Cine

En ‘Thor: Amor y Trueno’, el romance quiere sobreponerse a la acción

Uno de los más cómicos personajes marvelitas vuelve en su cuarta aventura en solitario para conocer los detalles sobre su ruptura con Jane Foster y enfrentar una amenaza que pretende acabar con todos los dioses

Thor, el héroe clásico de Marvel emblemático por su carisma, empieza un camino inédito para el universo cinemático al que pertenece: nunca antes un personaje había alcanzado cuatro películas en solitario.

Este “hito” se debe al estreno de Thor: Amor y Trueno, el gran estreno mundial de la megacompañía para este jueves. Es un curioso camino el que nos ha llevado hasta esta cuarta entrega, tomando en cuenta la particular toma de decisiones que ha experimentado Thor y sus compinches.

¿Qué esperar de esta nueva cinta? Pues es fácil de adelantar: una historia que no quiere tomarse demasiado en serio, para bien y para mal. El nuevo viaje de Thor ha llegado y la discusión está por servirse.

Repasemos un poco el sendero del dios del Trueno. Su primera llegada fue en el 2011, un filme preparado para posicionar a Loki como el primer gran villano a vencer del universo cinemático de Marvel (MCU). Dos años después llegaría la segunda entrega y esa duología se sintió con una cocción plana y poco memorable. En tantos años de MCU, diría que es una tarea titánica conocer a algún seguidor que ubique alguna de estas dos cintas entre su top de preferencias.

Tal vez, los altos mandos de Marvel se dieron cuenta al respecto y decidieron cambiar el rumbo de esta saga paralela. Fue así que el excéntrico neozelandés Taika Waititi fue elegido para los siguientes proyectos de Thor, dándoles un aire menos solemne y con una línea gráfica más cercana a los memes sobre WordArt que a las formalidades típicas de, por ejemplo, las entregas de Avengers.

¿Fue para bien? Siempre depende de a quién se le pregunte, pues Waititi había mostrado personalidad en el pasado con cintas como What do we do in the shadows (que dirigió a cuatro manos junto a Jemaine Clement) y, para muchos, la tercera entrega de esta saga se sintió con la melena más suelta en comparación con el resto del MCU.

En fin: aquella mano suya en Thor: Ragnarok parece haber bastado para renovarle el contrato y enfrentarse a esta nueva tarea, una en la que nadie parece tomarse demasiado en serio lo que sucede. Chris Hensworth, Natalie Portman y Christian Bale son el carísimo tridente de intérpretes al mando de esta película cargada de bromas y situaciones risibles. En medio de tanto jolgorio, aparece posiblemente lo que más le puede interesar a los seguidores marvelitas: ¿qué pasó entre Thor y Jane?

Hablemos un poco de la historia: Thor se aleja de sus aventuras con los Guardianes de la Galaxia para reformarse y buscar paz interior. El problema es que su retiro se ve interrumpido por Gorr, un asesino galáctico que busca la extinción de los dioses.

Para combatir la amenaza, Thor solicita la ayuda de la reina Valkyrie, Korg y su exnovia Jane Foster, quien, para su sorpresa, inexplicablemente empuña su martillo mágico. Juntos, se embarcan en una nueva aventura cósmica que pretende, según sus creadores, ser más de amor que de acción.

El actor, según expresó en las notas de producción del filme, aún cree que hay mucha mecha por quemar en su rol. “Sentí enorme presión”, dijo Hensworth, al respecto de esta nueva cinta. “Por ahora, Thor es el único personaje en liderar una cuarta película y quería hacer algo diferente. Siempre quiero dar lo mejor para el personaje”, expresó.

La producción subraya el componente de dejar atrás las fases previas de Thor y ahora enfocarlo como una persona amorosa. “La mayoría de las personas que intentan encontrarse a sí mismas están huyendo de algo. De lo que huye Thor es del amor porque, según su experiencia, todos los que ama, mueren. Ya sea que pueda articularlo o no, él cree que está maldecido”, expresó el productor Brad Winderbaum. “Thor es un personaje muy existencial y una de las cosas que el público verá en Thor: Amor y trueno es que no es solo un héroe divertido, que sale de las situaciones usando su ingenio y carisma, sino un tipo que tiene sentimientos profundos”.

En la aventura más corta del MCU desde el 2018 (este largometraje no supera las dos horas de duración), Thor se embarca en una veloz aventura de risas y culebrón. Tras tantos años en la carretera, Marvel aún ve en este personaje una figura para excarvar, en especial considerando que del robusto paquete de Vengadores reposa en Thor, Doctor Strange y Spider-Man la oportunidad para continuar dinamitando la franquicia.

¿Aún tendrá Thor la pólvora suficiente para lograrlo? En Marvel todo parece verse asegurado, pero ya el público tendrá la oportunidad de dar su veredicto, a partir de este jueves.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.