Seguridad

Decenas de muertes por ingesta de licor adulterado con metanol podrían quedar sin castigo

Fiscalía pidió sobreseimiento definitivo, porque falleció el sospechoso asociado con la mayoría de los 95 casos mortales

Marta Sequeira García, señora de 65 años que murió por consumir guaro adulterado en La Carpio. Foto cortesía.

La gran mayoría de las 95 muertes por consumo de licor adulterado con metanol que se han suscitado desde el 2019 a la fecha podrían quedar sin castigo, pues el único sospechoso identificado hasta ahora por la Policía murió el 31 de enero de este año.

El mes pasado, la Fiscalía Adjunta del Primer Circuito Judicial de San José envió al Juzgado Penal la solicitud de sobreseimiento definitivo, algo similar a una sentencia absolutoria.

Según esa entidad, luego de una serie de diligencias en conjunto con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), no lograron encontrar evidencia que vincule a otras personas, por lo que no se podría continuar con el desarrollo del caso.

El Juzgado Penal de San José confirmó que la causa donde se concentran la mayoría de las muertes, analizada en el expediente 20-000875-0053-PE, ahora se encuentra en estudio para dictar la resolución final.

Según un comunicado del OIJ, la muerte de ese sospechoso de elaborar el licor y distribuirlo en el mercado, de apellidos Radulescu Radulescu, fue natural.

Golpe a vulnerables

La estadística acumulada del Ministerio de Salud indica que 29 personas perdieron la vida por consumo de bebidas con metanol durante el 2019, mientras que el año pasado fueron 48.

En el 2021 ya se contabilizan otras 18 las víctimas mortales, para un total de 95 en menos de tres años, en las siete provincias.

A ello hay que agregarle al menos 115 personas intoxicadas durante ese mismo periodo, algunas de ellas muy graves, pero que lograron sobrevivir.

La mayoría de fallecidos eran habitantes de la calle y personas con antecedentes de alcoholismo.

Las muertes no ocurren solo en casos de adultos mayores, pues, al igual que años atrás, en lo que va de este año varios jóvenes también han perdido la vida.

Los fallecidos en los primeros siete meses de este año tenían edades desde los 25 hasta los 76 años, informó el Ministerio de Salud.

Se trata de 14 varones y cuatro mujeres que vivían en los cantones de Escazú, San José, Desamparados, Liberia, Bagaces y Nicoya.

También hay víctimas de San Pablo de Heredia, San Rafael de Alajuela, La Unión de Cartago y los cantones alajuelenses de Upala, San Ramón, Grecia, Poás, Naranjo, Alajuela y Atenas.

Los más recientes decesos se registraron el mes pasado en los cantones de Alajuela y San José.

Letalidad encubierta

Más de 200 intoxicados en menos de tres años

FUENTE: MINISTERIO DE SALUD    || / LA NACIÓN

Al consultar al OIJ si las muertes e intoxicaciones de este año también se atribuyen sólo al comerciante fallecido o si otras personas estarían adulterando licor, afirmaron que las muertes, así como la procedencia del licor, se encuentran en etapa de investigación, por lo que de momento no tienen detalles.

El metanol es una sustancia tóxica que aparece en la fase de destilación del alcohol, cuando este se produce en condiciones inadecuadas y sin control.

Este guaro adulterado, al entrar al mercado, se vuelve atractivo para personas de bajos recursos por su bajo precio.

La intoxicación inicia con mareos, dolor intenso de cabeza, cambios en el comportamiento y pérdida de estabilidad para caminar.

A mayor cantidad de licor que se consuma los síntomas serán más graves y, aunque depende de las condiciones de cada persona, se estima que ingerir más de 60 mililitros puede resultar letal para un adulto.

El consumo de guaro mezclado con metanol produce desde fallas en la vista hasta ceguera total.

Asimismo, afecta al sistema renal hasta llevar a un exceso de ácido en todos los órganos del cuerpo, que puede provocar la muerte de manera fulminante.

Hay sobrevivientes que quedan con daño en áreas del cerebro y con temblor corporal, como si tuvieran parkinson.

