Juan Diego Villarreal. 18 junio
José Araya disputó en enero pasado el mundial de rali virtual, en Birmingham, Inglaterra, donde ocupó el quinto lugar del campeonato. Cortesía
José Araya disputó en enero pasado el mundial de rali virtual, en Birmingham, Inglaterra, donde ocupó el quinto lugar del campeonato. Cortesía

José Araya empezó jugando con su control hace cuatro años, como tantos adolescentes, sin imaginarse que su pericia le permitirían competir en dos campeonatos mundiales y hoy en día ser uno de los animadores de NACAM Virtual Championship, donde suma dos victorias y un tercer lugar.

Con 20 años de edad, aquello que empezó como un simple juego lo llevó hasta Birmingham, Inglaterra, donde este año terminó en el quinto lugar del Mundial de Rali virtual, defendiendo los colores de un equipo francés y hoy en día, es ficha de la novedosa ‘escudería’ costarricense Virtual Motors Eport.

“Empecé jugando con un control en 2016, pero poco a poco me fui entusiasmando. Me compré un volante de $170 y aprendí las técnicas de manejo del rali por medio de youtube. En 2018 clasifiqué a los cuartos de final de mi primer mundial de rali virtual, entre 36.000 conductores y avancé hasta semifinal. En enero de este año volví a participar y logré el quinto puesto, en el evento realizado en Inglaterra”, dijo Araya.

El joven, quien estudia la carrera de terapia de biomagnetismo, comentó que nunca ha estado al frente de un automóvil de competencia de rali, sin embargo, cree que las sensaciones de manejo son casi iguales en el simulador a conducir en un evento real.

“La carrera de biomagnetismo busca diagnosticar cualquier tipo de trastorno físico o mental, mediante el magnetismo en el cuerpo. Es una carrera nueva y no tiene que ver nada con los autos por supuesto. Aprendí las técnicas de manejo de rali para ser más rápido y me di cuenta que se debe aplicar la misma técnica en la vida real, que en un simulador, y eso hace que uno mejoré día con día”, explicó Araya.

José Araya (derecha) compartió con diferentes figuras del automovilismo, durante el Mundial de Birmingham, Inglaterra. Cortesía
José Araya (derecha) compartió con diferentes figuras del automovilismo, durante el Mundial de Birmingham, Inglaterra. Cortesía

Emoción desde casa. Este año, José incursionó en el Rally NACAM Virtual que se corre por primera vez y es impulsado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

En el mismo compiten cerca de 40 ralistas profesionales como el mexicano Benito Guerra y el noruego Petter Solberg. Después de cuatro carreras el nacional ha triunfado en dos, logró un tercer puesto y en la cuarta no pudo concluir a tiempo el evento.

Los últimos cuatro domingos, José Araya, se sentó en su simulador en su casa y esperó la señal de partida para conducir por diferentes escenarios, cubriendo las 12 etapas del rali y con su habilidad tratando de concluirlo en el menor tiempo posible, durante las dos horas que dura el evento.

“Ganamos el rali de Finlandia, fui tercero en el de Grecia y el domingo anterior quedé primero en Alemania. En el de Montecarlo también me ubiqué primero, pero por situaciones técnicas quedé fuera de tiempo y no pude puntuar. Sin embargo, estamos en el cuarto puesto y en la pelea por el liderato, manifestó Araya.

El joven piloto explicó que el formato del NACAM le permite ser competitivo, pues da a conocer el recorrido del rali 5 minutos antes de que se inicie la competencia y eso equipara a los conductores.

“Los profesionales cuando conocen el recorrido lo entrenan hasta en 50 ocasiones y prácticamente se lo aprenden de memoria. Por motivos de estudio y compromisos con mi equipo Virtual Motors yo entreno solo tres veces a la semana. Es por eso que el formato es imparcial y ayuda a la competencia y nos da oportunidad a todos de mostrar nuestro talento”, acotó Araya.

Al igual que los profesionales, el conductor costarricense sueña con vivir de las carreras, pero de momento la apuesta de integrarse con un equipo nacional no le da ningún beneficio monetario.

“Queremos posicionar a Virtual Motors en los eventos internacionales. En el equipo francés corrí porque era una gran oportunidad para mí, pero en Costa Roca deseamos desarrollar un proyecto serio. Ellos me ayudan con el volante y el simulador y otros beneficios. Confiamos en posicionarlo a nivel mundial”, sentenció Araya.