Cine

Crítica de cine de ‘Los Vengadores: Infinity War’: A pan duro, buen diente

Todos los superhéroes de Marvel deben reunirse para combatir a un solo tipo: el poderoso Thanos

Desde el primer momento, al ver la película Los vengadores: Infinity War (2018, Avengers: Infinity War) entendemos que ello implica estar al día en la tradición narrativa de los superhéroes que Marvel nos ha traído con sus distintas películas. Ahora están todos juntos.

Dicha película viene dirigida a cuatro manos: las de los hermanos Anthony y Joe Russo, quienes demuestran que han sabido darle pulso a una historia no tan fácil de ser narrada en cine. Así es. Si bien los conocidos héroes de Marvel han logrado proteger al mundo de tantos enemigos, a veces solos, a veces ayudándose, esta vez deben conjuntarse como un solo y único puño.

Se dice que entre más cantidad de cocineros haya, más rala sale la sopa. Sin embargo, ello no sucede con esta película porque la dirección de los hermanos Russo ha sabido plantear el relato con suficiente sabiduría visual, por un lado, y, por otro, con aceptable estructuración de los acontecimientos, lo que evita la dispersión total de sucesos.

Lo cierto es que los superhéroes del caso tienen por delante un duro hueso: necesitan de lo mejor de ellos en distintos espacios. Es simple y no es tan simple. El nuevo peligro lo expresa un tipo poderoso llamado Thanos (Josh Brolin), quien anda tras las seis Piedras del Infinito para tener el más alto de los poderes.

El nombre de Thanos viene de la mitología griega (Thánatos: muerte), vocablo aplicado también en el psicoanálisis actual (tánatos). Ante el abanico tan amplio de superhéroes, si aplicamos aspectos de narratología, el mérito del filme es concentrarse más bien en los esquemas de pensamiento y funcionamiento de Thanos (o sea, del antagonista).

Lo que pretende Thanos puede ser aceptable, porque él desea reducir la población universal de manera aleatoria y, por ende, que haya menos superhéroes. De manera extrafílmica, podríamos decir que lo que Thanos equivoca es el método, porque hasta yo estoy de acuerdo con él: la sobrepoblación mundial es serio problema.

Como glosa: ello nos recuerda el tono poético de John Milton en El Paraíso perdido con su visión no tan mala de Satán. Esto hace de Los vengadores: Infinity War una película distinta a lo habido en esta saga mitológica de Marvel y es lo que los directores del filme manejan con tino.

Donde falla el asunto es en la dirección de actores, muy desigual, demasiado. El exceso de acción, aunque lógico, se defiende con buen montaje (mérito), aunque –por otra parte– la música de Alan Silvestri resulta excesiva (no entiende aquello de “ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre”). Igual, el manejo de secuencias cómicas (Comic Relief), peca de manera semejante a la música.

Esta es una película para seguidores incondicionales; sin embargo, eso no quita para que desde mi mirada crítica (aunque no neófita ni bisoña), lo correcto sea aceptar que se trata de un buen filme, de calidad talentosa.

Título original: Avengers: Infinity War

Estados Unidos, 2018

Género: Fantástico

Directores: Anthony Russo y Joe Russo

Elenco: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson

Duración: 156 minutos

Cines: Cinemark, Citi, CCM, Cinépolis, Nova, Studio

Calificación: CUATRO estrellas ( * * * * ) de cinco posibles

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.