Perfiles

Paulette Villafranca: ¡Un mujerón, como ella misma se define!

Tras dejar ir sus piernas físicas, comenzó su camino de autodescubrimiento y hoy inspira a sus seguidores con su pasión por el ejercicio y su ejemplo de superación

A los 18 años tuvo el valor de decidir que le amputaran sus piernas. Esa fue una de las pruebas que la han convertido en una mujer determinada, que ha decidido ayudar a otras a salir adelante.

¿Quién es Paullete Villafranca? Es una mujer fuerte, no solo físicamente, porque normalmente se le ve levantando pesas y haciendo ejercicio. Su principal fortaleza es interna, es la que ha desarrollado gracias a las pruebas que ha decidido superar.

Es conocida en redes sociales por sus historias de empoderamiento, por sus frases de amor propio, por sus talleres de superación personal, y su pasión por el ejercicio -no tener piernas no ha sido obstáculo para estar fit-.

La sonrisa es una de sus expresiones más comunes, y los tatuajes coloridos en sus brazos se alinean con su personalidad vivaz.

Las pruebas por las que ha pasado la impulsaron a buscar herramientas que le permitieran salir adelante, herramientas que poco a poco, sin darse cuenta, empezó a utilizar en favor de otros, tal y como ella misma lo contó en esta entrevista.

¿Cómo llega a convertirse en una figura positiva, que impacta la vida de tantas personas, principalmente mujeres?

Todo inicia en el 2018 cuando estaba pasando por un momento de mucha inestabilidad emocional.

Sentimentalmente estaba confundida y herida, a nivel laboral habían cerrado el proyecto en el que trabaja, y por el que daba mi vida en ese momento, un trabajo que me enseñó muchísimo, y por el que me obsesioné tanto que descuidé otras áreas de mi vida.

Fue entonces cuando inicié mi proceso de sanación, abrí una cuenta de Instagram para compartir parte de mi historia, todo desde un enfoque de desarrollo personal, sin embargo, conforme fue pasando el tiempo y esta red social crecía, me di cuenta de la necesidad tan grande que había de amor propio.

Empecé a recibir -aún recibo- muchísimos mensajes de personas que me hacían preguntas, por ejemplo: “¿cómo hace para ser feliz?, ¿cómo logra amar su cuerpo?, ¿de dónde saca fuerzas para enfrentar la vida?”.

Esa fue la primera bandera roja para saber que hay una necesidad ahí afuera con las mujeres, no estoy diciendo que los hombres no necesiten trabajar en su amor propio, por supuesto que sí, y desde ya estoy trabajando en algo para ellos que me llena de felicidad, sin embargo, son las mujeres las que por ahora están abiertas a hablar de estos temas, así que mi enfoque en este momento son las mujeres, porque me he dado cuenta que aún falta mucho por hacer con la mente femenina, desenredar nudos y creencias limitantes que se siguen filtrando generación tras generación, si bien hemos avanzado, faltan muchas creencias limitantes por dejar ir, y muchas creencias empoderadoras por traer a las mentes femeninas.

¿Cómo se ha capacitado para apoyar a esta población?

Me certifiqué como líder en comunicación humana, también, he llevado certificaciones sobre inteligencia emocional, desarrollo personal, lenguaje corporal, y me certifiqué como programadora neurolingüística (PNL) a nivel internacional, además, como complemento, este año termino el master internacional en PNL, y muy pronto tendré mi certificación como wellness coach (coach de bienestar), y me calmo por un momento con las certificaciones jajaja.

Amo aprender, el aprendizaje me da las herramientas que necesito para empoderar a las chicas que ayudo, además, que el ser parte de una radio nacional (Bésame en la Noche) desarrollando temas de enfoque de desarrollo humano me ha ayudado mucho a conocer el amor que le tengo a la comunicación y a desarrollarla para el bien de los demás.

¿Cómo ha sido la experiencia de ayudar a cambiar la vida de tantas personas?

Ha sido retadora, porque todas tenemos procesos y experiencias diferentes, pero al mismo tiempo, ha sido una experiencia de mucho amor… esa es la palabra ideal ¡amor!

El apoyar y acompañar mujeres en algún capítulo de su vida me llena a mí de vida, cada vez que termino de dar una sesión de coaching quedo inyectada de energía, cuando terminamos procesos y me cuentan que lograron vencer el miedo a manejar, o hablar en público, o que ya no sufren desconsoladamente por esa ex pareja, o por los comentarios de los demás, cuando se atreven a subir fotos de su cuerpo porque aprendieron a amarlo, todo ese tipo de vivencias me llenan de inspiración para seguir creando e impactando la vida de otras mujeres.

Mi premisa es: “transformar mujeres desde su interior para ser su mejor versión’'.

¿Cuáles son los temas más recurrentes que impiden que las mujeres seamos felices y plenas, según su experiencia?

¡Qué buena pregunta! Son varios temas, definitivamente, el amor, el amor no correspondido, el amor traicionado, el amor forzado, el amor decepcionado, todo en cuanto a relaciones de pareja, y es que si nos ponemos a pensar nada de eso es amor, el amor no duele, no va a la fuerza, el amor no traiciona entonces cuando te das cuenta de esto empiezas a trabajar en el amor más profundo y complejo que es el amor propio, una vez que tienes bases sólidas en este amor, empiezas a elegir mejores parejas que se alinean a tu esencia y valores.

