José Andrés Céspedes. 9 marzo
Rosmery Cordero pide a los padres de familia que cuiden mucho a sus hijas y espera que los femicidios en el país terminen, porque como madre ha afrontado una situación
Rosmery Cordero pide a los padres de familia que cuiden mucho a sus hijas y espera que los femicidios en el país terminen, porque como madre ha afrontado una situación "muy difícil y casi devastadora". Foto: Carlos González / Agencia Ojo por Ojo

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) le confirmó este lunes a Rosmery Cordero que los huesos encontrados en febrero, cerca del volcán Barva, en Heredia, pertenecen a su hija Karolay Serrano, de 26 años, quien desapareció el lunes 12 de agosto de 2019.

La madre le confirmó a La Nación la noticia y agregó que los huesos encontrados son el cráneo, la pelvis y una costilla. Entre los restos también se encontraba pelo de su hija, según indicó Cordero.

“Yo venía entrando a la casa como a las 3 p. m., andaba en la Fiscalía en una cita con mi hijo, y justo en ese momento sonó el teléfono de la casa. Yo contesté y era el investigador que llevaba el caso de mi hija, para darme la noticia que habían confirmado que los huesos que encontraron sí eran de mi hija”, explicó.

“Yo llamé ya a Medicatura Forense para ver si podía recoger los huesos, pero me dijeron que todavía ocupan saber si el médico necesita más tiempo para algún otro examen”, agregó.

La madre dice que todavía necesita respuestas sobre el homicidio de su hija, quien, según ella, habría sido asesinada de un balazo.

“Yo lo que quiero pedirles a ellos es que, por medio de algún examen o algo, me indiquen si ella murió desangrada o qué, porque eso sería más pena creo yo. Sí salió con el examen de ADN que es mi hija, pero sí necesito saber qué pasó, se supone que fue de un balazo que la mataron, pero yo quiero que me confirmen si murió al instante o no”, indicó.

La funeraria Valle de Paz le ofreció a la familia cubrir todos los gastos del funeral, el cual será realizado cuando entreguen los restos de la víctima. "Ellos nada más están esperando que yo les avise cuando tenga los restos, para ir a recogerlos con nosotros allá a San Joaquín”, afirmó Cordero.

Destacó que todavía no le han explicado por completo la situación a su nieta, hija de Karolay, ya que están esperando el momento adecuado.

“Nosotros a ella le dijimos que su mamá es una estrellita ahora, que está en el cielo. Obviamente, se lo dijimos en versión niña para que ella entienda de esa manera, pero nosotros igual vamos a explicarle luego a ella. Ahorita ella tiene una estrellita de mar y dice que es la mamá”, mencionó.

Desaparición

Rosmery Cordero recuerda cuando el 14 de agosto de 2019 llegó al apartamento de su hija Karolay Serrano, en Guarari de Heredia, y encontró el portón del patio sin candado, varias luces prendidas, una plancha de pelo conectada y el televisor encendido.

La desaparición de la joven Karolay Serrano, quien dejó una hija de cuatro años, ocurrió el lunes 12 de agosto del 2019 a eso de las 10:15 p. m. en La Milpa de Guararí, Heredia. Foto: Carlos González / Agencia Ojo por Ojo
La desaparición de la joven Karolay Serrano, quien dejó una hija de cuatro años, ocurrió el lunes 12 de agosto del 2019 a eso de las 10:15 p. m. en La Milpa de Guararí, Heredia. Foto: Carlos González / Agencia Ojo por Ojo

En ese momento, ella no sabía que su hija de 26 años había viajado dos días antes, bajo engaño, hasta las cercanías del volcán Barva, donde al parecer la asesinaron.

El novio de la muchacha figura actualmente como uno de los presuntos responsables del crimen y descuenta seis meses de prisión preventiva.

La mamá de la joven afirmó a La Nación el 26 de febrero que no conoce a ninguna de las personas que detuvo el OIJ como sospechosos del asesinato de su hija, pero aún así pide justicia y “todo el peso de la ley” para quienes hayan cometido el crimen.

Agregó que nunca había visto el vehículo blanco al que subió su hija el 12 de agosto, luego de que saliera de su apartamento a las 10:45 p. m. y fuera llevada por un hombre de apellidos Cubillo Hidalgo, de 21 años, según indicó el OIJ.

El Ministerio Público señaló que Cubillo habría ordenado asesinarla para ocultar la relación sentimental que tenía con ella, ya que él tenía una relación formal con otra mujer. Ante esto, Cordero comentó que no sabía que su hija tenía una relación con alguien en ese momento.

Ambos, tanto Karolay como su novio, laboraban en la misma empresa, la fábrica Bimbo.