Mónica Morales. 27 mayo

Tomando en cuenta la gran importancia de la detección temprana del cáncer, la inmunoterapia se posiciona como una novedosa terapia para los pacientes con melanoma (tipo de cáncer de piel).

Esta tratamiento consiste en aprovechar el refuerzo y estímulo del sistema inmunitario natural del cuerpo, para incentiva al sistema a identificar y contraatacar a las células cancerosas. Así, la inmunoterapia logra retener o retardar el crecimiento y propagación de las células malignas a otros órganos.

Costa Rica cuenta con Pembrolizumab, inmunoterapia desarrollada por la compañía MSD, y que está disponible en el sistema de salud público y privado para tratar a los pacientes con melanoma, generando acceso y posicionando al país entre los líderes en la región en la lucha contra esta enfermedad.

“La inmunoterapia representa una estrategia innovadora en el manejo del melanoma, ayudando al sistema inmune a reconocer y atacar las células tumorales. Costa Rica es uno de los países pioneros en la región en lograr su implementación, por lo que uno de los grandes objetivos es seguir asegurando el acceso para que más pacientes se puedan ver beneficiados” comentó la Dra. Carmela Oranges, Directora Médica de MSD para Centro América.

Inmunoterapia en tiempos de covid-19

Debido a la emergencia generada por el covid-19, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó para Pembrolizumab una nueva dosis recomendada, lo que reducirá la frecuencia de asistencia de pacientes con melanoma para la aplicación de tratamiento a centros de salud y en consecuencia minimizará su exposición en este contexto. Esta nueva opción de dosificación está disponible en Costa Rica, según la indicación del médico tratante.

“Las importantes medidas de distanciamiento social para prevenir el covid-19 han generado una serie de desafíos para los pacientes con cáncer, incluido mantener el cumplimiento de sus tratamientos planificados”, dijo el Dr. Roy Baynes, director médico de Laboratorios de Investigación de MSD.

Cifras del cáncer

De acuerdo con las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la segunda causa de muerte en las Américas. Durante el 2018, se diagnosticaron unos 3,8 millones de casos y 1,4 millones de personas murieron por esta enfermedad .

Según información de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y el Registro Nacional de Tumores de Costa Rica, el 4% de los cánceres de piel diagnosticados son melanomas y el mismo es responsable del 48% del total de muertes por cáncer cutáneo en el país, lo que significa que una de cada dos personas diagnosticadas con melanoma fallece.

De acuerdo con la Dra. Alicia Vander Laat, oncóloga, “es muy importante seguir de cerca el desarrollo y estrategias de prevención de esta enfermedad puesto que, en Costa Rica, del 2003 al 2007, la incidencia de melanoma es alrededor de 2.5 por cada 100 000 hombres y 2.2. por cada 100 000 mujeres. Cifras que han continuado en aumento”.

El melanoma es uno de los tres tipos de cáncer de piel que existen. Se origina en los melanocitos, células productoras de la melanina que dan color a la piel . Este tipo de cáncer también puede manifestarse en los ojos y, rara vez, en los órganos internos, como los intestinos. Esta enfermedad puede estar asociada a distintos factores, desde características genéticas hasta la exposición prolongada a los rayos UV o solares.

Prevenir para no lamentar

La detección y el diagnóstico temprano del cáncer de melanoma son factores primordiales para su tratamiento eficaz. Los cánceres en su etapa inicial son más fáciles de tratar que los cánceres en una etapa posterior, y las oportunidades de sobrevivir son superiores .

La detección de este tipo de cáncer consiste en identificar signos o señales de presencia de cáncer en la piel y los lunares, incluso si no se tiene ningún otro síntoma. En este sentido, se recomienda utilizar la regla del ABCDE, una guía que está diseñada tomando como base los signos y síntomas especificados por la American Cancer Society que pueden facilitar la identificación de estas señales.

Respecto a esto, la Dra. Vander Laat expresa que, “el melanoma es una enfermedad traicionera, podría esconderse en algunos sitios como cuero cabelludo, detrás de las orejas, en la piel debajo de las uñas y además a pesar de ser verse como una lesión pequeña, tiene un comportamiento muy agresivo a través del tiempo. Además, aunque se reseque completamente tiene alto riesgo de regresar a la piel, a los ganglios linfáticos o a otros órganos a distancia como el hígado, cerebro o pulmón. Si se detecta en etapas avanzadas el riesgo de curación es menor y por lo tanto entre más temprano se detecte, más opciones de tratamiento y de seguimiento cercano tendrá el paciente, así como mayores probabilidades de curación”.

El ABCDE de la prevención

Las pruebas de detección temprana representan la intervención de mayor relevancia a la hora de tratar un cáncer. Muchos médicos recomiendan realizar una auto revisión de la piel, generalmente una vez al mes utilizando la regla del ABCDE como base para buscar lunares o manchas que puedan estar asociadas al cáncer de piel.

  • Asimetría: una mitad del lunar no corresponde en tamaño y forma con la otra mitad.
  • Bordes irregulares: los bordes del lunar son irregulares, difusos, borrosos o estriados. 
  • Color: el color del lunar no es el mismo en toda su superficie. Puede haber diferentes sombras de café, negro, rojo, azul o blanco.
  • Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros (alrededor de 1⁄4 de pulgada, aproximadamente el tamaño de la goma de un lápiz).
  • Evolución: el lunar experimenta cambios en su forma, color o tamaño.