Katherine Chaves R., Francisco Barrantes. 15 enero
Policía custodia la casa donde se halló el cuerpo/ Tanto la madre como el padrastro de una niña de 4 años fueron detenidos por ser los principales sospechosos de asesinar a la niña en Tuetal Sur de Alajuela. El hallazgo del cuerpo, “con signos de agresión” ocurrió este miércoles por la mañana en la vivienda donde habitaban los tres, en esta comunidad al noroeste de la cabecera alajuelense, según informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ). . Foto: Francisco Barrantes
Policía custodia la casa donde se halló el cuerpo/ Tanto la madre como el padrastro de una niña de 4 años fueron detenidos por ser los principales sospechosos de asesinar a la niña en Tuetal Sur de Alajuela. El hallazgo del cuerpo, “con signos de agresión” ocurrió este miércoles por la mañana en la vivienda donde habitaban los tres, en esta comunidad al noroeste de la cabecera alajuelense, según informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ). . Foto: Francisco Barrantes

Tanto la madre como el padrastro de una niña de 4 años fueron detenidos por ser los principales sospechosos de asesinar a la niña en Tuetal Sur de Alajuela.

El hallazgo del cuerpo, “con signos de agresión” ocurrió este miércoles por la mañana en la vivienda donde habitaban los tres, en esta comunidad al noroeste de la cabecera alajuelense, según informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La Policía identificó a la mujer con el apellido Mejía, de 34 años, mientras que el hombre es apellidado Herrera, de 18 años.

Por tratarse de un caso en el que la víctima es una menor de edad, la Policía es muy cauta a la hora de brindar información.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI), por su parte, comunicó que la niña tenía dos hermanos mayores (de 11 y otro de 6), quienes están bien de salud y ya están bajo protección de esa entidad.

Esto significa que serán ubicados, de forma temporal y hasta que se resuelva la situación, en una alternativa de protección.

Abuelo intentó revivirla

El abuelo de la menor fallecida, Fernando Mejías, de 57 años, contó a un equipo de La Nación que él trabaja de noche y que cuando regresó a su vivienda, a eso de las 6 a. m., escuchó a su hija pedir ayuda.

Según dijo, su familiar, de 35 años y con 8 meses de embarazo, gritaba que la niña “no respondía”.

Al llegar a la habitación, él observó a la menor “totalmente quieta”. El abuelo detalló que intentó “revivirla, pero no había nada que hacer”.

Por eso, alertaron a las autoridades, quienes la declararon como fallecida.

El abuelo insistió en que la menor no presentaba “ningún daño, solo tenía unos moretes en el pecho".

Los vecinos indicaron que la mamá de la menor y su compañero sentimental tienen cerca de año y medio de vivir en el lugar, mientras que el abuelo de la fallecido sí reside ahí desde hace unos 40 años.

Los mismo lugareños señalaron que no hay reportes de violencia en esa vivienda y los calificaron como una pareja “tranquila”.

Este miércoles por la tarde se consultó al PANI si esta familia tenía antecedentes por agresión o si en algún momento tuvieron que intervenir, pero la oficina de prensa señaló que están a la espera del informe para poder brindar detalles.

Sin embargo, horas más tarde, su presidenta ejecutiva y ministra de Niñez y Adolescencia, Patricia Vega, evidenció, en unas declaraciones enviadas por escrito, que la institución conocía este caso.

“Lamento profundamente que una vez más debamos enfrentar la dolorosa muerte de una niña, por causa de violencia intrafamiliar. Es inaceptable que quienes están llamados a proteger a las personas más vulnerables, sean quienes se convierten en sus victimarios.

"Una vez más la institución que represento no respondió en la forma más adecuada cuando fue requerida su intervención, la oficina que recibió la alerta incumplió las normas de clasificación que rigen ante estas situaciones y no le asignó la prioridad que el caso realmente ameritaba.

“Ya he girado instrucciones para que a la funcionaria responsable de esa oficina no se le renueve su contrato, a partir de mañana”, indicó la jerarca.

Por este motivo, agregó, ordenó una nueva intervención en la oficina de Alajuela y ofreció su colaboración al OIJ en la investigación respectiva.

Violencia alcanza a bebés

Febrero del 2015: Un niño de dos años y medio fue asesinado a causa de múltiples agresiones en Los Chiles de Alajuela. Según el OIJ, la autopsia reveló que el menor era torturado con agujas; de hecho, tenía varias agujas insertadas en la piel. También era víctima de abuso sexual. Tanto el padrastro como la mamá del bebé fueron detenidos por ese hecho.

Agosto del 2015: Otro menor de dos años fue asesinado a golpes y el principal sospechoso era su padrastro en Siquirres de Limón. En aquel momento trascendió que el sujeto lo golpeaba para que el niño dejara de hacer bulla.

7 de mayo del 2019: La muerte de un bebé de 13 días de nacido se relaciona directamente al síndrome del niño sacudido. Este lamentable hecho ocurrió en Alajuelita. Los sospechosos de este crimen son sus propios padres.

9 de mayo del 2019: Una hemorragia intestinal, causada por golpes, le provocó la muerte de un niño de 5 años en Los Ángeles de Sabanilla, en Alajuela. Los padres del menor son los principales sospechosos de este caso.

Enero del 2020: Un bebé, recién nacido, fue asesinado de un golpe en La Aurora de Heredia. Su mamá, una menor de 17 años y una tía figuran como las principales sospechosas del homicidio.

Colaboró en esta información Juan Diego Córdoba.