Carlos Arguedas C.. 11 agosto, 2015

Pococí. Seis sujetos que pertenecían a una banda que usaba varios helipuertos en el Caribe y la zona norte del país para transportar droga, recibieron este lunes fuertes condenas de cárcel.

La sentencia la dictó ayer a la 1:30 p. m. el Tribunal de Juicio de Siquirres. Este debate se realizó en Pococí, por seguridad. | REINER MONTERO
La sentencia la dictó ayer a la 1:30 p. m. el Tribunal de Juicio de Siquirres. Este debate se realizó en Pococí, por seguridad. | REINER MONTERO

La sentencia dictada por el Tribunal de Juicio de Siquirres impuso 14 años de prisión a Greivin Rojas Castro, así como a los hermanos Melvin Gerardo, Horacio Leodan y Serafín Roberto Díaz Pineda.

Además, Francisco Mairena Tucker y Angelo Prendas Calderón recibieron penas de ocho años, cada uno. A todos, el tribunal los encontró culpables del delito de tráfico internacional de estupefacientes.

La presidenta del Tribunal, Nancy Marín Monge, explicó que la diferencia entre las condenas se debe al distinto nivel de participación de los imputados en la comisión de los delitos. Asimismo, hizo notar que para dictar sentencia resultaron fundamentales las grabaciones de las intervenciones telefónicas.

El abogado Juan José Picado, defensor de Prendas, dijo que esperará el fallo integral, que estará listo el 24 de agosto, para presentar la respectiva apelación.

Antecedente. La pesquisa por este caso comenzó en enero del 2013, cuando sucedió un accidente de tránsito en El Cairo de Siquirres.

Ahí falleció un sujeto de apellido Carvajal, quien iba en una camioneta con 400 kilos de cocaína.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) decomisó la droga y dos teléfonos celulares, más números telefónicos anotados en un papel.

Con el rastreo de llamadas, los agentes supieron que el grupo al que pertenecía Carvajal había tenido contacto con gente en Guatemala, Honduras y Nicaragua.

En el juicio estuvo ausente José Arnoldo Díaz Castro, alias Pelleja, identificado como el líder del grupo y quien está en fuga desde noviembre del 2013, cuando fueron descubiertos siete helipuertos clandestinos.

En este mismo proceso, un policía de Fuerza Pública, de apellidos Noguera Cambronero, se acogió a un proceso abreviado y recibió una pena de tres años.