Perfiles

Ileana Rojas: de niña curiosa a líder global de intel

La tica marcó un hito al convertirse en vicepresidenta Global de Intel, siendo La única Latinoamericana en obtener este puesto. además, es la Gerente General de Intel Costa Rica, cargo que hasta ahora es ocupado por un costarricense.

Ileana Rojas recuerda como de niña una de las actividades que más disfrutaba era ir a Playa Dominical… el lugar era ideal para explorar y vivir aventuras.

Esa cualidad de exploradora hizo que creciera buscando siempre la innovación, y que de joven se inclinara por estudiar ingeniería en computación, aun cuando sabía que era una carrera poco común para las mujeres. Además, el estudio requería dejar su hogar y su familia en Pérez Zeledón para asistir a clases en San José.

Esa visión aventurera, su formación perseverante, y su amor por la tecnología, la llevaron a trabajar en Intel, donde destacó desde el primer momento, y gracias a su trabajo constante es actualmente la actual líder de Intel Costa Rica, además, es la primera latina en ocupar el puesto de Vicepresidenta Global de Diseño de Intel. Pero ¿Cómo es que esta vecina de Pérez Zeledón llega hasta donde está hoy?, ella misma lo cuenta en esta entrevista, en la que demás, revela parte de su historia personal.

Todo empezó con un sueño

¿Cómo fue su infancia en Pérez Zeledón?

Muy linda, muy sana, rodeada de naturaleza y de gente honrada, genuina, siempre dispuesta a ayudar y sin esperar reconocimiento. Crecí con un gran aprecio y respeto por la naturaleza, por los animales, rodeada de las montañas de un valle hermoso.

De niña, ¿en qué soñaba convertirse?

Yo admiraba a las personas que tenían un impacto más allá de sus familias, a quienes ayudaban a la comunidad y los que más necesitan. Ese tipo de líderes, muchas veces poco conocidos, me inspiraron a soñar también con tener un impacto positivo en las personas que Dios pone en mi camino.

¿Cuál o cuáles eran sus juegos favoritos?

Siempre he sido muy curiosa, me gustaba mucho jugar afuera de la casa, y conocer cosas nuevas.

De lo que más disfrutaba era ir de vacaciones a Dominical con mis primos y tíos, justamente porque hacíamos muchos juegos de explorar. No recuerdo nunca escuchar que nos dijeran a las mujeres que no podíamos jugar algo por ser mujeres, siempre participamos en todo lo que queríamos, desde ir al mar o al río, hasta jugar con carros, hacer fogatas, esconderse, etc.

¿Cómo fue estudiar ingeniería en computación?, ¿ser mujer marcó alguna diferencia?

Ser mujer marca una diferencia, somos minoría en las carreras STEM, sin embargo, yo no recuerdo un solo día haber llegado a la universidad, o al trabajo, asumiendo que voy a ser tratada distinto por ser mujer, yo siempre llego a aprender y aportar en lo que pueda. En mi caso particular, ser mujer adolescente hizo más complicado lograr la aprobación familiar para estudiar en San José. También en la universidad, en los años ochenta, era más aceptado socialmente que hoy hacer comentarios despectivos y estereotipados sobre las mujeres. Sí tuve profesores y compañeros machistas, pero la mayoría no eran así.

Antes de ingresar a Intel, ¿cuál era el trabajo de sus sueños?

Desde que estaba en la universidad, mi sueño era tener un rol muy técnico, trabajando con tecnología de punta y donde pudiera ser parte del diseño de soluciones nuevas.

¿Cómo son su papá y su mamá, y qué ha heredado de ellos?

Ambos son educadores, muy perseverantes, responsables y prudentes. Los vi trabajar toda la vida hasta pensionarse, sin quejarse ni buscar excusas. Son profesionales con vocación por educar y ayudar. La vida les puso muchas dificultades a los dos de diferentes formas y, aun así; yo no los recuerdo quejándose.

Mi papá trabajó en la zona sur y desde ahí viajaba a la Universidad Nacional en Heredia para sacar una especialidad. Fue un ejemplo de perseverancia para progresar profesionalmente, con un corazón enorme para ayudar a los más necesitados.

Mi mamá siempre nos inculcó integridad, predicando con el ejemplo el ser consecuente con sus valores y alinear las acciones con las palabras. Es una mujer muy fuerte que por muchos años le tocó ser la cabeza del hogar y sacarnos adelante a mis hermanas y a mí, una mamá ejemplar.

