Revista Dominical

Carl Nassib y su ‘touchdown’ a la homofobia

El jugador de fútbol americano se convirtió en el primer profesional activo de dicho deporte en hacer pública su homosexualidad. Su equipo y la NFL lo respaldaron, mientras su camiseta empezaba a venderse como pan caliente.

Carl Nassib tiene 28 años y de ellos, 15 los ha sufrido en agonía por no poder hablar abiertamente de sus sentimientos, de su preferencia sexual. Carl Nassib se llenó de valor y le anotó un touchdown a la homofobia y transformó, además, a la Liga Nacional de Fútbol Americano de Estados Unidos (NFL, por sus siglas en inglés), en una vitrina en favor de la comunidad LGBTQ+.

Nassib, ala defensiva de los Raiders de Las Vegas, se convirtió hace unos días en el primer jugador de la popular liga de fútbol americano en aceptar públicamente su homosexualidad. Lo hizo el 21 de junio por medio de un video que publicó en su cuenta de Instagram.

El mensaje fue claro, sencillo y, por supuesto, liberador. “Solo quería tomar un momento para decir que soy gay (...) Llevo pensando en hacer esto durante un tiempo y finalmente me siento cómodo sacándome esto dentro de mí. Tengo la mejor vida, la mejor familia, los mejores amigos y el mejor trabajo que alguien como yo puede tener”, dijo en el video.

“Soy alguien que mantiene su vida en privado, así que espero que sepan que no hago esto para llamar la atención. Solo creo que la representación y la visibilidad son importantes (...) De hecho, espero que algún día videos como este y todo el proceso de salir del armario no sean necesarios, pero hasta entonces haré todo lo posible para cultivar una cultura de aceptación y compasión”, agregó el deportista.

La declaración abierta pronto sacudió las redes sociales con mensajes de apoyo al jugador y a la comunidad LGBTQ+, aunque por supuesto hubo quienes mostraron su rechazo al anuncio. En una columna publicada en el diario Los Angeles Times, el periodista Elzie Lee “LZ” Granderson publicó su opinión sobre el mensaje de Nassib y en su escrito reconoció que pese a la valentía del deportista, una actitud como esta no debería de ser la excepción a la regla y criticó a quienes mostraron su oposición al tema con mensajes como: “¿Y esto a quién le importa?”.

“Nassib es un hombre rico, blanco, cisgénero, pero eso no significa que salir del clóset sea fácil cuando se han introducido más de 250 proyectos de ley anti-LGBTQ+ en todo el país (Estados Unidos) (...) Pero la verdad es que decir ‘a quién le importa’ la revelación de Nassib en un año en el que se han presentado más de 250 proyectos de ley anti-LGBTQ+ en todo el país no es una afirmación, es un insulto”, escribió Granderson.

Justamente, en medio de la celebración del mes del orgullo gay, el anuncio de Nassib es una especie de reivindicación para la comunidad. Es un gran paso que un deportista de alto nivel hable abiertamente sobre su homosexualidad.

En apoyo a Nassib y como muestra de orgullo por su valor, tanto la NFL como los Raiders de Las Vegas publicaron mensajes respaldándolo.

“Estas son decisiones personales. Estamos en el 2021 y él es un Raider. Si él está feliz, yo soy feliz. Se necesita coraje. Pensé que habíamos llegado al punto en que esto no era una noticia destacada. No cambia mi opinión de él como hombre o como Raider”, dijo Mark Davis, propietario de los Raiders al medio local Las Vegas Review-Journal.

Por su parte, Roger Goodell, comisionado de la NFL, envió un comunicado de prensa en Twitter sumándose al reconocimiento. “La familia de la NFL está orgullosa de Carl por compartir hoy su verdad con valentía. La representación importa. Compartimos su esperanza de que algún día, pronto, declaraciones como la suya ya no sean de interés periodístico mientras marchamos hacia la igualdad total para la comunidad LGBTQ+”.

