Selección Nacional

Sobornos por fogueos de selecciones se dieron durante seis años

Justicia de Estados Unidos revela que pagos por amistosos fueron entre 2009 y 2015

El esquema de sobornos que se aplicó para pactar juegos amistosos y en el que estuvo involucrado el expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li se desarrolló en un periodo de seis años.

Así lo detalla el informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre el llamado FIFAGate , escándalo de corrupción que destapó las anomalías cometidas, entre otros, por dirigentes de las áreas de Concacaf y Conmebol.

Según el oficio, del que La Nación tiene copia, un empresario de mercadeo deportivo llamado Fabio Tordin y otro, a quien las autoridades estadounidenses denominaron “co-conspirador #6”, operaron una empresa para organizar y promover fogueos que involucraban a las selecciones masculinas de Costa Rica, El Salvador, Guatemala y otras asociaciones miembros de FIFA.

LEA: Eduardo Li acepta que recibió $668.000 indebidamente y le pide perdón a Costa Rica

Según el documento, con el fin de obtener el visto bueno de dichas federaciones para participar en dichos cotejos amistosos, Tordin y el “co-conspirador #6” aceptaron pagar, y pagaron, sobornos a miembros actuales y anteriores que ocupaban altos mandos en los entes citados, incluyendo al tico, Eduardo Li, al salvadoreño Reynaldo Vásquez y al chapín Brayan Jiménez.

“Los partidos normalmente se jugaban en estadios en los Estados Unidos”, añade la publicación que explica la forma de pago habitualmente utilizada.

“Estos sobornos fueron pagados en efectivo en EE. UU. En otras ocasiones, se realizó una transferencia a través de cuentas bancarias en los Estados Unidos para bancos fuera de este país”, reza la nota.

Entre 2009 y 2015, la Sele jugó un total de 51 juegos amistosos, de los cuales ocho se realizaron en territorio estadounidense.

La Mayor se enfrentó a Jamaica (0-0, en Fort Laudardale), a EE. UU. (1-0, en Carson, California, Corea del Sur (0-1, en Los Ángeles). Además se midió a Japón (1-3, en Tampa), Irlanda (2-2, en Filadelfia), México (2-2, en Orlando), Brasil (0-1, Nueva Jersey) y de nuevo ante EE. UU. (1-0, en Nueva Jersey).

LEA: Eduardo Li confesó haberse apropiado de $90.000 dados por FIFA para Mundial Femenino Sub-17 2014

En el informe del FIFAGate no se describe puntualmente si alguno de los duelos citados estuvo marcado por el pago de dádivas. Sin embargo, el propio Li en la declaración de culpabilidad que dio el viernes pasado, admitió su participación.

“Una persona que vivía en Florida (...) me pagó sobornos para que Costa Rica jugara amistosos que él organizó. Acepté decenas de miles de dólares de esta persona para autorizar estos amistosos”, expresó el exdirigente nacional ante la jueza Pamela Chen, en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

Ese mismo día, Li admitió el pago de sobornos para ceder los derechos de transmisión y mercadeo de los partidos eliminatorios para el Mundial Catar 2022.

“Yo acepté recibir un soborno por $500.000 (¢280 millones) y de hecho recibí $300.000 (¢168 millones) por este contrato”, dijo el costarricense.

LEA: Eduardo Li usó facturas falsas para apropiarse de $90.000 del Mundial Femenino

Millonaria gira. Según la Justicia de EE. UU., los amistosos que Costa Rica jugó en Asia, después del Mundial Brasil 2014, le depararon a Eduardo Li un total de $40.000 (¢22,4 millones al tipo de cambio actual).

La Tricolor tuvo un fogueo en Omán, el 10 de octubre (ganó 3-4) y cuatro días después venció a Corea del Sur (1-3) en Seúl.

El “co-conspirador #6” le depositó a Li un primer pago el 20 de octubre por el 50% del total y el restante rubro lo canceló el 28 de noviembre del mismo año. Ambas veces, mediante transferencias vía bancos en Nueva York, Florida y Panamá.

El “co-conspirador #6”, de quien las autoridades no revelan la identidad, lo describen como un empleado de la empresa Traffic (dueña de los derechos de transmisión de juegos de la Sele) y residente en el sur de Florida.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.