Es madre de dos hijas, ¿Qué edades tienen ellas y a qué se dedican?

Cristina es la mayor, tiene 20 años, estudia farmacia en la Universidad de Costa Rica. Ana Elena es la menor, tiene 17 años y pronto empezará quinto año de colegio.

¿Qué es lo más gratificante de ser madre?

Todo, es una experiencia lindísima, me pareció divino estar embarazada, lindísima la lactancia, es un amor que no tiene explicación, es infinito. Si bien uno tiene muchos momentos de angustia y preocupación, especialmente cuando pasas cosas que están fuera de nuestro control, la mayor parte del día te dan las alegrías.

Nuestras dos hijas son súper cariñosas gracias a Dios, tanto conmigo como con mi esposo. Ser mamá ha sido no solamente un gran privilegio sino también la mayor responsabilidad.

Me gustan mucho las plantas e invierto bastante tiempo “jardineando”, también la observación de aves y la fotografía, esa conexión con la naturaleza realmente me relaja.

¿Qué hace Ileana Rojas cuando no está trabajando en Intel?

Yo soy una persona de familia, en ellos invierto el tiempo fuera del trabajo. Ellos son mi prioridad y lo que más disfruto, tanto en la casa como cuando salimos a comer, o pasear juntos, independientemente del destino que podamos escoger.

Disfruto mucho estar con mi familia extendida, con mis hermanas, cuñados y sobrinos, con mis papás y mis suegros, me encanta. También valoro pasar tiempo con amigos, algo que la pandemia nos ha restringido mucho y que no puedo esperar a retomar.

Asumo mi puesto con mucha humildad. para llegar aquí he contado con el apoyo de muchas personas a lo largo de los años, desde la familia y amigos que son parte de mi red de apoyo, hasta los colegas y mentores que me han guiado.

Con un puesto de tanta responsabilidad laboral, ¿Cómo hace para despejar la mente?

De varias formas, trato de comer sano y hacer ejercicio varias veces por semana. A mí rutina diaria le agrego oración - pues la fe ha sido siempre un pilar en mi vida-, 10 minutos de meditación, y un ratito de lectura.

Me encantan los animales, tenemos 6 mascotas que son parte de nuestra familia y que nos llenan de energía positiva a diario. Me gustan mucho las plantas e invierto bastante tiempo “jardineando”, también la observación de aves y la fotografía, esa conexión con la naturaleza realmente me relaja.

En el ámbito profesional

Mi trabajo representa un gran reto profesional y eso me encanta. siento, además, una gran responsabilidad de dejar el camino abierto para que más costarricenses sean considerados en puestos como este en el futuro.

¿Qué significa Intel para Costa Rica?

Desde que iniciamos operaciones en Costa Rica, hace 25 años, Intel ha tenido un impacto muy positivo en el ecosistema social, económico y de innovación del país. Estamos comprometidos con apoyar a Costa Rica en su ruta hacia una industria basada en el conocimiento, porque creemos que la tecnología tiene el poder para desafiar, inspirar y transformar la vida de las personas. Hoy nuestros más de 3,300 colaboradores aportan su pasión y talento por medio de trabajo de alta calidad para la Corporación Intel, y también para hacer crecer a Costa Rica.

Su designación como gerente general y de Ingeniería de Productos de Manufactura, marcaron un hito: por primera vez Intel Costa Rica tiene un liderazgo 100% costarricense. ¿Qué opina de esto?

He tenido el privilegio y la responsabilidad de romper varios paradigmas en mi carrera profesional, de los cuales ser la primera costarricense y la primera mujer en asumir la gerencia general de Intel Costa Rica, así como la primera vicepresidenta en una División global basada en la región de Latinoamérica, es sin duda el más retador.

Para mí es un honor, una gran responsabilidad y motivo de orgullo que mi nombre, y el de Intel, estén hoy destacando. Todos y cada uno de los colaboradores de Intel son parte de la propuesta de valor que ofrece Costa Rica a la Corporación. Desde el inicio de nuestras operaciones en 1997, y a través de las transformaciones por las que hemos pasado, primero con manufactura, luego ingeniería y servicios, investigación y desarrollo, y ahora agregando nuevamente manufactura, el talento humano de los costarricenses ha sido clave.

Hoy, somos un equipo de más de 3300 colaboradores directos y más de 4000 contratistas, los que apoyamos el propósito de Intel de crear tecnología para mejorar la vida de todas las personas en el planeta.

