Alexánder Sánchez, El Tiempo (GDA). 22 septiembre
En 'Un tal Alonso Quijano', hasta Dulcinea del Toboso sale a relucir. Ya veremos de qué forma. Cortesía de Sala Garbo
En 'Un tal Alonso Quijano', hasta Dulcinea del Toboso sale a relucir. Ya veremos de qué forma. Cortesía de Sala Garbo

No es Don Quijote, pero está tan demente que juega a serlo.

En Un tal Alonso Quijano (2020), filme colombiano que se puede disfrutar en la plataforma virtual de la Sala Garbo, un profesor universitario pierde la cordura como “el gran caballero” de la Mancha.

El susodicho profesor se llama Alonso Quijano (Manuel Sierra), imparte literatura y para enseñar sobre las aventuras de Don Quijote hasta se disfraza del personaje.

Su afición por Don Quijote lo lleva hasta la locura, por lo que su cómplice –el asistente veterinario Santos Carrasco (Álvaro Rodríguez)–, entra en acción para recorrer el pasado del profesor y descubrir así las razones de su desquicio.

“La estrategia que utiliza Libia para traer el Quijote a este mundo contemporáneo es ingeniosa: a partir de un profesor, al que se le corre el coco y cuyas terapias consisten en interpretar al personaje; yo, como soy su amigo, tengo que hacer de Sancho Panza", comentó Rodríguez.

"Me parece que la directora conecta a ambos personajes muy bien con el público: Sancho está lleno de filosofía popular y el Quijote es la representación de los sueños, las utopías”, agrega el fiel escudero.

Como la cinta se filmó en Bogotá, el
Como la cinta se filmó en Bogotá, el "Quijote" de esta aventura lucha contra los buses del transporte público. Cortesía Sala Garbo

Carrasco concluirá, con decenas de graciosas y muy significativas anécdotas, que la locura de Quijano “no es más que un escape del dolor y el refugio definitivo que se encuentra en la fantasía”.

Dirigido por Libia Stella, Un tal Alonso Quijano narra también las historias de otros tres personajes que reflexionan sobre las máscaras que muchas veces asumimos en la sociedad. En ese sentido veremos cómo Ferney se viste de seda para sacar a su familia de la pobreza, Santos se asume bibliotecario para no perder su estatus y Lorenza se caracteriza de punk para encajar en alguna parte.

Un delirio estudiantil.

A Libia Stella, la idea de filmar Un tal Alonso Quijano la acompañó desde su época de estudiante, cuando tuvo un profesor que dictaba una clase sobre Cervantes y el Quijote. Era curioso, pues el maestro se sabía el libro de memoria.

“Eso siempre me pareció muy loco. Incluso, empecé a fantasear que un día iba a llegar vestido como el personaje”, recuerda la realizadora.

En esa línea, su más reciente aventura cinematográfica es una tragicomedia que pone el clásico de Miguel de Cervantes en un contexto universitario, punk, ochentero y alejado de la intelectualidad que lo caracteriza.

Póster oficial de 'Un tal Alonso Quijano' (2020).
Póster oficial de 'Un tal Alonso Quijano' (2020).

”Mi lectura del Quijote tiene que ver con la lucha por los sueños, en hacer posible las utopías. Esta obra de literatura es la bandera de lo soñadores. Yo no veo al Quijote como un hombre loco, sino como un soñador que tiene una fantasía y lucha por ella", aseguró Stella, creadora de otros largometrajes como La historia del baúl rosado (2005) y Ella (2015).

“Es una película que vale la pena ver, porque en estas épocas tan duras, tan difíciles, de tanto dolor, de tanto miedo, tantos muertos, me parece que tomarse dos horitas para reírse un rato, rememorar a Don Quijote y darse un descanso de todo este dolor vale la pena", agregó la cineasta.

Si usted quiere ver Un tal Alonso Quijano, recuerde que solo debe ingresar a www.mibutacacineclub.com y alquilar la cinta por ₡3.000 colones. Los boletos pueden ser cancelados por medio de transferencia, depósito, sinpe móvil (al teléfono 88498034) o tarjeta de crédito o débito.

Consultas sobre el procedimiento de alquiler se pueden realizar por medio del sitio web o al WhatsApp 8849-8034.