Carlos Arguedas C.. 26 abril
El OIJ realizó un rastreo en una propiedad en La Trinidad de Moravia, en busca de algún indicio que ayude a localizar al estadounidense secuestrado en setiembre pasado. Los resultados fueron infructuosos. Foto de Alonso Tenorio
El OIJ realizó un rastreo en una propiedad en La Trinidad de Moravia, en busca de algún indicio que ayude a localizar al estadounidense secuestrado en setiembre pasado. Los resultados fueron infructuosos. Foto de Alonso Tenorio

El Juzgado Penal de Goicoechea impuso la tarde de este viernes tres meses de prisión preventiva para un ingeniero informático, su esposa y su madre, sospechosos de participar en el secuestro del estadounidense William Sean Creighton Kopko, dueño de un sportsbook en el país.

El dato lo proporcionó la oficina de prensa del Ministerio Público al finalizar una audiencia preliminar que había iniciado a las 8 a. m. en los Tribunales de Goicoechea.

Los implicados en este caso son un profesional de apellidos Morales Vega y las dos parientes, apellidadas Solís Chaves (esposa) y Vega Aguirre (madre), todos fueron detenidos en España, en enero pasado.

Estas personas permanecieron presas en ese país europeo hasta que el miércoles anterior llegaron extraditadas a Costa Rica. Al día siguiente fueron indagadas por el Ministerio Público por el delito de secuestro extorsivo. Esta acción es sancionada con prisión de 15 a 20 años, según lo establece el artículo 214 del Código Penal.

“La Fiscalía les atribuye el secuestro de un extranjero de apellidos Creighton Kopko, cuyo paradero, al día de hoy, se desconoce y se investiga en el expediente 18-027579-042-PE”, detalló el comunicado del Ministerio Público.

El secuestro de Creighton se produjo la noche del 24 de setiembre del 2018, luego de que la víctima, que es dueño del sportsbook 5Dimes –cuyas oficinas están en el edificio Equuos en Montes de Oca– regresaba de Curridabat luego de dejar a una compañera de trabajo.

El ofendido fue interceptado por dos policías del Tránsito que le pidieron parar y luego cuatro sujetos, que llegaron en un pick-up alquilado, se lo llevaron hasta una casa en La Trinidad de Moravia. Desde ese momento se desconoce el paradero del empresario.

El pasado 11 de enero, la Fiscalía y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron 11 allanamientos, 10 en Costa Rica y uno en España, para detener a los sospechosos y a la vez tratar de ubicar al extranjero.

En España, la Guardia Civil capturó al ingeniero informático, a su pareja y a su madre.

En tanto, en Cartago, La Unión, Santo Domingo de Heredia, Guadalupe, Moravia, Siquirres y Limón, se detuvo a nueve personas. Entre ellas están el tío y la abuela del líder de la organización, identificados con los apellidos Vega Aguirre y Aguirre Leal, y otras tres personas de apellidos Martínez Chacón, Ford Dowman y Sanabria Abarca. Contra los cinco se dictaron seis meses de prisión preventiva.

También se aprehendió a dos oficiales de la Policía de Tránsito, apellidados Jirón López y Medrano Vargas y otras dos personas Sánchez Gamboa y Rivera Masís. A estos cuatro los dejaron libres, pero deben firmar una vez al mes en el Juzgado, mantener un domicilio fijo, no salir del país y abstenerse de comunicarse con cualquier implicado del proceso.

En este asunto las autoridades lograron determinar que el día del secuestro, los sospechosos de cometer el delito pidieron el pago de $5 millones a la familia, a cambio de la liberación del empresario.

No obstante, luego de varias negociaciones con los parientes de la víctima, la suma se bajó a poco menos de $1 millón, los cuales fueron pagados con moneda virtual, conocida como bitcóin. A pesar del pago, el estadounidense no fue liberado.

Infografía
Infografía