Eillyn Jiménez B., Carlos Arguedas C.. 31 enero
Las autoridades decomisaron varias plantas de marihuana en los allanamientos. Foto: MSP para LN
Las autoridades decomisaron varias plantas de marihuana en los allanamientos. Foto: MSP para LN

Una lujosa casa en residencial Cariari, en Belén de Heredia, además de servir como bodega para sembrar marihuana hidropónica, también escondía un laboratorio en el cual fabricaban aceite y cera de esa hierba, para consumir en vaporizadores.

Este sitio era uno de los cuatro lugares usados por una banda desarticulada este jueves para la producción y venta de drogas. El grupo también tenía siembras en Tres Ríos de La Unión, Cartago, Santa Ana en San José y en Guápiles, en Limón.

Según el Ministerio de Seguridad Pública, en el país 1,8 gramos de aceite de marihuana se comercializan en ¢30.000, en tanto un gramo de cera en ¢46.000. Por el momento, se desconoce cuánto dinero obtenía la organización de manera mensual pero se estima que eran ingresos millonarios.

El aceite y la cera de marihuana tienen una alta demanda por su alta concentración de tetrahidrocannabinol THC, que es el componente psicoactivo que altera la percepción y modifica el estado de ánimo.

Los consumidores, según las autoridades, están utilizando vaporizadores para consumirlos. Una característica es que el aceite y la cera, cuando son quemados, no producen olor.

La investigación de este caso estuvo a cargo de la Policía de Control de Drogas (PCD), que este jueves realizó un amplio operativo mediante el cual se detuvo a seis sospechosos de formar el grupo.

El supuesto líder es un hombre de apellidos Cortés Amador, quien contaba con el apoyo de otras cinco personas apellidadas Pizarro Cartín (sublíder), Redondo Ramos (mujer), Bermúdez Molina, Bastos Herrera y Owen Strauss.

A ellos el Ministerio Público les atribuye el delito de producción y comercialización de droga.

La investigación de este caso inició en abril del 2018, luego de una denuncia confidencial que recibió la PCD.

“Los agentes determinaron la participación de varias personas como miembros de la estructura criminal dedicada al cultivo de drogas, específicamente marihuana en ambiente controlado (hidropónica) en diversas localidades, la cual tenía dos líderes y sus colaboradores con roles establecidos”, informó Seguridad Pública en un comunicado de prensa.

Las casas utilizadas por el grupo fueron allanadas este jueves, lo que permitió el decomiso de plantas de Cannabis sativa (marihuana), así como documentos y otras evidencias que se incluirán al expediente.

Según la investigación, aparentemente el grupo producían aceite y cera al procesar las plantas, pues estas presentaciones tienen más concentración de tetrahidrocannabinol (THC, principal componente psicoactivo del cannabis) que la picadura de marihuana; luego, vendían los derivados en ampollas o cartuchos.

Funciones de miembros

Para las autoridades Cortés, conocido como Cori y de 41 años, era el líder y se encargaba de administrar, coordinar acciones, girar órdenes y aportar o suministrar dineros a la organización.

A la vez, facilitó un inmueble familiar, ubicado en Tres Ríos, para instalar una de las plantaciones de marihuana en ambiente controlado.

El sublíder, apellidado Pizarro y de 32 años, tenía varios alias, entre estos Deivid, Homy, Dave, Saya o Pixi, y era el encargado de cultivar, asistir y procesar la marihuana para obtener el producto final, tratándose de wax (cera de marihuana), aceite de marihuana y cripy; recolectadas de los distintos laboratorios de la organización.

También, proveía de equipo, suministros, insumos (abonos-vitaminas) y dar mantenimiento a las viviendas en las que se ubican los sembradíos.

Tanto Cortés como Pizarro tienen antecedentes por tenencia de droga.

Bastos, de 37 años y con expediente por robo agravado, tenía en su vivienda, en La Unión, un laboratorio utilizado para el cultivo de plantas de marihuana (machos y hembras) para su clonación y posterior venta a terceros o compradores.

Además, era el encargado de la recolección de la droga directamente de los laboratorios y realizar entregas de la misma a terceros clientes.

Owen, un estadounidense de 69 conocido como Jeff o El Gringo, carece de antecedentes. El aportaba dineros provenientes de su capital para el desarrollo y mantenimiento de los laboratorios, participaba activamente en el cultivo, cuido y mantenimiento de las plantas y de los equipos, así como en el procesamiento de la droga.

La mujer Redondo, quien tiene nacionalidad cubana - estadounidense, tiene 59 años y tenía como alias Rox, Roxi y Olga Ligia Redondo. Ella no tiene expediente judicial y junto con el tico Bermúdez (37) cuidaban, mantenían y cultivaban marihuana en ambientes controlados dentro de una casa.

La mujer también realizaba entregas de droga (producto obtenido de los cultivos de marihuana) a otros miembros de la organización y a terceros referidos por Pizarro Cartín, mientras que Bermúdez almacenaba el producto terminado y lo distribuía a terceros compradores.

Pequeños golpes

Según la información policial, durante el proceso investigativo se hicieron cinco decomisos de extractos de marihuana que son relacionados a esta organización.

Esos golpes se dieron:

25 de abril del 2018: detienen a Bermúdez con una botella de plástico transparente conteniendo en su interior 1.500 mililitros de líquido naranja-verdusco con aparente marihuana.

30 de abril del 2018:, se decomisaron 25 gramos de hojas y tallos de marihuana, suministros utilizados para el cultivo y mantenimiento de los laboratorios.

2 de mayo del 2018: decomisaron 2.305 gramos de tallos y hojas de marihuana.

15 de junio del 2018: capturan a Pizarro con dos figuras de vidrio conteniendo aceite de marihuana y papel conteniendo cera de marihuana. Se le identificó y quedó libre.

27 de julio del 2018: detienen a Cortés y a Pizarro en un vehículo donde transportaban 155 gramos de capullos y ocho plantas de marihuana. Se les reseño y se le puso en libertad.

Información actualizada a la 2:52 p. m. con más datos.