Seguridad

Aspereza entre placas del Coco y Caribe genera cuatro temblores en media hora en Pacífico norte

Temblores con magnitudes de entre 3,8 y 4,3 ocurrieron 50 kilómetros al oeste de Cabo Velas; ráfaga sísmica ocurre en zona marítima donde el 24 de mayo hubo seis eventos en una hora

La zona oceánica donde este 9 de junio se detectó la seguidilla de temblores  es de alto potencial sísmico. Imagen RSN.

Cuatro temblores con magnitudes de entre 3,8 y 4,3 ocurrieron entre las 7:27 a. m. y las 7:59 a..m. de este miércoles en el Pacífico norte, debido a la subducción de la placa del Coco bajo la Caribe.

De acuerdo con Ivonne Arroyo, de la Red Sismológica Nacional (RSN), esa es la misma zona donde el pasado 24 de mayo hubo otra ráfaga de sismos que generó seis eventos entre las 7:32 a. m. y las 8:30 a. m.

Aunque no han sido reportados como sentidos, pues se trata de zonas marítimas que están lejos de regiones pobladas, esos evento se investigan porque están en una región con fuerte potencial sísmico.

Los temblores ocurrieron unos de 50 kilómetros al oeste de Cabo Velas, Guanacaste, con profundidades de entre los 13 y los 15 kilómetros.

Por otra parte, a las 10:03 a. m. de este miércoles, Guanacaste registró un temblor en la plataforma continental. Tuvo una magnitud de 3,1 y ocurrió 13 kilómetros al noreste de Quebrada Honda, Nicoya.

Este remezón también se originó debido a la subducción de la placa del Coco y se localizó a una profundidad de 49 kilómetros.

Zona de potencial

A unos 80 kilómetros al sureste del punto donde este miércoles ocurrió la seguidilla de sismos, la interacción entre las mismas placas tectónicas generó, a las 8:42 a. m. del 5 de setiembre del 2012, el terremoto de Sámara.

Dicho evento tuvo una magnitud de 7,6 y ocurrió 24 kilómetros al suroeste de Sámara.

Se trata de uno de los terremotos más fuertes del que se tiene registros en nuestro país y causó daños graves en viviendas y edificios, entre ellos el Hospital de Puntarenas.

Por ahora Arroyo califica como normal las seguidillas sísmicas de los últimos dos meses y afirma que ahí ocurren con cierta regularidad eventos que a veces rondan la magnitud 5.

Pacífico movido

Otras zonas de alta sismicidad en mayo fueron la entrada del golfo de Nicoya, con 12 sismos y la costa de Jacó, donde se detectaron 28 eventos con magnitudes de entre 2,6 y 3,8 y profundidades de entre 4 y 33 km.

El mes pasado, también resaltó la sismicidad en la zona central del país donde se contabilizaron al menos 57 eventos, la mayoría de ellos superficiales, en Escazú, Santa Ana, Coronado, Cartago y Desamparados.

La población reportó haber sentido 19 sismos, cantidad que aumentó con respecto al mes de abril, cuando se percibieron 15 eventos.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.