Hugo Solano C., Keyna Calderón, corresponsal GN. 21 marzo
Seis casas fueron allanadas en Cartago para detener a una banda acusada de narcotráfico. Foto: suministrada por Keyna Calderón.
Seis casas fueron allanadas en Cartago para detener a una banda acusada de narcotráfico. Foto: suministrada por Keyna Calderón.

Un exoficial de la Policía de Control de Drogas (PCD), del Ministerio de Seguridad, está entre los cuatro detenidos la madrugada de este jueves en seis allanamientos que realizó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en Cartago.

A la banda se le decomisó cocaína lista para la venta, así como ¢1,5 millones que al parecer son producto del ilegal negocio.

Los detenidos son dos hermanos de apellidos Maroto Granados de 27 años y Maroto Salazar de 31, así como un sujeto apellidado Romero Murillo, y el exoficial Ramírez Rojas, estos últimos de 40 años.

El lider del grupo es Maroto Granados y tiene antecedentes policiales por portación ilegal de armas y robo agravado. Su hermano era el segundo en el mando.

El Ministerio de Seguridad confirmó que Ramírez laboró como agente de la PCD desde el 18 de febrero del 2002 hasta el 16 de julio del 2011, cuando fue despedido por infracción a la ley de psicotrópicos.

Ramírez era suboficial 1 de la PCD y, según la investigación, se encargaba de la parte logística de la banda.

Por su parte, Romero se especializaba en la comercialización de las drogas en el centro de Cartago.

La acción policial comenzó desde las 4 a. m. con el allanamiento en una vivienda ubicada un kilómetro al sur del hospital Max Peralta, en La Pitahaya en Cartago. Casi de manera simultánea se allanaron otras casas en San Blas y La Chinchilla de Cartago.

Dos de los sospechosos los detuvieron en los allanamientos y los otros dos en vía pública en el centro de esa provincia.

Modo de operar

La investigación que realizaron los agentes se inició en diciembre del año pasado y permitió vincular a los cuatro sujetos con la comercialización de crack, marihuana y cocaína.

La información confidencial que recibió la Policía Judicial alertaba en el sentido de que los sospechosos contactaban a sus clientes vía telefónica y luego de acordar las ventas se trasladaban en vehículos a diferentes sectores de la provincia y a diferentes horas a realizar las entregas.

La organización operaba principalmente en el Mercado Central de Cartago y sus alrededores.

Como parte de las diligencias, fueron decomisados tres carros, los cuales presuntamente eran usados para la venta y distribución de la droga en la modalidad de entrega a domicilio.

Entre otras evidencias también se decomisaron $5 y 17 dosis de crack.

Todos los detenidos quedaron a la orden del Ministerio Público.