Gustavo Fallas M.. 27 agosto, 2017
Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos, manifestó al inicio del juicio que es el más interesado en que el debate termine pronto.
Dinier Estrada Jiménez, alias Ojos Bellos, manifestó al inicio del juicio que es el más interesado en que el debate termine pronto.

El asesinato de una niña de 12 años, ocurrido en diciembre del 2010, deberá ir a juicio por tercera vez.

La menor falleció luego de quedar atrapada en un fuego cruzado entre pandilleros, en Limón.

En esta causa, el principal imputado es Dinier Estrada Jiménez, conocido como Ojos Bellos, a quien las autoridades le atribuyen actividades de sicariato y narcotráfico; así como un sujeto identificado como Jeremy Rivas Picado, conocido como Gato.

En un primer debate, ambos fueron condenados a 33 años de prisión; sin embargo, el Tribunal de Apelación de Cartago anuló el fallo por "ineficiencia de la sentencia". Tal decisión la tomaron el 11 de marzo del 2016, en el voto 2016-0141.

En un segundo juicio, que concluyó el 8 de diciembre del 2016, el Tribunal Penal de Limón absolvió a Estrada y Rivas por dudas sobre su participación en la balacera que propició la muerte de la menor.

No obstante, el Ministerio Público apeló ante el Tribunal de Apelación de Goicoechea, el cual le dio la razón a la Fiscalía al anular la sentencia y ordenar un nuevo juicio al considerar que hubo una "incorrecta aplicación del principio in dubio pro reo".

"No era posible descartar que ambos acusados sí estuvieron en el lugar del suceso y dispararon con armas de fuego hacia donde estaban los agraviados. Circunstancia que, incluso, (...) admitió expresamente el coimputado Jeremy Rivas Picado", dice la resolución 2017-0666 del Tribunal de Apelación, la cual se dio el 6 de junio anterior.

Durante la etapa de juicio, Rivas declaró que sí estuvo en ese tiroteo que provocó la muerte a la niña. No obstante, aseveró que Ojos Bellos no estaba presente. Sobre ese punto, el tribunal que absolvió estimó que se le "resta credibilidad a la declaración de Jeremy porque no coincide con la dinámica de los hechos" y difiere con la prueba documental.

Sin embargo, los jueces de Apelación argumentaron que no es válido el razonamiento del tribunal, porque la credibilidad que merezca un testigo o el imputado no puede depender de que haya otros deponentes o documentos que confirmen su versión.

En el debate realizado en Goicoechea por razones de seguridad, los testigos y ofendidos indicaron que no recordaban lo sucedido ni haber visto a Estrada Jiménez, pese a que en la etapa de investigación habían afirmado que lo vieron en el lugar disparando, incluso fue reconocido en rueda de personas. Este hecho pesó para que lo exoneraran de los cargos pues no se pudo llegar a la conclusión certera de su participación en estos hechos.

Para el Tribunal de Apelación, las juzgadoras debieron hacer un abordaje distinto de esa situación, buscando las razones por las cuales se estima que los testigos no dicen la verdad o lo hacen a medias y su influencia para la decisión final.

Jeremy Rivas Picado, uno de los imputados en el caso, lleva la figura de un revólver en su cabeza. Él fue detenido en mayo de 2013 por el homicidio de Blackwood. En la imagen se observa cuando conversa con su abogado Mario Chen.
Jeremy Rivas Picado, uno de los imputados en el caso, lleva la figura de un revólver en su cabeza. Él fue detenido en mayo de 2013 por el homicidio de Blackwood. En la imagen se observa cuando conversa con su abogado Mario Chen.

"Es claro que, el que se den divergencias entre lo declarado y el contenido de la denuncia, actas de reconocimiento o lo referido a otros testigos, no necesariamente desacredita la existencia del hecho o de lo consignado en las propias actas; sino que es una situación que debe ser ponderada con argumentos elocuentes y no simplemente desechada porque no produce credibilidad, como se observa en el fallo", argumentó el Tribunal de Apelación.

Víctima inocente

El hecho que generó la muerte de la escolar sucedió el 17 de diciembre del 2010, en la mañana, cuando dos hombres fueron interceptados en Limoncito, Limón, por Estrada y Rivas, quienes al parecer formaban parte de una banda rival.

Los dos sujetos perseguidos trataron de huir y parquearon el auto cerca de la escuela Líder de Limoncito, momento en que, supuestamente, los imputados les dispararon en varias ocasiones.

Mientras se desarrollaba ese tiroteo, la menor salió de un centro educativo cercano y recibió un impacto de bala en su cabeza. Murió después Hospital de Niños.

El pasado 19 de julio, Estrada fue condenado a 25 años de cárcel junto a cuatro sujetos más por tratar de matar a dos hombres el 29 de junio del 2014 en Pueblo Nuevo de Limón.

Dinier Estrada, alias Ojos Bellos, luego de escuchar la sentencia de 25 años por dos tentativas de homicidio.
Dinier Estrada, alias Ojos Bellos, luego de escuchar la sentencia de 25 años por dos tentativas de homicidio.

También fue condenado a 8 años de cárcel por robo agravado y resistencia agravada por el asalto a unos compañeros de colegio cuando tenía 18 años. Además, está en proceso judicial dos causas por homicidios y tráfico de drogas.

Por su parte, Rivas ya descuenta una condena de 46 años, por homicidio calificado.