El anuncio, Nassib lo acompañó con una muestra de solidaridad y empatía: el jugador comentó que donará $100.000 (casi ¢62 millones de colones) al Proyecto Trevor, una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace más de 23 años en la prevención del suicidio en personas jóvenes.

De acuerdo con Los Angeles Times, un estudio del Proyecto Trevor confirmó que en Estados Unidos el 40% de los jóvenes LGBTQ+ consideran seriamente el suicidio.

“El hecho de que Carl salga del armario no acaba con toda la discriminación, pero ayuda a los jóvenes a poder soñar de una manera diferente, para poder ver posibilidades que antes pensaban que estaban fuera de sus límites”, dijo Amit Paley, director ejecutivo del Proyecto Trevor, a The New York Times.

Siguiendo la línea, un día después de que Nassib anunció el donativo, la NFL hizo lo mismo. De acuerdo con el diario El País de España, la liga confirmó que realizaría una donación similar a la que hizo el jugador al Proyecto Trevor como un gesto de compromiso con la diversidad.

Nassib ha impactado al mundo y al deporte en general. El País afirma que sorprende que, pese a la gran cantidad de mensajes de apoyo que ha recibido el jugador, él sea el primer futbolista activo en reconocer esta preferencia sexual.

“Es sorprendente que Nassib sea el primero en salir del armario en una liga que cumplió un siglo, en uno de los deportes más populares de Estados Unidos. La MLS del fútbol y la NBA del baloncesto, en cambio, ya han tenido deportistas que han dicho públicamente que eran gais”, explicó el diario español.

Según esta información ya hubo antecedentes en el fútbol americano, pero no en jugadores activos. Un ejemplo de ello es el caso de Michael Sam, jugador del equipo de Missouri quien salió del armario poco antes de ser elegido por los Rams de Los Ángeles, pero nunca jugó ningún partido de la temporada regular.

Un doctor frustrado

Nassib está pronto a iniciar su sexta temporada como jugador de la NFL.

En sus inicios fue formado en el equipo la universidad pública Penn State, en Pennsylvania. Después de su paso por el fútbol universitario, el deportista ha jugado para los equipos Cleveland Browns, los Tampa Bay Buccaneers y los Raiders (Las Vegas).

Nassib se crió en un hogar de deportistas. Es hijo de Mary Fischer y Gilbert Nassib; la madre fue jugadora de voleibol, el padre jugó fútbol americano en la Universidad de Delaware. Tiene cuatro hermanos: Ryan, el mayor, también jugó en la Universidad de Syracuse y fue marsical de campo en la NFL, y John, uno de los menores, también se dedicó al fútbol americano.

Aunque su familia fue pieza fundamental para que Carl se decantara por el deporte, su gran sueño era convertirse en médico pediátrico. Así lo confirmó una amplia biografía que publicó el periódico The New York Times.

El deportista estudió biología en la universidad y tenía todas las intensiones de continuar su carrera en medicina. Según el periódico, el propio Carl pensó que dejaría huella en ese campo, mas no en el deportivo. “Pensé que dirigiría un hospital y sería el cirujano en jefe”, djio el entrenador Kevin Pellegrini, quien trabajó con Nassib en la escuela preparatoria Malvern, de Filadelfia.

“No tenía mi mente puesta en eso (el fútbol). Mi papá y mi hermano mayor lo hicieron. Dijeron que al menos debería intentarlo. Desde el principio tuvieron más fe en mí que yo mismo”, reconoció el jugador en una entrevista con The Philadelphia Inquirer.

Los sueños de Nassib por convertirse en doctor siempre estuvieron presentes en su vida. Incluso cuando comenzó su carrera como futbolista profesional, el jugador constantemente se cuestionaba si estaba tomando el camino correcto, explicó el Times.

