Por: Gustavo Fallas M. 7 noviembre, 2016
El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.
El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.

Un lío pasional habría motivado el asesinato de cuatro personas (dos adultos y dos menores) en la comunidad de Paso Real de Quepos, Puntarenas, según alegaron los familiares de las víctimas.

El crimen ocurrió a las 8:50 p. m. de este domingo y los fallecidos fueron identificados como Kenneth Flores Obando, de 27 años, Nil Delgado Obando, de 12 años; Rubén Arauz López, un vecino de 17 años; y un sujeto, de apellidos Valverde Azofeifa, cuya edad se desconoce.

Los dos primeros son hermanos; Arauz era un vecino de ellos y Valverde era un taxista pirata, quien aparentemente viajaba con los que cometieron el homicidio.

Los parientes aseguraron en entrevista con La Nación que, desde hace dos años, empezaron las amenazas luego de que Kenneth Flores Obando, de 27 años, una de las víctimas, comenzó un noviazgo con una muchacha, de 22 años, que tenía otra relación.

Dennis Obando, hermano de los fallecidos, contó que tiempo después la mujer decidió formalizar con Flores, y tuvieron una hija hace ocho meses.

Por ello, supuestamente, Flores comenzó a recibir amenazas de la expareja de la joven. De hecho, hace un mes, él fue baleado en uno de sus glúteos, en las afueras de un bar en Quepos. Producto de ese ataque, estuvo internado cerca de una semana en el hospital de la zona.

El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.
El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.

Obando aseguró que interpusieron una denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ). "Hace dos años fueron los problemas, pero nunca había llegado hasta este límite (...). Están demandados desde hace tiempo, pero la Policía aquí no hace nada", reprochó Obando.

Agregó que quienes tenían amenazado a su hermano son dos sujetos vecinos del Cocal, quienes están relacionados con el narcotráfico.

Mientras los familiares dan esa versión, las autoridades no descartan que el móvil del homicidio esté relacionado con un ajuste de cuentas por temas de drogas.

Crimen atroz

Un mes después de ese ataque en el bar en Quepos, Flores estaba en su casa en compañía de Delgado y Arauz.

Según los familiares, ellos estaban estaban jugando con bombetas, cuando llegaron varios sujetos y les dispararon en múltiples ocasiones hasta matarlos.

Dentro de la casa estaban Mariela Obando, mamá de dos de los fallecidos, y Lorian Chacón, cuñada de las víctimas, a quienes los gatilleros intentaron atacar sin éxito.

La madre detalló que cuando escuchó las detonaciones pensó que se trataba de las bombetas. Contó que se fijó por la ventana para cersiorarse de que todo estaba bien, pero en ese momento, le comenzaron a disparar sin lograr impactarla.

Se mantuvo escondida dentro de la casa y cuando escuchó que los sujetos se marcharon salió y se encontró con la lamentable escena: sus hijos y el vecino muertos.

¿Cómo los recuerdan?

Flores Obando se dedicaba a hacer labores de mecánica, dijo la hermana Ligia Obando. "No era problemático, era calmado, querido en el pueblo", enfatizó Obando.

Nil Delgado cursaba el sexto año en la escuela Paquita, Quepos. El próximo 21 de diciembre iba a ser su fiesta de graduación, dijo su familiar.

El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.
El crimen ocurrió ayer a eso de las 8:40 p .m. en Quepos.

El otro menor asesinado, Rubén Arauz, trabajaba con su papá en turismo. Él era el menor de tres hermanos, recordó su mamá Rosa López.

Los cuerpos de los fallecidos fueron levantados por la Policía Judicial a las 4:30 a. m. de lunes.

Etiquetado como: