Bienestar

Cáncer de cabeza y cuello: señales de alerta y detección temprana

Los cánceres de cabeza y cuello abarcan tumores que se encuentran en los senos paranasales, cavidades nasales y orales, garganta, laringe y partes del oído y cuello

A lo largo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró más de 800 mil casos de cáncer de cabeza y cuello en el mundo, por ello es importante conocer esos tipos de cánceres, sus señales de alerta y tratamientos disponibles.

De acuerdo con los datos manejados por la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer de la OMS, en Costa Rica se presentaron 80 casos de cáncer de labio o cavidad oral, 92 casos de cáncer de laringe y 68 en la faringe (37 de orofaringe, 23 de nasofaringe y 8 de hipofaringe) en el año 2020.

Tipos de afecciones

El conjunto de cánceres que se conocen como cánceres de cabeza y cuello, generalmente comienzan en las células escamosas que revisten las superficies húmedas y mucosas del interior de la cabeza, nariz y del cuello.

Los cánceres de cabeza y cuello se clasifican según el tamaño y el lugar en el que se originan.

“Los tipos de cáncer de cabeza y cuello que vemos con mayor frecuencia son los que se encuentran en cavidad oral y faringe, los cuales se observan en pacientes de la quinta a la sexta década de vida, aunque cada vez más podemos observarlos en personas jóvenes. Los factores de riesgo más comunes son el tabaquismo, el abuso de bebidas alcohólicas o su uso combinado”

—  Dr. Iván Coto Ramírez, médico especialista en Oncología.

“Un factor de riesgo que vemos actualmente en personas más jóvenes es la infección por Virus del Papiloma Humano secundaria a transmisión sexual oral. La mejor manera de prevenir este tipo de cáncer es eliminando el consumo de tabaco o bebidas alcohólicas y evitando la actividad sexual sin protección”, agregó el doctor Coto.

Factores de riesgo y síntomas

Las manifestaciones y síntomas del cáncer de cabeza y cuello dependen en gran medida de la ubicación y extensión del tumor. Los primeros síntomas comunes son: masas asintomáticas en la zona del cuello, ulceraciones mucosas dolorosas, lesiones en mucosas visibles (leucoplasia, eritroplasia), ronquera y dificultad para tragar (disfagia). Otros síntomas que varían dependiendo de la ubicación del cáncer son parálisis nerviosa, trismo (rigidez espasmódica de los músculos de la mandíbula inferior que cierra firmemente la boca) y halitosis o mal aliento.

El consumo de tabaco y alcohol son los factores de riesgo más significativos: el 75 % de estos cánceres son causados por su uso. La infección causada por el virus del papiloma humano (VPH) también aumenta la incidencia de cáncer en esta zona del cuerpo, en particular los cánceres de orofaringe que implican las amígdalas o la base de la lengua.

La incidencia de cáncer de cabeza y cuello aumenta con la edad. Aunque la mayoría de los pacientes tienen entre 50 y 70 años, la incidencia en pacientes más jóvenes está aumentando, relacionada con los cánceres causados por la infección por el virus del papiloma humano.

Algunas recomendaciones para reducir el riesgo de padecer cáncer de cabeza y cuello son: abandonar el uso de productos de tabaco con y sin humo, limitar el consumo de alcohol, prevenir el VPH a través de la vacunación, tomar medidas de prevención para proteger la piel y labios al estar al sol y visitar regularmente al dentista. Las visitas de rutina al médico especialista son esenciales para la detección y tratamiento temprano.

Tratamiento de inmunoterapia

Una característica que define al cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites y que pueden llegar a invadir otras partes del cuerpo o propagarse a otros órganos, en un proceso que se conoce como metástasis.

La inmunoterapia es un tratamiento que trabaja en conjunto con el sistema inmunitario de los pacientes para reforzarlo y que él mismo pueda encontrar y atacar las células cancerosas. En las últimas décadas se ha convertido en una parte importante del tratamiento de algunos tipos de cáncer, cambiando positivamente las expectativas de sobrevida de los pacientes.

Hay varios tipos principales de inmunoterapia para tratar el cáncer tales como: citocinas, vacunas, virus oncolíticos, anticuerpos monoclonales y más. Algunos han sido aprobados y muchos están en fase de investigación.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas del sistema inmunitario fabricadas artificialmente en el laboratorio. Estos pueden ser muy útiles en el tratamiento del cáncer porque pueden ser diseñados para atacar una parte muy específica de una célula cancerosa.

Los más comunes

  • Cáncer de cavidad bucal: se presenta en áreas de la boca como labios, mejillas, lengua y paladar duro.
  • Cáncer de faringe: se presenta en la nasofaringe (detrás de la nariz), orofaringe (parte central, incluyendo paladar blando) y la hipofaringe (la parte baja de la faringe).
  • Cáncer de laringe: comienza en la zona de la laringe, justo debajo de la faringe.
  • Cáncer nasal: comienza en la abertura detrás de la nariz, un espacio que va por encima del paladar y luego desciende hasta unirse a la parte de atrás de la boca y de la garganta.
  • Cáncer de seno paranasal: comienza en las aberturas alrededor o cerca de la nariz denominadas senos.
Mónica Morales

Mónica Morales

Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva, con énfasis en periodismo, de la Universidad de Costa Rica y de la maestría de Administración de Medios de Comunicación de la UNED.