Carlos Láscarez S.. 18 febrero

Kenay, el perro Golden Retriever que formaba parte del Cuerpo de Bomberos, falleció este lunes, tras enfrentar problemas relacionados con su edad.

Kenay fue miembro de la Unidad Operativa Canina de Bomberos y participó en diferentes labores de rescate, entre las que destaca el terremoto de Haití, en el 2010, que dejó como saldo 316.000 personas fallecidas, ​ 350.000 heridos y al menos 1,5 millones de damnificados.

En marzo del 2014 el perro Kenay posó encima de una las máquinas extintoras del Cuerpo de Bomberos de Tibás. Foto: Luis Navarro.
En marzo del 2014 el perro Kenay posó encima de una las máquinas extintoras del Cuerpo de Bomberos de Tibás. Foto: Luis Navarro.

En Costa Rica también se le recuerda por sus intervenciones luego del terremoto de Cinchona, en enero del 2009, donde fallecieron 27 personas. Y cuando buscó sobrevivientes tras el deslizamiento de Calle Lajas, en San Antonio de Escazú, donde perecieron 24 personas y más de 50 familias perdieron sus viviendas, en noviembre del 2010.

Erick Monge Casasola, guía canino del Cuerpo de Bomberos, manifestó que el can había llegado a la estación de Tibás en marzo del 2007 y que su función se especializaba en localizar personas vivas o sepultadas bajo tierra.

Añadió que gracias al entrenamiento del animal, este llevaba a los rescatistas hasta el punto más cercano y ahí empezaba a ladrar, por lo que luego se procedía a quitar los escombros y maderas.

Kenay estaba bajo el cuido de su guía Luis Bolaños Segura, quien lo adoptó luego del retiro del can, en el 2015.

El guía Luis Enrique Bolaños junto a Kanay en marzo del 2014. Foto: Luis Navarro
El guía Luis Enrique Bolaños junto a Kanay en marzo del 2014. Foto: Luis Navarro

“Fue un perro increíble y un héroe que nos deja una gran satisfacción. Lo tuve al año de nacido y le terminé de dar la formación y consolidación como perro de búsqueda. Se retiró a los ocho años y en la actualidad tenía cerca de 12 años”, explicó Bolaños.

Hoy, la Unidad Operativa Canina cuenta con 14 perros de diferentes razas y se sitúa en la sede de Tibás.