Hugo Solano C.. 17 octubre
La fiscala Alejandra Arce (izquierda) pidió al Tribunal Penal de San José que se recibiera el testimonio de otros testigos para seguir con el debate. Foto: Hugo Solano.
La fiscala Alejandra Arce (izquierda) pidió al Tribunal Penal de San José que se recibiera el testimonio de otros testigos para seguir con el debate. Foto: Hugo Solano.

Un perito confirmó el uso de gasolina como acelerante en el incendio ocurrido el 26 de abril de 2018 en San Francisco de Dos Ríos, San José, donde dos murieron dos niños, de 7 y 10 años.

A esa conclusión llegó luego de analizar las muestras que la Policía Judicial y personal de Bomberos recogieron en la escena del siniestro, después de que una primera inspección con perros adiestrados resultó positiva en la detección de sustancias acelerantes.

Según el químico Max Méndez, quien desde 1995 trabaja como perito del Poder Judicial, había gasolina en las muestras recolectadas por las autoridades en el sitio del suceso y en la ropa de la niña, quien falleció junto con su hermano.

“No tengo duda de que las sustancias indicadas como positivas tenían gasolina”, confirmó.

Como sospechosa del incendio figura la madre de los menores, de apellidos Batista Millian, quien se abstuvo de declarar este jueves. Aunque se tenía programado que diera su versión, aparentes dolencias le impidieron prepararse.

Fabricio González Herra, defensor de la acusada, atribuyó a problemas médicos el hecho de que no se pudiera reunir la tarde del miércoles con su clienta para preparar la declaración.

Según el abogado defensor, la mujer alegó sufrir de mucho dolor causado por un tumor que tiene en la cadera derecha. Supuestamente, también tuvo vómitos que la obligaron a recibir atención médica.

También el abogado dijo sentirse indispuesto debido al dolor de cabeza y mareo causados por efectos de la vacuna contra la parotiditis o paperas que le aplicaron, pues Batista está recluída en la cárcel Vilma Curling, donde hay privadas de libertad que padecen esa enfermedad.

Días atrás en este juicio los asistentes a la sala, incluso los jueces, tuvieron que usar cubrebocas, situación que no fue necesaria este jueves, pues se vacunó a la imputada y a las personas que la custodian, lo mismo que a su abogado.

Por su parte, la fiscala, Alejandra Arce criticó las “nuevas técnicas dilatorias” del abogado defensor al pedir una nueva pausa en el juicio, lo que al final quedó descartado.

El Tribunal Penal, presidido por Aisen Herrera López, decidió continuar con el debate al estimar que la imputada puede declarar en cualquier momento y se tenía listo al perito del Laboratorio Forense del OIJ, cuya declaración se había pospuesto en dos ocasiones.

El Tribunal recordó a la Defensa que los dictámenes forenses revelan que la mujer puede afrontar el juicio y que en ningún momento se ha faltado al derecho a la salud de la imputada.

El caso

Batista enfrenta el juicio por el presunto delito de homicidio calificado en perjuicio de sus dos hijos, de 7 y 10 años, desde el 30 de setiembre.

Según la acusación de la Fiscalía, ella habría rociado gasolina en varias partes del cuarto y, posteriormente, se cree que “utilizó un medio idóneo con el que inició un incendio que se propagó de forma inmediata por el sitio”.

Las autoridades establecieron que la sospechosa, de 29 años, cerró la puerta del recinto y la aseguró con el llavín, consciente de que los niños se encontraban ahí.

Aparentemente, luego se trasladó a una parte segura de la casa para no verse afectada por las llamas e ignoró los pedidos de auxilio de los niños. Además, se presume que omitió el llamado de los vecinos que tocaban la puerta para intentar ayudar.

El primer día del debate, durante la lectura de la acusación, la sospechosa reaccionó como si desconociera que sus hijos habían fallecido. Dijo que ellos andaban de paseo en Estados Unidos.

Está previsto que el debate se extienda hasta el 1.° de noviembre en el Tribunal Penal de San José y que 26 personas acudan como testigos.

Este caso se sigue dentro del expediente 18-011748-042-PE.