Se necesita el apoyo de los hombres, que hoy Son mayoría en los puestos de liderazgo, para que el crecimiento de las mujeres calificadas y con buen rendimiento, tenga un trato y pago equitativo. Además, es una responsabilidad de todos, hombres y mujeres, dejar una Sociedad más justa y productiva a las siguientes generaciones.

¿Cuáles son las características de los profesionales ticos?

Los profesionales ticos en Intel han demostrado excelente capacidad técnica en la ejecución e innovación, una gran resiliencia, pasión y energía muy positiva. En Intel, los ticos transformamos esa pasión en valor de negocio todos los días, somos muy creativos y constantemente estamos proponiendo mejoras acompañadas de compromiso por implementarlas.

¿Y qué nos hace falta reforzar a los costarricenses?

Que podamos encontrar en el mercado laboral más ingenieros con experiencia relevante en la industria de la tecnología. Necesitamos la combinación de especialización académica con experiencia relevante. No necesariamente tiene que ser un título de maestría o doctorado, aunque es lo ideal, pero sí conocimiento técnico profundo que les permita desenvolverse, aportar, y asumir liderazgo en equipos de trabajo multiculturales de los diferentes países donde opera Intel.

Para que nuestro país se mantenga competitivo a largo plazo en la atracción de las empresas y los trabajos que se van a necesitar en el futuro, debemos actuar hoy. La competencia por la atracción de más inversión en la industria de lo semiconductores es feroz, es a nivel mundial, y es de todos los días.

¿Considera que las mujeres lideramos diferente que los hombres?

Pienso que tenemos características distintas que nos complementan muy bien. Sin querer, ni poder generalizar, las mujeres tendemos a ser empáticas, inclusivas, organizadas y multifacéticas, mucho por el rol que nos ha tocado asumir en la sociedad históricamente. Sin embargo, sin diversidad no hay riqueza de pensamiento, por lo tanto, necesitamos del pragmatismo, enfoque e independencia que típicamente aportan los hombres para tomar decisiones más balanceadas e innovadoras.

Yo no pretendo ser como un hombre, yo pretendo sacar lo mejor de ser mujer y complementarme con mis compañeros hombres para alcanzar los objetivos que nos proponemos, respetando nuestras diferencias.

Las mujeres representamos La mitad del talento humano en todo el mundo, por eso La paridad de género tiene un enorme impacto sobre el crecimiento económico, La competitividad y el futuro de las empresas.

¿Qué ha sido lo más retador en su puesto de vicepresidenta en la división de ingeniería de diseño de Intel?

Uno de los retos más importantes es lograr que la operación de Intel en Costa Rica siga siendo competitiva a largo plazo, con actividades de alto valor para la compañía y el país, buscando diversificar y profundizar el conocimiento técnico y liderazgo del talento costarricense.

En el 2020, debido a la pandemia, aumentamos nuestra vida digital y con ello, aumentó la demanda de tecnología a nivel mundial. Las computadoras personales y empresariales reafirmaron su capacidad para mejorar la productividad en todos los sectores de la sociedad.

La actual crisis en la cadena de suministros nos mostró la importancia de balancear las operaciones tanto en América, Europa y Asia. Es por eso, que Intel anunció la estrategia corporativa IDM 2.0, en donde Costa Rica juega un rol muy importante aumentando la capacidad de ensamblaje y prueba en el continente americano.

La nueva planta de ensamble y prueba enfocada en el segmento de servidores, unida al Centro de Investigación y Desarrollo y el Centro de Servicios Globales, representan la operación más grande y compleja que Intel ha tenido en el país en los últimos 25 años.

¿Qué se necesita para que más mujeres asuman puestos de liderazgo en las organizaciones?

Las mujeres tenemos habilidades y fortalezas para liderar organizaciones de manera exitosa. El reto es facilitarles el acceso a la educación y apoyo necesarios para ingresar y mantenerse en el mercado laborar, compitiendo en igualdad de condiciones que los hombres, algo que todavía está lejos de ser una realidad.

Las redes de apoyo, a nivel personal y profesional, son fundamentales en el éxito profesional de una mujer, así como tener mentores y patrocinadores que les faciliten trazar una ruta clara de progresión profesional. Los equipos gerenciales tienen la responsabilidad de educarse en el tema de inclusión, definir metas claras y alcanzables en el corto, mediano y largo plazo.