Bienestar

Alessandra Rampolla, la diosa que calentó la Expo Mujer Perfil

"Hablemos de sexo", rompió el hielo Rampolla y el Centro Kölbi rompió en carcajada e ilusión.

Luciendo un vestido que fusionó amarillo vibrante con animal print y con su característica sonrisa pícara, Alessandra Rampolla hizo reír y puso a pensar a los asistentes de la Expo Mujer Perfil con su charla "La diosa erótica".

"Hablemos de sexo", rompió el hielo Rampolla y el Centro Kölbi rompió en carcajada e ilusión.

"¿Quién aquí está orgullosa de su vulva?", preguntó Rampolla para romper el hielo y como excusa para hablar sobre las diferencias que tienen hombres y mujeres en cuanto al conocimiento de su cuerpo.

"Si tomaramos una foto de todos los penes de esta sala, una pantalla de penes ticos, y yo le digo a cada uno que busque el suyo, lo encuentran fácil porque se han pasado la vida mirándolo y acariciándolo", exclamó la puertorriqueña.

"Nosotras no nos conocemos la vulva, no la vemos a menudo, no le tenemos nombre", reclamó la sexóloga, mientras pidió a las chicas presentes estar orgullosas de sus cuerpos y a explorarse.

Recibida con gritos ensordecedores y una oleada de aplausos, Rampolla instó a las ticas a "creérsela" y a dejar salir a esa diosa del erotismo y la pasión que todas tenemos, pero que algunas mantienen escondida.

Parte del camino a convertirse en diosa erótica es el autoconocimiento pues sin el autoplacer no hay forma de comunicar a la pareja lo que cada quien prefiere. Rampolla habló de la importancia de la masturbación en todas las etapas de la vida.

"La relación sexual más importante que van a tener en toda su vida es con ustedes mismas", nos recordó.

"Mi primera fantasía sexual la tuve el día que me dieron mi primer beso. Le conté a mi hermana que ya me había convertido en mujer. Sentía mi corazón en los labios y esa fue mi primera fantasía, en versión PG (parental guide)".

Alessandra compartió varias anécdotas de su familia y sus amigas en aras de ilustrar lo que debemos buscar en una buena relación de pareja. "Un tipo que te mueva el clítoris de sitio", ejemplificó.

Al inicio, la timidez se apoderó del público y fueron pocos los valientes que se atrevieron a preguntarle a la puertorriqueña y a responder las preguntas que ella lanzaba al aire.

"La lectura erótica es el equivalente de la mujer de la película porno para el hombre".

"La música que pongan, a ese ritmo van a meter mano".

"El alcohol desinhibe, pero frustra la ejecución".

Estas son parte de las frases más aplaudidas de la charla.

Comparó el sexo con una recarga de energía: después de una relación sexual se es más feliz y se conecta con recuerdos felices previos.

Sexo oral

"¿Qué me dicen de los sabores exquisitos de vulva y pene? ¿Se degusta o no se degusta en este país? ¿Son o no son catadores?" preguntó Alessandra a un auditorio que se reía, cómplice.

Consultó si en Costa Rica el sexo oral es o no recíproco pues aseguró que varía mucho entre países.

Rampolla nos culpó a las mujeres de que los hombres a veces no tengan idea de cómo ofrecer sexo oral pues no solemos dar instrucciones claras. Ellos, en cambio, son "buenísimos para darte indicaciones de cómo hacerles una felación". Instó a las mujeres a comunicar a sus parejas cómo les gusta el sexo oral.

"Nunca se le agarra la cabeza a una mujer durante una felación", aconsejó a los hombres presentes en la charla y les pidió correr la voz.

A las chicas les aconsejó no olvidarse de los "amigos testículos". Una de las asistentes, con 40 años de matrimonio, aconsejó a las mujeres a pensar que disfrutan de un helado mientras practican sexo oral y arrancó aplausos de todo el auditorio.

Mientras para el cunnilingus, Rampolla aconsejó a los hombres tener el clítoris siempre en cuenta y tratar de lamer a las chicas "in creciendo" pues de esta forma es más placentero, contrario a un sexo oral intenso de primera entrada.

"Armen la relación sexual en conjunto para el disfrute mutuo. Es la única manera", concluyó la puertorriqueña.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.