Otro tema recurrente es el auto sabotaje, ¿por qué no me la creo, por qué sigo dudando?, ¿por qué no me siento suficiente? Eso también conlleva el no aceptarme físicamente; la buena noticia, es que hay solución con el acompañamiento ideal, y que somos capaces de amar cada parte de nuestro cuerpo que la sociedad nos ha hecho odiar.

Los detalles de Paulette

Tengo 33 años, tengo a mi hermana Valery que es mi cómplice en todo y mi red de apoyo, de parte de mi papá tengo a mi hermana Natalia, con la que ya de adultas hemos creado una conexión mágica, además, tengo dos hermanos más que no veo seguido pero que les tengo muchísimo cariño.

Mi mamá es de las mujeres más fuertes que conozco, y de ella tengo el valor del trabajo, amo trabajar y siempre tengo cosas en mente, con mi papá la historia fue bien bonita, nos dimos la oportunidad de iniciar una relación ya de adultos y actualmente nos llevamos súper bien.

Soy fan del sushi, el ramen y amo con todo mi corazón la gastronomía india, pero un buen casado con bistec me conquista.

En mi tiempo libre disfruto leer y escribir, porque uno de mis proyectos es publicar un libro, la cocina se me da muy bien, soy amante del café en todas sus presentaciones y me esfuerzo por crear contenido inspirador en Instagram.

No me gusta planchar ropa lo evito a toda costa, el sol y yo no somos muy buenos amigos, soy más de climas fríos.

Actualmente me dedico a dar asesorías en temas de desarrollo personal, sesiones 1:1 de amor propio, talleres y conferencias empresariales.

Mi plan a futuro es continuar creando contenido y material para el desarrollo de otros seres humanos, convertirme en escritora y publicar mis propios libros, además de un podcast que se encuentra pendiente.

Practico deporte, a nivel competitivo para-powerlifting donde el enfoque es press de banca, actualmente el objetivo es llegar a los juegos panamericanos, levantar peso es lo mío.

¿Cómo se define?

Me defino como un mujerón en todo el sentido de la palabra, plena, completa valiente y arriesgada, orgullosa de mi feminidad.

¿Cuál ha sido la prueba más dura en tu vida?

He tenido tres, la primera fue a mis 18 años cuando dejé ir mis piernas de carne y hueso, la segunda fue a mis 32 años cuando deje ir a mi abuelita (Nuna) y justamente mientras estamos en esta entrevista una de mis amigas más queridas recién falleció (Doña Flor).

Sin duda dejar ir es un proceso complejo, sin embargo, he aprendido que los momentos de dolor externo e interno, los momentos de vulnerabilidad, de miedo, de rechazo y de incertidumbre son necesarios para que te conviertas en heroína de tu propia vida.

¿Qué pasó con sus piernas?

A los 15 años un día cualquiera me dio meningitis, eso trajo muchos cambios físicos. Después de dos años de luchar por salvar las piernas, a los 18, ya como mujer mayor de edad decidí que me las amputaran, y empezar a caminar con prótesis.

Hoy en día tengo muy claro que la vida nos da, pero la vida nos pide también, y en mi caso la pérdida de dos piernas me ha traído miles de oportunidades, además que esa experiencia me enseñó a practicar la gratitud hacia mi cuerpo y todo lo que hace por mí todos los días.

¿Cómo la percibe la gente cuando se da cuenta que no tiene piernas?

Se sorprenden, las piernas que tenía antes asemejaban piernas reales entonces cuando las personas se daban cuenta se sorprendían, ahora con estas piernas que son más ‘bionicas’ se sorprenden más, de alguna manera, llaman más la atención.

Lo que no me gusta es pensar que me ven con algún tipo de lástima, no tengo el control sobre los pensamientos de los demás, pero sí lo tengo sobre mis pensamientos, así que elijo creer que las personas me perciben como una mujer valiente, es parte del diálogo interno que me cuento.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos debido a tu condición?

Enfrentar mis miedos, como el social, el laboral, el sexual, todos esos miedos los tuve en algún momento, fueron piedras que no me dejaban avanzar, me jugaban en contra hasta que entendí que todo giraba en torno a lo que yo creyera sobre el no tener piernas de carne y hueso, por eso me enfoco tanto en las creencias, porque eso es lo que nos limita, o nos potencia.

Recomendaciones para mejorar su amor propio

  1. Inicie un diario emocional donde escriba sus emociones, esas que le gustan y esas que no le gustan… darle nombre a las emociones y conocerlas, es de los ejercicios más reveladores, ayudan muchísimo en el camino de transformación.
  2. Revise su diálogo interno, ¿qué está contando constantemente? Esas conversaciones íntimas que tenemos con la almohada, ¿cómo son, de qué tratan?
  3. Busque el ejercicio o deporte que conecte con usted, dese la oportunidad de explorarlo y si no le gusta, explore otro.
  4. Si usa redes sociales asegúrese que las cuentas que sigue sean para su inspiración, y si es necesario haga limpia de perfiles con los que ya no conecta ni le inspiran.

Señales de baja autoestima

  • Sentir miedo de manera recurrente
  • Atribuir los logros a causas externas, o “suerte”
  • Sentirse poco atractiva
  • Necesitar aprobación de los demás con frecuencia
  • Nunca se felicita por sus cualidades y diferencias (puede que ni las haya visto nunca)
  • Sentir que no merece que le sucedan cosas buenas
  • Nunca está satisfecha con lo que hace
  • Autoexigencia y mucho miedo a fracasar
LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.