Padre e hijo lograron sellar el boleto a octavos de final de un Mundial. Alexandre en Italia 90 y ahora Celso Borges

 20 junio, 2014
Alexandre Guimaraes jugó ante Checoslovaquia en Italia 90, Paulo Wanchope anota y le pasa a la par a Edmilson de Brasil en Japón y Corea 2002 y Gilberto Martínez salta sobre Bastian Schweinsteiger de Alemania en 2006. | ARCH.
Alexandre Guimaraes jugó ante Checoslovaquia en Italia 90, Paulo Wanchope anota y le pasa a la par a Edmilson de Brasil en Japón y Corea 2002 y Gilberto Martínez salta sobre Bastian Schweinsteiger de Alemania en 2006. | ARCH.

Redacción

Celso Borges en el encuentro de la Selección Nacional ante Italia.
Celso Borges en el encuentro de la Selección Nacional ante Italia.

La alegría de avanzar a octavos de final es algo que se vive en familia tanto para Alexandre Guimaraes como para su hijo, Celso.

Guimaraes consiguió avanzar a la siguiente ronda como jugador en la cita mundialista de Italia 90'; 24 años después lo consiguió su hijo.

El técnico Jorge Luis Pinto manifestó que Celso trae en la sangre el estilo futbolístico de su padre.

"La sangre brasileña está en esa familia. Es un gran hombre y un gran jugador, merece reconocimiento", dijo Pinto en rueda de prensa.

Alexandre Guimaraes también asistió a dos a dos mundiales como técnico: Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.

Costa Rica venció a Italia y consiguió este viernes su pase a los octavos de final en la Copa del Mundo Brasil 2014.