Jorge Hernández S.. 16 febrero
Anne Buydens y su esposo Kirk Douglas se involucraron con obras de bien social. Esta imagen fue tomada en 2008, luego de inaugurar un patio de juegos para niños. Fotografía: AFP
Anne Buydens y su esposo Kirk Douglas se involucraron con obras de bien social. Esta imagen fue tomada en 2008, luego de inaugurar un patio de juegos para niños. Fotografía: AFP

Vivieron enamorados como dos cisnes. Solo la muerte pudo separarlos, tras casi siete décadas de ser la pareja más longeva de Hollywood, lo cual es una marca digna de grabar en el Paseo de las Estrellas.

La galaxia fílmíca reaccionó estupefacta al saber que Kirk Douglas falleció a los 103 años –el 5 de febrero pasado– pues muchos lo creían muerto y sepultado; pero más al conocer que vivió –67 años– con la misma mujer, Anne Buydens.

El extraño caso, sin paralelo en toda la historia de la fábrica de sueños, despertó la imaginación de los psicóticos de los datos inútiles, quienes de inmediato compararon el longevo matrimonio con otro similar, pero al revés.

La búsqueda reveló que Britney Spears y Jason Alexander están en las antípodas de Douglas-Buydens, puesto que estuvieron casados 55 horas. Todo ocurrió en Las Vegas y fue la consecuencia de una noche bien loca.

A medio camino avanzan –sin prisa ni pausa– Dusttin Hoffman y Lisa Gottsegen, con 36 años a cuestas; pero ni aunque el actor viviera cien años podría desbancar a su recién fallecido colega, pues Dustin ya tiene 78 al lomo.

Con esos datos el lector podrá valorar si es cierto aquello que juran en el altar los contrayentes: ¡Hasta que la muerte nos separe!, pues Kirk y Anne se conocieron en 1953 y vivieron juntos hasta el último suspiro de Douglas.

Por aquel año el mundo vivía en medio de continuas pruebas nucleares, golpes de Estado que quitaban y ponían dictadores; murió el genocida José Stalin; y un desconocido –Fidel Castro– asaltó el cuartel Moncada en Cuba, el 26 de julio.

Mientras todo se iba al cuerno, en el set del filme Acto de amor, Anne conoció a Kirk; este quedó impresionado por la rubia alemana y quiso deslumbrarla con su brillo estelar, pero a ella le valió un rábano y rechazó varias veces sus invitaciones.

Un extraño en mi vida

A Kirk le pareció raro que siendo él un garañón, estrella fulgurante, objeto de los deseos femeninos –y masculinos– no pudiera echarse al saco a una traductora, multilingüe y encargada de manejar sus relaciones con la prensa, en París.

Douglas y su esposa Anne, asistieron al estreno de la película 'Hello Dolly', en 1969. Fotografía: AP
Douglas y su esposa Anne, asistieron al estreno de la película 'Hello Dolly', en 1969. Fotografía: AP

Sus flirteos, escaramuzas sexuales y malabarismos de alcoba los describió con pelos y señales en su autobiografía; ahí el actor enlistó sus amantes más sonadas: Rita Hayworth, Marlene Dietrich, Gene Tierney , Joan Crawford y muchas más.

Y está “fräulein” lo veía como a un perro pulguiento. La invitó a cenar y declinó la cita, con la maravillosa excusa de que era mejor ir a su casa a cocinar unos huevos revueltos, leer un libro y prefería vestir santos, que desvestir borrachos.

Era su alma gemela y lanzó toda la caballería para conquistarla. Ocurrió lo imposible: ¡Kirk estaba enamorado! Así lo confesó a un amigo, quien le aconsejó acercarse a la joven con educación, suaves maneras y no como un sátiro.

Dicho y hecho. El actor la invitó a pasear en las tardes por Notre Dame, los Campos Elíseos, a visitar los museos, a matar las horas en el café Les Deux Magots, y las puertas del paraíso se abrieron de par en par.

Música en el alma

Hasta aquí todo muy romántico. Una nimiedad los detenía; ambos tenían pareja. Él estaba comprometido en secreto con la actriz Pier Angeli; Anne se había casado con un amigo belga, para cuestiones de seguridad en la II Guerra Mundial.

“Me di cuenta de que estaría perdido sin ella”, reconoció el protagonista de Espartaco, y admitió que el secreto para conquistar a su mujer fue dejar de hablar de él mismo y empezar a escucharla.

Pero el amor todo lo puede y al cabo de tres años, en 1954, se casaron de la manera más divertida y de la única en que un gringo podría hacerlo: en un casino de Las Vegas.

Anne en realidad se llama Hannelore Marx, hoy tiene 101 años. Emigró a Bélgica, estudió en Suiza y viajó a París, donde la contrataron para subtitular películas y traducirlas, pues ella es políglota.

Con Kirk concibió dos hijos, Peter y Eric, a los que crió con Michael y Joel, los que engendró Douglas con su primera esposa Diana Hill.

Tras su retiro del cine, Buydens se dedicó a obras filantrópicas para la recuperación de pacientes con cáncer de pecho, financió investigaciones sobre esa enfermedad y contribuyó con mucho dinero en la lucha contra el Alzheimer.

En esta fotografía, del 9 de diciembre del 2016, Kirk Douglas, su esposa Anne Douglas, junto a su Michael y Catherine Zeta-Jones, además de sus nietos Carys y Dylan. Fotografía: AP
En esta fotografía, del 9 de diciembre del 2016, Kirk Douglas, su esposa Anne Douglas, junto a su Michael y Catherine Zeta-Jones, además de sus nietos Carys y Dylan. Fotografía: AP

Un matrimonio feliz, aunque con altibajos y penumbras, fue el secreto de la longevidad de ambos; viejos centenarios que cada noche charlaban una hora.

Contra la opinión de los agoreros, Anne perdonó la infidelidades de su esposo y este nunca intentó ocultarle nada, porque era su alma gemela.

Cuando te hablen de amor…

Así soy. “Me llamó Kirk Douglas. Puede que no me conozcas. Si no…googleáme. Fui una estrella de cine. Soy el padre de Michael Douglas, el suegro de Catherine Zeta-Jones, el abuelo de dos niños. Sobreviví a la Segunda Guerra Mundial, a un accidente de helicóptero, a un derrame cerebral y a dos rodillas nuevas”.

El amor no acaba. “Me enamoré de una chica hermosísima, y décadas después sigo enamorado de ella”.

Palabras necias. “¿Te gustaría cenar con mis amigos en algún restaurante elegante?’ Y Anne dijo: ‘No, gracias, creo que me iré a casa a prepararme unos huevos revueltos’”.