Móviles

96% de usuarios ticos de celular viven pegados a WhatsApp

Desde asuntos personales, hasta bromas o mensajes de trabajo, los costarricenses abrieron las puertas de su intimidad a esta aplicación

Ya sea para conversar con la pareja y enviar fotos a familiares, para intercambiar memes con amigos y excompañeros de estudios, para comunicarse con el jefe, para consultar al médico o para enviar notificaciones a los vecinos... La aplicación de mensajería WhatsApp se le metió a los ticos en cada rincón de su vida.

De eso dan cuenta las operadoras Claro, Kölbi y Movistar pues, en promedio, el 96% de sus clientes en Costa Rica son usuarios de esta aplicación celular que ya es catalogada como una red social y que cuenta con 1.000 millones de suscriptores alrededor del mundo.

Una investigación publicada en el décimo informe del Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (Prosic), de la Universidad de Costa Rica (UCR), en el 2016, señala a WhatsApp como la compañera inseparable de los pobladores de entre 35 y 55 años de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Uno de ellos es Vernny Vargas, seguidor de La Nación en redes sociales, quien confesó en Facebook que él mantiene activos varios grupos o chats.

Vargas mencionó: “Familias x 2, Mejengueros , Servicio Prehospitalario, Brigadas de emergencia de la compañía, Hobbies x 2, Amigos en el extranjero, Amigos Locales , Red de Emergencias, Excompas de la escuela, Trabajo x 2, Compra de Arepas venezolanas”, aseguró a través de Facebook”.

Mientras tanto, el informe Red 506 2017 El Financiero detalla que WhatsApp es la aplicación más utilizada por la población femenina de nuestro país, en especial mujeres de entre 18 y 34 años de edad. En menor medida, según el estudio, la utilizan las mujeres de entre 45 a 54 años.

Entre ellas figura Seidy Muñoz, quien destaca los beneficios de la herramienta, pero también señala inconvenientes. “Ha sido muy práctico para estar conectada con la familia. Además, es genial para coordinar cosas en el trabajo, pero me he salido de varios (grupos) porque solo publicaban tonterías y me saturaban el teléfono”, admitió.

Mató mensaje de texto

¿Qué tiene WhatsApp que no tengan las demás aplicaciones? Cuando llegó a manos de los usuarios, la aplicación ofrecía algo a lo que estos no estaban acostumbrados: mensajes ilimitados. Sin embargo, con el paso del tiempo, los ticos fueron descubriendo otros beneficios adicionales.

“De cierta manera (la aplicación) vino a matar los mensajes de texto (SMS), que estaban ligados a los paquetes que se adquirían con los planes telefónicos o con las recargas que se hacían a un (chip) prepago”, comentó Israel Tejada, director de la Unidad Digital de Porter Novelli.

Tal tendencia ha resultado más que palpable para las compañías telefónicas que operan en Costa Rica, las cuales ahora incluyen dentro de las promociones de sus paquetes de datos ofertas para que los usuarios puedan enviar o recibir información gratis por esa aplicación durante un tiempo limitado.

“Desde la apertura del mercado de telecomunicaciones en el país y con el aprovechamiento de la tecnología, las tendencias dictan que ya no se consumen tantos mensajes de texto ni minutos; sino que hay una creciente demanda en el uso de datos móviles”, manifestó Carolina Sánchez, vocera de Claro.

OperadoraOferta
ClaroExisten varias alternativas: Internet de 50 MB y WhatsApp ilimitado por tres días; con recarga mínima de ¢1.000 al mes reciben WhatsApp ilimitado por tres días y duplicación del saldo o bien, WhatsApp ilimitado por un período de tiempo todas las veces que recargan.
KölbiAl comprar un súper chip, el cliente puede realizar recargas únicas de ¢2.500 a ¢ 3.499 y así obtiene un número favorito y WhatsApp por tres días o bien, al realizar recargas de ¢3.500 o más tendrá derecho a un número favorito por tres días y WhatsApp por 30 días. 
MovistarLos clientes prepago recibirán WhatsApp gratis por 10 días, a partir de recargas de ¢2.000 o más. Incluso podrá usar la aplicación aún cuando se le haya acabado el saldo.
FuenteOperadoras.

Otros factores que han catapultado el uso de esta app en Costa Rica son la alta penetración del Internet móvil, que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) es superior al 95%, así como el notable incremento de usuarios de telefonía celular.

Según datos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) obtenidos entre enero y febrero de este año, el país pasó de 170 líneas por cada 100 habitantes en el 2016, a 179 líneas por cada 100 habitantes en el 2017. Es decir, se registró un 5% de crecimiento.

Bendiciones, 'piolines' y fake news

La creciente legión de ticos conectados a WhatsApp encontró en esta aplicación una vía práctica para enviar y recibir todo tipo de información: desde temas domésticos y personales, hasta campañas de bien social, mensajes con bendiciones, "piolines de la suerte" o fake news (noticias falsas).

Dicho intercambio está generando, para bien o para mal, nuevas prácticas de comunicación e interrelación entre los usuarios.

“Surgen dinámicas muy interesantes”, explicó Israel Tejada, de la Unidad Digital de Porter Novelli, sobre todo en el tema familiar. “La interacción que las familias tenían antes a la hora de la comida, o en la noche al ver televisión ahora está extendida a lo largo del día”, comentó.

Así lo confirma Sonia Castro, lectora de La Nación, quien contó cuál era el grupo de WhatsApp que más le gusta: “El mejor de todos (los grupos), es el que formamos mis hijas, mi esposo y yo. Nos permite estar en contacto todos en cualquier momento, y coordinar muy fácilmente”.

