Jueza Rocío Rojas contrató a letrada sin dar requisitos

La magistrada de la Sala Primera, Rocío Rojas, nombró a una letrada sin demostrar si cumplía con el requisito de experiencia mínima de dos años en labores relacionadas con el puesto.

El tema fue discutido en la sesión del Consejo Superior, del 9 de diciembre del 2014, cuando la integrante Lupita Chaves informó de una nota del director de Gestión Humana, Francisco Arroyo, quien exponía que nunca se le pidió a esa oficina revisar los requisitos cuando la letrada Ana Isabel Salazar Bonilla entró a trabajar en el despacho de Rojas, en junio del 2014.

Según Arroyo, la gestión fue presentada directamente a la Secretaría de la Corte Plena; esta la remitió al Consejo Superior, pero allí fue objetada.

Esto, debido a que se estimó que podría poner en riesgo el Fondo de Jubilaciones y Pensiones, ya que se determinó que la letrada, de 62 años, había laborado 17 años en otros entes públicos, pero si trabajaba cinco años más en el Poder Judicial se jubilaría con ¢1,9 millones, pues cumpliría con la edad.

Por eso, el caso fue elevado de nuevo a la Corte Plena.

El 6 de enero, el presidente de la Sala Primera, Luis Guillermo Rivas, comunicó a la Corte Plena que la magistrada Rojas desistió del nombramiento en propiedad. Sin embargo, la letrada sigue de forma interina.

En la sesión del 12 de enero de la Corte, la magistrada Rojas sostuvo que si existía un riesgo para el Fondo, no era conveniente el nombramiento.

“Basta con que haya una posibilidad de que ese riesgo se produzca, para que hayamos decidido que lo más conveniente institucionalmente era echar para atrás el asunto, pese a que la persona nombrada es una adulta mayor, una mujer en condición de vulnerabilidad, sobreviviente de una enfermedad grave, con una gran experticia institucional y recientemente viuda”, comentó.

También, apuntó que a su letrada la están discriminando en razón de la edad.

La Nación consultó a la letrada Salazar, quien dijo que nunca gestionó pago de anualidades.

“A este momento, no he hecho ni el menor acto para ser beneficiaria de ninguna pensión por parte de este Poder de la República, cualquier cosa que se interprete en contrario es falso. No puede estimarse que no tengo experiencia para el ejercicio del cargo, porque ha sido un ejercicio íntegro, entregado por más de 20 años”, afirmó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.