Sumado a esta duda estaba la contextura de Nassib durante sus primeros años de universidad. Según reconoció tenía cuerpo para ser un jugador de baloncesto, mas no de fútbol americano; sin embargo, puso todo su empeño y con ejercicios y trabajo extra de gimnasio logró un cuerpo más fornido para dar la pelea y lograr la titularidad en su equipo universitario.

Al final la decisión de jugar al fútbol fue buena para él, no solo por sus logros deportivos, sino porque ha podido acercarse y ser parte de diferentes organizaciones de bien social. Así lo recordó en la entrevista con The Philadelphia Inquirer y que replica el Times.

Una vez almorzó con una madre y su hija que tenía síndrome de Down y era fan de él. La reacción de asombro y agradecimiento de la niña lo inspiró a usar su posición de “famoso” para buscar opciones de ayudar a los demás, recordó su madre.

“Hubo momentos que me hicieron darme cuenta de que esto viene con muchas oportunidades para impactar a las personas. Eso es lo que me hizo sentir como, ‘Sí, estoy en el camino correcto’”, explicó el jugador.

Tanto Mary como su hijo se han acercado a la responsabilidad social. En el 2015 ambos viajaron a Houston, Texas, para que el futbolista recibiera un premio y aprovecharon la visita para ir a un hospital infantil. La reacción de padres y niños al ver al deportista llegar a las salas de atención inspiraron a la madre de Nassib a crear una organización llamada Sow Good Now, que involucra a los atletas en la filantropía, el servicio comunitario y la conciencia social, informo el Times.

Más ejemplos

La declaración de Nassib no ha sido la única que ha involucrado a un deportista de primera línea en el tema de la igualdad para la comunidad LGBTQ+.

Otros deportistas han llamado la atención para luchar contra la homofobia desde sus trincheras, aceptando públicamente su orientación sexual.

En el 2008, por ejemplo, Gareth Thomas, jugador de rugby del Reino Unido, hizo pública su homosexualidad. El jugador estuvo casado durante cuatro años con la que fue su novia de la infancia y durante el proceso de divorcio hizo el anuncio. “Temía que el mundo me diera la espalda. Todo este tormento casi me lleva al suicidio”, había dicho, según El País.

Lo mismo hizo el inglés Justin Fashanu, en 1990. Lamentablemente la historia del futbolista que jugó con equipos como Southampton, Manchester City y West Ham United no terminó nada bien, ya que un mes después de haberle concedido una entrevista exclusiva al diario The Sun en la que hablaba de su homosexualidad, se suicidó.

Se dice que la fatal decisión que tomó Fashanu se debió a una denuncia por abuso sexual en contra de un menor de edad y que por su condición de gay y hombre negro, el futbolista tenía miedo de afrontar el juicio en su contra.

La tenista checa Martina Navratilova ganó 18 Grand Slam y fue considerada una de las mejores deportistas de la historia de esa disciplina, pero esperó hasta obtener su nacionalidad estadounidense para anunciar su homosexualidad. La deportista contó que hasta los 18 años no fue consciente de su atracción hacia las mujeres.

El boxeador puertorriqueño Orlando Cruz se convirtió en el primer pugilista activo en salir del armario. “He luchado durante 24 años y quiero ser fiel a mí mismo. Quiero ser el mejor ejemplo para los jóvenes que se quieran dedicar al boxeo”, había dicho en el 2012.

El caso de Bruce Jenner (ahora Caitlyn Jenner) sacudió no solo al mundo del deporte, sino también al de la farándula. Jenner había ganado la medalla de oro en decatlón en los Juegos Olímpicos de Montreal (1976), y años más tarde y siendo famoso por haberse casado con Kris Jenner (la matriarca de la famosa familia Kardashian) declaró que siempre se había sentido mujer.

Es padre de Kendall y Kylie Jenner y el padrastro de las hermanas Kim, Kourtney y Khloé y de Rob Kardashian. En el 2015 protagonizó la portada de la revista Vanity Fair en la cual se presentó como Caitlyn Jenner y empezó su proceso de cambio.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.