Mónica Morales. 14 enero

La pandemia de la covid-19 motivó la reinvención de nuestras vidas en múltiples aspectos y la práctica del deporte es uno de ellos. Es común desde hace varios meses notar las calles con gran cantidad de ciclistas o personas corriendo en busca de esparcimiento, alejarse del estrés o bien retomar entrenamientos en la medida de sus posibilidades.

En algunos casos se trata de deportistas que acumulan mucha experiencia en la práctica del ciclismo o atletismo. Sin embargo, especialistas en terapia física y rehabilitación en lesiones deportivas señalan que hay otra gran cantidad de casos en que se trata de personas que, sin mucha o en algunos casos ninguna experiencia incursionan en largas distancias en bicicleta o bien a correr amplios trayectos a los que no estaban acostumbrados.

La práctica no regulada de ejercicios a los que el organismo no frecuentaba pueden ir más allá de una simple fatiga y convertirse en lesiones, tanto musculares como óseas, las cuales pueden conllevar un prolongado periodo de recuperación, de acuerdo con su gravedad.

La terapeuta física y Máster en Técnicas de Osteopatía, Laura Lizano, explicó que es muy positivo notar que el costarricense se preocupe por incrementar sus niveles de actividad física y practique más deporte pero es conveniente que se haga con medida, sobre todo si se trata de disciplinas a las que el organismo no estaba acostumbrado.

“Someter el cuerpo a un esfuerzo muy extenuante sin manejar adecuadamente un ritmo deportivo predispone a lesiones en las articulaciones. Toda clase de deporte debe ser paulatino, ojalá con la supervisión de algún profesional. Dependiendo de la disciplina que se vaya a practicar hay muchos factores a tomar en cuenta como el tipo de calzado si es atletismo, la altura del asiento de la bicicleta si el ciclismo es la opción y en caso de ejercicios funcionales también debemos cuidar mucho la postura,” señaló Lizano.

Entre las lesiones más frecuentes que se derivan del uso inadecuado del calzado o bien la incursión en deportes a los que el cuerpo humano no está acostumbrado destacan los desgarros, problemas musculares, dolores en la parte baja de la espalda o incluso ya afectaciones más severas como esguinces de tobillo o de rodilla.

Fuente: Laura Lizano Méndez, Licenciada en Terapia Física y Máster en Técnicas de Osteopatía, Código CTCR-TF-2003.

Ejercicio sí, con estos cuidados:
  • Use calzado adecuado.
  • No abuse con las distancias.
  • Consulte sobre las posturas adecuadas al entrenar.
  • No improvise rutas al practicar ciclismo o atletismo.
  • Estire antes y después del ejercicio.

Fuente: FisioGlobal