Bienestar

¿Cuál es el mejor procedimiento de ortodoncia?

Conozca las ventajas y desventajas de los brackets vs los alineadores invisibles

Gracias al surgimiento de nuevas alternativas mucho más discretas que las que conocíamos hasta hace algunos años, es que actualmente cualquier persona puede corregir la alineación de sus dientes sin que esto afecte su imagen personal o le traume. Por ello, cada vez son más los adultos que optan por utilizar ortodoncia para lograr una sonrisa más estética y atractiva.

Claro, la importancia de corregir unos dientes desalineados va más allá de la estética.

De hecho, la parte estética es la menos importante. La parte funcional es la que manda en estos casos. Los dientes están diseñados para funcionar de cierta manera y las personas que no tienen una correcta mordida presentan regularmente desgastes de piezas, fracturas dentales y en los casos más severos problemas articulares. Esto se debe a una discrepancia entre el tamaño de los dientes y el de los maxilares, es decir, básicamente los dientes no logran entrar en la cantidad de hueso que tiene la persona. Por lo general es algo hereditario y por ende, difícil de evitar. Lo bueno es que se puede corregir.

—  Doctor Daniel Vainer, especialista en ortodoncia.

Lo ideal sería detectar la situación desde temprana edad, como lo recomienda la Academia Americana de Ortodoncia, que la primera visita al ortodoncista sea a los 6 años, sobre todo si el niño presenta problemas en la forma en la que muerde. Sin embargo, muchas personas lo dejan para la etapa adulta e incluso hasta la tercera edad.

Los brackets metálicos son la opción más utilizada y la menos costosa del mercado, sin embargo, también son la menos discreta, porque se trata del clásico montón de alambres en la boca que suelen ser un poco incómodos. Eso sí, ofrecen buenos resultados y en la actualidad hay mucho de donde elegir.

En nuestros días encontramos los brackets transparentes, que son parecidos a los metálicos, solo que utilizan materiales que puedan camuflarse mejor con los dientes. Siguen siendo visibles, pero son más discretos y están hechos de cerámica del color de los dientes, solo que tienden a mancharse rápidamente. Existen también los brackets de zafiro, que no se manchan y son mucho más duraderos.

Entre las desventajas de los brackets, encontramos que el tratamiento depende mucho de la constancia del paciente ya que debe presentarse una vez al mes a las citas ojalá sin nada desprendido, la higiene es complicada y muchos pacientes se quejan de que afecta su estilo de vida ya que hay algunas limitaciones al comer.

La ortodoncia lingual es otra alternativa y parece ser una de las opciones favoritas de los adultos debido a su discreción. Se utilizan brackets y alambres metálicos para alinear los dientes, pero estos se colocan en la parte interna de la dentadura, por lo que permanecen ocultos. Presentan el inconveniente de que al estar en la zona que tiene contacto con la lengua, las molestias son más constantes y también cuesta más hablar de manera natural.

“Los alineadores invisibles plantean un método totalmente distinto al del resto de tratamientos de ortodoncia, en el que no se utilizan brackets ni alambres. En su lugar, utilizamos una férula de plástico transparente que se coloca sobre la dentadura y es la encargada de ejercer la fuerza necesaria para alinear los dientes. En estos caso, los ortodoncistas realizamos un plan de tratamiento virtual en la computadora para enviar a confeccionar los retenedores plásticos que son removibles, que no se usan todo el día y se cambian periódicamente hasta llevar los dientes a la posición deseada”, explica Vainer.

Al tratarse de tratamientos personalizados hechos por computadora, los alineadores permiten que el tiempo de tratamiento sea menor y son la opción más estética del mercado, lo cual se ha convertido en la gran moda para profesionales que desean lucir bien sin esperar tantos años.

“Es la única alternativa de tratamiento que no afecta el estilo de vida del paciente ya que, al poder remover el aparato, el paciente puede comer y limpiarse sin ningún problema. Otra cosa interesante es que el paciente puede ver un estimado de su resultado antes de comenzar con el tratamiento. Hay que aclarar que no son totalmente invisibles: a simple vista no serán perceptibles, pero si se miran con mucho detenimiento comienzan a notarse.

Además, una de las ventajas de los alineadores transparentes es que reducen el riesgo de padecer algunas enfermedades comunes como caries, gingivitis y el mal aliento”, explica el Dr. Vainer.

Ahora que conoces las ventajas y desventajas de las diferentes técnicas que existen actualmente para alinear dientes, la decisión depende de cada quien y además, recordemos que solo un experto puede determinar cuál técnica es la adecuada para cada quien.