Revista Dominical

Fotoensayo: Retratos íntimos del Parque Simón Bolívar

El zoológico y parque botánico llegó a los 105 años. Superó la pandemia y sigue recibiendo a ticos y extranjeros que llegan a apreciar la flora y fauna del país, representada en este pequeño terreno en el centro de la capital

“Para mí son como mis bebés”. Así describe Paula Álvarez Chavarría a los animales que todos los días atiende desde las 7 de la mañana, entre ellos el jaguar y la danta (aunque el primero es hembra y el segundo es macho). Ella y su hermana gemela, Mónica, son parte del personal encargado de cuidar a los “huéspedes” de las dos hectáreas de terreno, enclavado en el corazón de San José.

Aves, peces, reptiles, monos y otros mamíferos son parte de esa población de más de 300 ejemplares que, todos los días del año, incluyendo el Viernes Santo, atienden los empleados del zoológico. Así sucedió incluso durante la pandemia, pues aunque no hubo visitas de marzo a agosto del año pasado, los animales no dejaron de recibir la atención requerida.

Ubicado en Barrio Amón, a 500 metros al norte del parque Morazán, actualmente el Parque Simón Bolívar opera con el aforo al 100%, cumpliendo, eso sí, con todas las normas establecidas por el Ministerio de Salud. Recibe visitas de 8 a.m. a 3:30 p.m., pero los fines de semana y feriados el horario de ingreso es a partir de las 9 a.m. y hasta las 4:30 p.m.

A continuación, en imágenes, mostramos algunas escenas recurrentes y otras a las que no siempre se tiene acceso, pero que son necesarias para que el zoológico siga funcionando. Mejor dicho, actividades imprescindibles para que los animales se sientan bien y para que quienes llegan a verlos se lleven un buen recuerdo de su visita al lugar.