura, tan celebrada y querida, volvió a ser tema de conversación esta semana. Top Gun -cinta de 1986 que da origen al filme que se estrenó este 26 de mayo en cines-, fue un largometraje que encumbró al actor como maestro absoluto de la acción; gracias a una aventura de chaquetas de cuero, testosterona, vuelos por todo lo alto y dramas inescapables.

Finalmente, tras más de diez años de soñar, conversar y trabajar esta posible secuela, la película llega a salas mundiales frotándose las manos por ser una de las cintas más taquilleras del año y, de paso, pellizcar opciones para la temporada de premios, después de haber sido tan bien acogida en el festival de cine francés.

Por supuesto, las secuelas se asumen con cautela: ¿dónde empezará el homenaje al filme original y en qué momento aparecerá la nostalgia? Pues cuando está Tom Cruise en el aire, aún con casi 60 años a sus espaldas, todo podría pasar.

La historia de Top Gun: Maverick es la siguiente: después de más de 30 años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Pete “Maverick” Mitchell está donde pertenece, fungiendo como un valiente piloto de pruebas y esquivando el avance de rango que lo dejaría en tierra.

Entrenando a un destacamento de graduados para una tarea especial, Maverick debe enfrentarse a los fantasmas de su pasado y sus miedos más profundos, culminando en una misión que exige el máximo sacrificio de aquellos que eligen las alturas para completarla.

“Recuerdo que inmediatamente, en 1986, Don Simpson y Jerry Bruckheimer (los productores) quisieron hacer una secuela, pero yo no estaba preparado”, explicó Cruise durante una rueda de prensa, realizada la semana pasada en Cannes.

“Necesitaba crecer como artista, entender qué es el cine, aprender. Lo que he aprendido de las secuelas, también en Misión imposible, es que me permiten tener un diálogo con el público. Hay una inversión en los personajes. En todo el mundo mucha gente me preguntaba, en diferentes idiomas, cómo y cuando podríamos hacer una secuela (de Top Gun) y me iba a casa pensando en ello. ¿Qué pasaría?”, expresó Cruise.

“Durante años, Don, Jerry y Christopher McQuarrie (guionista) hablábamos cada cierto tiempo de ello. Nos sentamos y escribí un par de ideas que quería transmitir al público. No quería decepcionar a una generación que estaba expectante. Y quería que funcionara artísticamente. Y eso necesita tiempo”, agregó.

En aquel momento, Tony Scott (hermano del canónico cineasta Ridley Scott), se encargó de erigir el mito de Top Gun, pero ahora Joseph Kosinski, con tan solo cuatro películas a sus espaldas (trabajó junto a Cruise en Oblivion), fue el cineasta escogido por los estudios Paramount para este regreso.

En una entrevista con la agencia EFE, Kosinski asegura que evitó la nostalgia y apostó por nuevas ideas para este universo de pilotos heroicos.

“Vi la primera cinta cuando era un niño, con 12 años, y me impresionó mucho el estilo de Tony Scott, sin embargo, también sabía que tenía que hacer lo mío, que tenía que llevar la historia hacia el futuro y no mirar hacia atrás. Los espectadores van a ver un lado de Tom Cruise que no se había visto en mucho tiempo”, asegura el director.

Como en este filme el personaje de Cruise lleva décadas evitando ascensos (para seguir volando), el enfoque del filme debía cambiar. “La primera película era la historia de un joven que pasa a ser adulto y en esta hay un hombre de 50 años en una etapa diferente de la vida”, analiza Kosinski.

“La presión estaba presente desde el día uno de grabación, pero no solo para mí, creo que todos los que trabajaron en esa película sabían que el listón estaba muy alto y no querían quedarse atrás. Estamos confiados de que hicimos un buen trabajo”, agregó.

De esta manera, Kosinski y compañía se enlistan en una aventura que espera no estrellarse ni con la crítica ni con asientos vacíos. Realmente es difícil que tal escenario suceda, porque Cruise vuelve a los aires para hacer lo que mejor sabe: emocionarnos y hacernos vibrar desde la butaca.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.