Metanol: el trago de la muerte

FUENTE: BIBLIOTECA NACIONAL DE MEDICINA DE EE.UU., OPS-OMS    || / LA NACIÓN

Naturalizado y polémico

El principal sospechoso identificado por esa cadena de muertes fue el rumano de 54 años, apellidado Radulescu, quien de acuerdo con el Tribunal Supremo de Elecciones, era costarricense por naturalización.

Para obtener la nacionalidad, el hombre se casó con una costarricense, de apellido Granizo, en agosto del 2012, de quien se divorció casi tres años después, el 29 de julio del 2015.

Se desconoce si se trató de un matrimonio de conveniencia, es decir, realizado de forma civil solo con el fin de obtener la nacionalidad, pues la persona contrayente es una vecina del distrito Hospital, que al momento del matrimonio tenía 18 años recién cumplidos, mientras que el rumano estaba a cuatro días de cumplir 46.

Radulescu, vecino de Granadilla de Curridabat, vivía en un residencial donde había enfrentado un litigio con la sociedad anónima llamada Del Barrio Granadilla, por incumplimiento al reglamento, según consta en la sentencia N.° 597-2019 dictada en el 2019 por el Tribunal Primero Colegiado de Primera Instancia Civil, San José.

De igual manera, en el Tribunal Segundo Civil enfrentó en el 2016 un juicio contra la sociedad Oceánica de Seguros, donde se le condenó a las costas personales y procesales.

También tuvo problemas, según la resolución Nº 00202 - 2017, con el Grupo Q, al reclamar un desperfecto en la dirección de un automotor.

9 muertes en La Carpio

Uno de los principales hechos investigados por la Policía y ligados al comerciante rumano, ocurrió el 13 de octubre del 2020, en ciudadela La Carpio, La Uruca, tras la muerte de nueve personas, luego de que ingirieron licor con metanol.

Además, otras personas fueron trasladadas al hospital, tras presentar síntomas de intoxicación que les dejaron secuelas.

Cuando la Sección de Homicidios determinó que todos los afectados de esa ciudadela habrían ingerido licor distribuido por Radulescu, procedió con su localización y fue así como al día siguiente, el 16 de octubre del 2020, le allanaron su casa en Curridabat.

En la investigación se determinó que el hombre tenía un negocio de venta de licores en la vivienda, donde se recolectaron más de 15.000 unidades con metanol, así como tanquetas con 7.450 litros de ese producto químico.

Se determinó que el europeo abastecía 32 locales, en Alajuela, Cartago, Heredia, Guanacaste y Limón.

Estricta vigilancia

Según el Ministerio de Salud, periódicamente realizan visitas a locales donde venden bebidas alcohólicas, en conjunto con la Sección de Homicidios del OIJ, como parte de las investigaciones por decesos donde se sospecha consumo de metanol.

Es posible que en los comercios o viviendas aún tengan producto adulterado, distribuido meses atrás por el europeo fallecido.

El Ministerio de Salud insiste en que sigue vigente la alerta sanitaria emitida por la venta de esas productos, entre ellos los guaros Chonete, Cuerazo, Sacheto, Gran Apache, Montano y Fiesta Blanca.

Lo mismo con las aguardientes Estrella Roja, Barón Rojo, Timbuka y Molotov.

A esta lista se suman los alcoholes Wash & CO Alcohol Multiuso 80%, Alcohol Multiuso 80%, Alcohol multiuso BDS distribuidora y hace poco se incorporó el Alcohol Multiuso Brisas del Valle, al 80%.

En seguimiento a las intoxicaciones y defunciones, el Ministerio realiza muestreos de bebidas alcohólicas y alcoholes multiuso en locales de las barriadas donde se notifican intoxicaciones. También se muestrean otros productos con el objetivo de identificar cualquier otra marca contaminada.

La Unidad de Normalización y Control coordina con las Áreas Rectoras de Salud, para verificar las prácticas de manufactura en empresas fabricantes o envasadoras de bebidas alcohólicas.

La población puede acudir al sistema de emergencias 9-1-1, ante cualquier sospecha.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.