Fanny Tayver Marín. 30 marzo
El capitán de la Selección, Bryan Ruiz domina el balón ante el acecho del mexicano Erick Gutiérrez. Fotografía: Facebook Selección de México.
El capitán de la Selección, Bryan Ruiz domina el balón ante el acecho del mexicano Erick Gutiérrez. Fotografía: Facebook Selección de México.

Anotar y ganar son los términos que siguen subrayados y están escritos en mayúscula en la lista de pendientes urgentes de la Selección Nacional.

Ninguna de esas dos misiones se consiguieron en esta gira por Europa, pero de los puntos positivos que dejaron los amistosos contra Bosnia y Herzegovina en Zenica y ante México en Austria fue ver a dos de los héroes del 2014 levantar la mano de nuevo en la Selección Nacional, junto a Keylor Navas que es punto y aparte.

Quien sacó mejor nota fue Joel Campbell, al mostrar ese juego atrevido y persistente, de encarar cuando es necesario y de generar peligro constante.

“Creo que estamos agarrando la idea del profe, la verdad que defensivamente jugamos bien. No concebimos muchas ocasiones de gol y creo que estamos creciendo para lo que viene, que es muy importante para el país, para el equipo y estoy muy confiado del equipo que tenemos, de cuerpo técnico. Creo que vamos a lograr grandes cosas todos juntos y unidos”, mencionó Campbell en declaraciones recopiladas por la oficina de prensa de la Federación Costarricense de Fútbol.

Lo mostrado por Joel en estos amistosos son las características que siempre ha tenido, pero pareciera que la exigencia en la que se desenvuelve en la Liga MX le ha ayudado.

Y hoy es algo de que lo que se beneficia la Tricolor.

“La verdad que estoy en una edad muy bonita, donde me siento un jugador pleno, con experiencia. Gracias a Dios siempre he sido regular en la Selección, ya son diez años estando en la Selección, estoy muy contento y trato de aportar lo más que pueda al equipo”, señaló.

Otro hombre que no pasó desapercibido fue el capitán, Bryan Ruiz.

Después de casi dos años, el mediocampista volvió a la Selección. Su regreso hizo ver que es una pieza necesaria no solo para aportar liderazgo y manejo de grupo, sino también porque es un jugador distinto, que genera juego, tiene brillo y que sí es importante para las competencias que se avecinan.

Conclusiones. Según Joel Campbell, fue un buen fogueo tanto para Costa Rica como para México.

“Lastimosamente no sacamos el resultado que queríamos. Pienso que México tuvo sus chances de anotar, nosotros también y al final una pequeña desconcentración le permitió a México anotar. Creo que demostramos que se puede, que podemos. El partido importante es el de junio, la semifinal de la Copa de Naciones y todo lo que viene”, expresó Campbell.

Según él, no todo fue malo, a como tampoco todo fue bueno.

“Hay mucho que mejorar claramente, cuando se pierde no se puede decir que todo está bien, pero creo que hay que sacar conclusiones muy buenas. También hay que agarrar las cosas malas para corregirlas, creo que tenemos que mejorar un poco en la parte ofensiva, que necesitamos meter gol para ganar los partidos. Creo que el equipo mostró sacrificio, temple, personalidad y el partido de junio es el que tenemos que ganar sí o sí”, argumentó.

Por su parte, el lateral izquierdo Bryan Oviedo concuerda con Joel en que esta gira fue provechosa.

“No cumplimos con lo que queríamos, que era ganar los dos partidos. Creo que ante México jugamos bastante bien, fue un partido parejo, que incluso creo que tuvimos las opciones más claras, pero así es el fútbol. Tenemos que seguir trabajando, no podemos bajar los brazos. Son partidos de preparación y tenemos que seguir adelante”, citó Oviedo.

Indicó que el primer tiempo fue más inclinado hacia México, con mayor posesión de balón.

“En el segundo tiempo tuvimos más la pelota, pudimos manejar o controlar más el partido. Tuvimos dos buenas opciones para marcar gol. Desgraciadamente no se nos dio y ellos con un gol que tuvieron un poco de suerte y al final nos ganan un partido que estuvo muy parejo y que la tuvimos para ganar”.

Oviedo también cree que la Sele necesita un poco más de calma para conseguir esos goles que tanta falta hacen.