Carlos Láscarez S., Andrés Garita, Corresponsal GN. 30 enero
Paramédicos del Cuerpo de Bomberos fueron los primeros en atender a los sobrevivientes. Foto: Prensa Bomberos
Paramédicos del Cuerpo de Bomberos fueron los primeros en atender a los sobrevivientes. Foto: Prensa Bomberos

Cuatro ocupantes que se desplazaban a bordo de una avioneta fueron rescatados la tarde de este jueves, luego de que la nave cayó al mar por razones que se investigan.

El incidente fue alertado al Cuerpo de Bomberos a las 2:44 p. m. e indicaba que una avioneta había caído en Paquera, específicamente entre punta Murciélago y punta Georgia, en aguas del Pacífico.

Al sitio se desplazó personal de la Unidad Naval de Bomberos, quienes a las 3:15 p. m. iniciaron con las labores de búsqueda.

Minutos después, funcionarios del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) se unieron al operativo y a las 4 p. m. en punta Blanca ubicaron a los tripulantes. Se desconoce el rumbo que llevaba la aeronave y si contaba con un plan de vuelo.

Posteriormente, paramédicos de Bomberos valoraron a los afectados, los cuales se determinó que estaban en condición estable.

De inmediato, pasaron en lancha al muelle turístico de Puntarenas y luego al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, bajo fuerte custodia policial.

Una vez que abandonaron el centro médico, a eso de las 7:20 p. m. fueron trasladados esposados por oficiales de la Fuerza Pública hasta los Tribunales de Justicia de Puntarenas. De momento no ha trascendido el tipo de delito por el que se les acusa.

Trascendió que se trata de tres costarricenses y un hombre oriundo de Colombia.

Debido al impacto, la avioneta se hundió, por lo que se prevé que buzos expertos ingresen este viernes al punto donde ocurrió el hecho.

Álvaro Vargas, director de la Dirección General de Aviación Civil, manifestó que a las 2:20 p.m. recibieron la alerta de que una avioneta TI-ANK modelo Cessna 182 había caído al mar cerca de la zona de Paquera.

“La aeronave es propiedad de la empresa La Roca Sociedad Anónima. Los servicios de navegación aérea nos confirma la presentación, vía telefónica, de un plan de vuelo por parte del piloto, saliendo del aeródromo La Roca en Abangares con destino a Tambor, Puntarenas, con cuatro ocupantes y cinco horas de combustible”, dijo Vargas.

El funcionario añadió que el propietario les indicó “que la nave estaba estacionada en un hangar dentro de su propiedad, pero que luego 20 minutos, el dueño corroboró que la misma había sido sustraída sin su autorización, por lo que iba a presentar la denuncia a la Policía Judicial”.

También Aviación Civil indicó que las identificaciones enviadas a la entidad de los ocupantes fueron revisadas en los registros y no aparecen ninguno de ellos registrados como piloto en Costa Rica.

Otros sobrevivientes

El 4 de marzo del año pasado, una avioneta matrícula TI-AOP, Piper PA-34-200T Séneca se desplomó en el cañón del Virilla, en Heredia.

La avioneta había despegado a las 8:58 a. m. del aeropuerto Tobías Bolaños, en Pavas, con todos los papeles en regla. Su plan de vuelo indicaba que aterrizaría en el aeródromo de Quepos, Puntarenas, vuelo que tarda unos 15 minutos.

Ese día era pilotada por Eladio Salazar Barrionuevo, de 33 años y el copiloto, Miron Castro Marín, de 22 años, quienes resultaron golpeados, pero vivos. Ellos eran los únicos ocupantes.

La aeronave quedó visible pues cayó en un pastizal al norte del puente Alfredo González Flores, conocido como puente de la “platina”.

El plan era recoger unos turistas en Quepos y llevarlos al aeropuerto internacional Juan Santamaría, en Alajuela, para luego retornar a Pavas. Sin embargo, a poco del despegue se suscitó una falla mecánica.

Socorristas de la Cruz Roja, Bomberos, el Servicio de Vigilancia Aérea, oficiales de la Fuerza Pública y personal de Aviación Civil, trabajaron en el sitio para ayudar a los ocupantes, quienes fueron rescatados y trasladados en helicóptero, primero al Hospital México y luego al Hospital del Trauma, ambos en La Uruca.