Bienestar

Feederism, el placer por engordar

Aunque socialmente se promueve que la mujer sea delgada, hay hombres feeders que gustan de mujeres con obesidad extrema como práctica sexual consentida donde la salud es lo de menos

Cuando hablamos de relaciones afectivas y de preferencias sexuales es necesaria una mente abierta para entender el contexto que hay detrás de cada práctica sexual. Eso sucede justamente con el feederism, el placer por engordarse o engordar otra persona, el límite lo establece cada persona para llevarlo a la realidad o dejarlo solo como una fantasía, en solitario o junto a otra persona.

El término feederism proviene de “feed” (alimentar en inglés), si se da en una relación de dos personas: el feeder, la persona que proporciona alimento para engordar al feedee, la persona que está dispuesta a comer y comer. La gratificación del alimento y la transformación del cuerpo se vuelve una meta e incluso es un estímulo sexual que lleva a la excitación, pues el atractivo físco está en las tallas grandes lo que resulta gratificante para la pareja.

Los practicantes pueden llegar inclusive a los 280 kilos como el caso de Donna Simpson, casada y madre de dos hijos y cuyo esposo ve sumamente hermosa la obesidad de Donna.

"A pesar de que el feederism es una práctica en consenso por persona y su pareja, genera polémica por los evidentes riesgos de salud que tiene la persona con sobrepeso restando la calidad de vida; por ello su práctica merece ser analizada desde las ciencia de la salud para tomar una decisión con conocimiento de riesgos. Es un error generalizar causas como la codependencia, baja autoestima, trastornos psiquiátricos, sin tomar en cuenta el caso por caso que lleva a una persona a establecer este tipo de gusto y atracción erotica", explica la sexóloga costarricense Ana María Mora.

El Dr. Luis Enrique Ortega, médico y sexólogo del Instituto Mexicano de Sexología (IMESEX) Cada caso se debe individualizar, en algunos casos existirá la codependencia, por ejemplo, para otros será una practica disfrutable y sin daño real más que la obesidad.

Feederism, también conocido feedism entra en la categoría de parafilia, porque uno de los miembros somete al otra a comer sin parar para aumentar la excitación sexual cada vez que la báscula registra un aumento de peso.

Muchas historias de feederism suelen iniciar detrás de una computadora donde personas obesas se refugian y establecen amigos virtuales. Conforme aumenta el nivel de confianza y la persona obesa se siente aceptada, considera que satisfacer el fetiche de otro merece la pena y los riesgos de salud con tal de sentirse amada y recibir gratificación sexual.

En la internet existen comunidades, foros y blogs para compartir experiencias, dar consejos sexuales y hasta compartir técnicas para engordar y transformar el cuerpo en aras de una mejor experiencia social. Algunas mujeres inclusive compiten por el título de la más gorda.

“Esos grupos que se salen de ciertas normas se fortalecen en comunidades virtuales que sin importar lo que otros piensen encuentran su contención social en la internet”, agrega la sexóloga.

Recientemente algunas cadenas norteamericanas de televisión como TLC o Discovery Home & Health dedicaron especiales completos para dar a conocer este trastorno que denominan en un programa como “Sexo extraño”.

En ese sentido, la Asociación Nacional para el Avance de Aceptación de la Gordura (NAAFA) en Estados Unidos condena específicamente el feederism, alegando que la práctica generalmente implica obligar a una persona a transformar su cuerpo y vivir para ser más grande a pesar de los riesgos, de dificultar la movilización, vivir en aislamiento, depender completamente de otros para sus funciones diarias y llegar hasta la muerte.

Recientemente Donna Simpson manifestó en su página oficial, su deseo de cambiar y comenzar una fuerte lucha para recuperar el control de su vida, sanar su mente, su corazón y su cuerpo, hasta donde le sea posible...

Fuentes: Ana María Mora, sexóloga de la Asociación de Sexología Científica y Vivencial de Costa Rica. Tel: (506) 2222-6806. Sitios web y programas de televisión.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.