En cambio, otra seguidora del diario identificada como flores_karenvale, aseguró que forma parte de 24 grupos, pero al que menos le gusta pertenecer es al de la familia.

“A pesar de que me encanta cuando mandan fotos y cosas buenas y positivas (...) hay una tendencia a compartir fake news y mucho spam sobre cosas sin fundamento”, dijo.

Mientras tanto, el lector duarte218 aseveró que en su casa la aplicación más bien “se ha prestado para discusiones”. Además, consideró que estos grupos son para “uso de tías, mamás y papás que pasan compartiendo fotos, ‘buenos días’, piolines, atardeceres y bendiciones”.

Otros usuarios destacan que la aplicación también sirve para reunir a fanáticos de videojuegos, seguidores de algún deporte o para crear redes de apoyo.

De hecho, la usuaria vivi_chac aseguro que, después del grupo familiar, para ella el chat más importante es el de la Asociación de Colitis Ulcerosa Crónica Inespecífica (CUCI), una enfermedad inflamatoria del colon.

Salto al mundo móvil

Desde su salida al mercado en el 2009, esta aplicación significó una revolución y un puente hacia las plataformas móviles. En ese entonces, se convirtió en una solución de comunicación, pues Skype monopolizaba las alternativas para comunicarse a través de Internet, pero era únicamente para laptops o computadoras.

“Cuando aparece WhatsApp como una aplicación móvil, pensada para mensajería, eso hizo que la gente migrara fácilmente a la app”, explicó Israel Tejada, de Porter Novelli.

El fácil proceso de registro alentó la popularidad de la aplicación e hizo que cualquiera comenzara a usarla, con solo introducir un número de teléfono.

Lauren Fernández, analista de inteligencia y de desarrollo de negocios de EY, también apuntó a que uno de los principales encantos de WhatsApp radica en que también se ha transformado en una especie de red social, o como la llaman los usuarios de Centroamérica en una “red celular participativa”.

“Una de las razones por las que la app está entre las favoritas es porque no tiene un timeline (línea de tiempo); no tiene exposición pública de la vida de la persona. Ahí se construyen redes a partir de los grupos que se van creando, eso le va dando a la gente una sensación de control”, aclaró Fernández.

“No solamente se usa para hablar sino también para entretenimiento. Hay muchos grupos que ahí se desarrollan y, en muchos casos, es una herramienta de trabajo”, dijo Amaryllis Quirós, investigadora del décimo informe del Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (Prosic).

Por otro lado, Karla Espinoza, gerente de Comunicación de Movistar Costa Rica subrayaba la riqueza de esta app, “en términos de lo que pueden compartir las personas con sus contactos”.

Tentación irresistible

La gratificación del usuario cada vez que recibe un mensaje nuevo es otra de las razones que vuelven a WhatsApp una aplicación atractiva.

El sonido o la vibración de un mensaje entrante genera una promesa de nueva información para el cerebro y la necesidad de revisarla, explicó Lauren Fernández.

“Nosotros lo estuvimos analizando en ambientes laborales y era completamente contundente que el sonido o la vibración desviaba la atención de cualquiera de una tarea que estuvieran realizando”, afirmó Lauren Fernández, de EY.

Por su parte, la consultora peruana Proexpansión señala que investigaciones científicas realizadas por universidades como la de Nueva York y de Binghamton (también en Nueva York) revelan que los teléfonos inteligentes nos dan “cortas, rápidas e inmediatas satisfacciones, como cuando se recibe un mensaje de una caricatura o meme sobre algo que ocurre en la coyuntura y por eso, nuestras neuronas que se gratifican con esos pequeños momentos, sienten deseo de regresar a cada instante haciendo clic, buscando más pequeñas satisfacciones”.

¿Cómo usar WhatsApp de forma segura?

Al descargar la aplicación en su teléfono, lea las condiciones de uso y los permisos que le está cediendo, si no está de acuerdo con ellas absténgase de descargar la app. En caso de que decida descargarla, esta cuenta con algunas alternativas para proteger datos sensibles:

-Si desea proteger información como la hora de su última vez de conexión, su foto de perfil y su estado escoja quién podrá verlo, entre todos los usuarios de la aplicación, solo sus contactos o ninguno.

- Desactive las confirmaciones de lectura en la sección de ajustes, así nadie podrá saber si su mensaje ya fue leído o no. Esto evitará que aparezca el doble check azul, considere que esta función no está habilitada para los grupos de WhatsApp.

- Si la conversación con otro usuario le resulta incómoda o molesta, puede bloquearlo, para evitar recibir mensajes de su parte.

-Considere que una vez entregados, sus mensajes de texto no serán guardados por WhatsApp, pero si intercambia audios, fotos o videos con sus contactos ellos sí tendrán una copia.

-Deshabilite la opción de descarga automática, así evitará que contenidos no deseados se almacenen en su dispositivo.

-No envíe información personal si puede evitarlo, por ejemplo: direcciones, números telefónicos, dirección de correo electrónico. Tampoco comparta información bancaria o de tarjetas de crédito, ni de su pasaporte u otra cédula.

-Debido a que WhatsApp cuenta con una opción de su ubicación actual, evite compartirla con personas que no sean de su entera confianza.

-Si pierde su teléfono desactive inmediatamente WhatsApp registrándose con el SIM de repuesto en otro dispositivo. Así evitará que alguna persona tenga acceso a sus conversaciones y datos sensibles.

Estas son algunas recomendaciones del Laboratorio de seguridad ESET y de la misma WhatsApp.

Monserrath Vargas L.

Monserrath Vargas L.

Redactora en la sección de Aldea Global de La Nación. Periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre ciencia y tecnología.