Crímenes

Feminicidio de Natalia Pérez: Esposo elaboró coartada casi perfecta para ocultar crimen

Sospechoso fue detenido este martes por el OIJ. Cuerpo de la mujer fue encontrado en un río el 22 de abril del 2020, le colocaron un bulto cargado de piedras y tenía las manos y pies amarrados

Un hombre de apellidos Navarro Alvarado, al parecer, elaboró una coartada casi perfecta para ocultar el feminicidio de su esposa, Shirley Natalia Pérez Barrientos.

Ella fue encontrada sin vida el 22 de abril del 2020 en una poza del río Platanar, en Quebrada Azul de Florencia de San Carlos, Alajuela. Estaba desnuda, le habían colocado un salveque con una piedra de 15 kilos atada a su espalda, mientras que sus manos y pies estaban amarrados con cordones.

Durante nueve meses, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) trabajó en esclarecer el crimen, por lo que realizó diversas diligencias que permitieron concluir que Navarro es el principal sospechoso de los hechos.

Por ello, este martes por la mañana agentes judiciales de San Carlos detuvieron al sujeto, de 33 años, quien fue pasado al Ministerio Público para que se defina su situación jurídica.

“El cuerpo de Pérez fue encontrado el 22 de abril (2020) por un grupo de personas allegadas, entre las cuales se encontraba el ahora sospechoso del homicidio, quien la había reportado como desaparecida. Para ese momento, se presume que tenía entre ocho y diez horas de fallecida.

“Las pericias forenses determinaron que la causa de la muerte fue la asfixia por sumersión, es decir, falleció ahogada”, explicó la Policía Judicial en un comunicado de prensa.

En su momento, Navarro dijo a la Policía que él había compartido con su esposa hasta las 5 p. m. del 21 de abril del 2020, ya que luego se fue a trabajar en el Ingenio de Quebrada Azul.

Agregó que a las 9 p. m., cuando estaba en su tiempo libre para café, habló con ella por teléfono y que fue hasta la 1 a. m. del día siguiente cuando su hija lo llamó para decirle que su mamá no estaba y que su hermanito menor, de 3 años y quien aún era amamantado, estaba llorando porque tenía hambre.

Según el hombre, él pidió permiso a su jefe para atender la situación familiar y dijo que al regresar a la casa una ventana y una puerta de la casa estaban abiertas, por lo que de inmediato, con vecinos y familiares, iniciaron la búsqueda.

Eso hizo que a las 6 a. m., a kilómetro y medio de la casa, siguiendo por un callejón de lastre dentro de la finca, hallaran el cadáver.

No obstante, conforme avanzó la investigación esa coartada perdió fuerza y fue así como, después de entrevistas, pericias psicológicas y otras diligencias policiales, se concluyó que Navarro, presuntamente, había asesinado a su esposa.

Vladimir Muñoz, jefe de la Delegación Regional del OIJ en San Carlos, manifestó que en el desarrollo de la investigación también participó la Fiscalía Adjunta de la zona.

Añadió que las evidencias también fueron claves y que por ello tienen la certeza de que el crimen fue cometido por el hombre.

“Las diligencias permitieron acreditar la participación directa de la pareja de la fallecida, quien fue detenido el día de hoy (martes 26 de enero) en su lugar de trabajo.

“Toda la evidencia incautada y recolectada durante la investigación nos da la certeza de la participación de Navarro en los hechos investigados”, afirmó el jerarca judicial.

Navarro fue indagado por el Ministerio Público durante la tarde y, posteriormente, remitido al Juzgado Penal para la realización de una audiencia que no ha sido programada.

De acuerdo con el ente acusador del Estado, se solicitarán medidas cautelares contra el hombre, quien figura como sospechoso de feminicidio.

“Se cree que el imputado golpeó en la cabeza a la ofendida, luego habría colocado una piedra dentro de un salveque y lo colgó en la espalda de la víctima. Se sospecha que, posteriormente, lanzó a la mujer al río, lo que le habría ocasionado la muerte por asfixia”, precisó la Fiscalía Adjunta de San Carlos en un comunicado de prensa.

El caso se mantiene en investigación dentro del expediente 20–000627–0065–PE.

Shirley Natalia Pérez Barrientos tenía 28 años, se casó en el 2019 con Navarro y tuvo dos niñas (11 y 6 años) y un niño (3).

La mayor y el menor también son hijos del sospechoso del asesinato, según consta en el sitio web del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Información actualizada a las 4:23 p. m. con datos de la Fiscalía.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.