Carlos Arguedas C.. 6 enero
El 29 de agosto del 2019, Ofelia Taitelbaum escuchó la pena de nueve años de prisión que le impuso el Tribunal de Juicio de Goicoechea. A la derecha, su defensor, Fabio Oconitrillo. Foto Alonso Tenorio.
El 29 de agosto del 2019, Ofelia Taitelbaum escuchó la pena de nueve años de prisión que le impuso el Tribunal de Juicio de Goicoechea. A la derecha, su defensor, Fabio Oconitrillo. Foto Alonso Tenorio.

El Tribunal de Apelación de Sentencia Penal de Goicoechea confirmó la culpabilidad de la exdefensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum Yoselewich, en 29 delitos de uso de documento falso (no de 32, como se le condenó inicialmente), por alterar declaraciones de impuestos.

Sin embargo, en una resolución emitida el pasado 17 de diciembre, los jueces decidieron reenviar el expediente para la realización de un nuevo juicio, para que el mismo tribunal penal, con otra integración, determine el monto de la pena.

Taitelbaum, en un debate realizado en agosto del 2019, recibió una condena de tres años por cada uno de los 32 delitos que se le atribuyeron, pena que sumaba 96 años de prisión. La sanción fue readecuada por las reglas del concurso material a nueve años de cárcel, pero este castigo fue considerado por el tribunal de apelación como “abultado”, por tanto sugirió revisarlo y fundamentarlo.

Otro punto que se debe analizar en el nuevo debate es el reclamo por el daño social causado por el accionar anómalo de la entonces defensora en su vida privada y que fue rechazado en el primer juicio.

Según los jueces de apelación: “El comportamiento delictivo doloso de la persona defensora de los habitantes, verificado en su ámbito privado, sí puede llegar a generar un daño a la institución y, consecuentemente, afectar a la sociedad”.

Igualmente, en apelación se determinó que la grabación de una conversación telefónica sostenida por Ofelia Taitelbaum con María Otárola Soto, una costurera de San Carlos, y que fue aportada como prueba durante el primer juicio, es prueba ilegal y por ello no se puede usar durante el segundo debate.

La decisión se adoptó porque la grabación hecha por Otárola se hizo sin el consentimiento de Taitelbaum y sin la aprobación de un juez.

El fallo estuvo a cargo de los jueces Giovanni Mena Artavia, Rafael Mayid González González y Alfredo Araya Vega. Empero, González se apartó del criterio de sus compañeros y emitió un voto salvado, pues consideró que los 29 hechos que el Ministerio Público acusó como delitos de uso de documento falso no debieron conocerse en sede penal, sino en la administración tributaria.

“Era de aplicación de las normas tributarias (Código de Normas y Procedimientos Tributarios), por su especialidad, y no las generales (Código Penal)”, señaló González en la sentencia.

Reacción

Fabio Oconitrillo Tenorio, uno de los defensores de Ofelia Taitelbaum, dijo este martes que todavía no había tenido la oportunidad de estudiar a fondo la resolución, pues fue hasta este lunes 4 de enero que recibió el fallo completo.

“El tribunal lo que dice es que hay que ir a un nuevo juicio. En varios de los casos (en tres delitos) hubo una mala valoración y los está anulando pues hay una especie de doble condena.

“Por los otros delitos por los cuales fue responsabilizada, los está acreditando. Lo que está anulando es la pena que se le impuso por considerar de alguna forma que es excesiva. La pena (que se le dicte) no podrá ser más de la que ya fue impuesta, ni siquiera igual.

“Lo que estamos valorando es si cabe la posibilidad de parte de nuestra defensa es de ir ante la Sala Tercera, con un recurso de casación a discutir más allá de la pena. Es sí efectivamente lo que resolvió el tribunal de apelación es correcto o no, en cuanto a que algunos delitos fueron comprobados”, añadió el abogado.

Para sustentar lo anterior, Oconitrillo dijo que hay un voto salvado que le está dando la razón a la defensa. “Aquí debió aplicarse el procedimiento administrativo tributario para resolver este tipo de temas y no un procedimiento de naturaleza penal”, sostuvo.

La representación legal de Taitelbaum tiene un plazo de 15 días hábiles a partir del lunes 4 de enero para decidir si acude a Casación.

En cuanto a la anulación de la grabación telefónica como prueba, Fabio Oconitrillo dijo que ese tema era fundamental, pues todo lo que se originó a partir de ahí es prueba ilegal.

El origen del caso

La exdefensora de los Habitantes fue denunciada en el 2014 por María Otárola Soto, una costurera que no pudo tramitar su seguro por dependencia familiar ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), cuando en la aseguradora le indicaron que ella aparecía con ingresos propios.

La investigación permitió demostrar que Otárola aparecía como contribuyente de impuestos sobre la renta, por una supuesta asesoría a firmas con ingresos millonarios, vinculadas a Ofelia Taitelbaum.

Sin embargo, la costurera nunca tuvo ninguna relación laboral ni económica con la exfuncionaria pública, ni con sus empresas. Ambas se conocieron cuando Otárola vivía en un precario en Pavas y Taitelbaum era viceministra de Vivienda.

En el 2014, cuando el asunto trascendió en medios, Taitelbaum llamó a la costurera para pedirle que se desdijera públicamente y que, a cambio, ella le tramitaba el seguro ante la CCSS.

La llamada fue grabada y se aportó como prueba válida durante el primer debate. También se presentó una denuncia por coacción, delito por el cual se absolvió a Taitelbaum.

Ofelia Taitelbaum, de 71 años, inició su carrera política en 1998. Llegó a ser diputada para el periodo 2006-2010 (Administración de Óscar Arias), pero renunció como legisladora en diciembre del 2009, pues la nombraron como defensora de los habitantes. En ese cargo se mantuvo hasta el 7 de julio del 2014, cuando dimitió tras la denuncia de Otárola.

Ofelia Taitelbaum renunció al cargo de Defensora de los Habitantes en el 2014 poco después de que trascendiera este caso. Foto Alonso Tenorio
Ofelia Taitelbaum renunció al cargo de Defensora de los Habitantes en el 2014 poco después de que trascendiera este caso. Foto Alonso Tenorio