Fanny Tayver Marín. 12 septiembre, 2020
Jossimar Méndez contabiliza 352 minutos con el Santos de Guápiles. Fotografía: Prensa Santos
Jossimar Méndez contabiliza 352 minutos con el Santos de Guápiles. Fotografía: Prensa Santos

Aunque los jugadores de experiencia están de moda y son quienes tienen encima el peso de los reflectores, los jóvenes poco a poco se abren espacio.

En lo que va del Apertura 2020, la Unafut reporta que 22 jugadores Sub-20 han sumado minutos, en un torneo en el que aún los equipos no están obligados a usarlos para evitar la pérdida de puntos.

De ellos, quienes más han jugado hasta el momento son Alexánder Jiménez Santos (410 minutos con Santos); Jorkaeff Azofeifa (380 minutos, Limón), Jossimar Méndez (352 minutos, Santos), Derrickson Quirós (241 minutos, Limón), Darry Araya (205 minutos, Limón), Daniel Chacón (173 minutos, Cartaginés) y Jurguens Montenegro (156 minutos, Alajuelense).

También registran participación Jordy Hernández (92 minutos, Herediano); Gustavo Méndez y Arley Sandí (90 minutos, Jicaral), Carlos Mora (66 minutos, Alajuelense), Geiner Castillo (64 minutos, Pérez Zeledón), Axel Amador (52 minutos, Pérez Zeledón), Anderson Barboza (35 minutos, Pérez Zeledón), Rachid Chirino (33 minutos, San Carlos), Roan Wilson (24 minutos, Limón) y Royner Rojas (19 minutos, Guadalupe).

Además, Brandon Aguilera (11 minutos, Alajuelense), Jostin Tellería (10 minutos, Saprissa), Jedwin Lester Arroyo (7 minutos, Saprissa) y jugaron un minuto con los morados Douglas Sequeira y Warren Madrigal.

Son bastantes jóvenes los que han jugado hasta el momento, algo que quizás no se note tanto, hasta que se le echa un vistazo a esos datos.

Empero, quien sí lo tiene muy presente es el seleccionador Sub-20, Vladimir Quesada, quien semanalmente llama jugadores a los microciclos desde el momento en el que se dio la autorización para que las selecciones nacionales volvieran a las prácticas.

Aún no está definida la fecha para la competencia, pero está pendiente esa eliminatoria para el Mundial Juvenil del próximo año en Indonesia.

“El grupo está abierto y se abre cada vez más en lugar de cerrarse en este momento, se cerrará cuando estemos probablemente a un mes de enfrentar el clasificatorio, pero en este momento y con la asistencia nuestra a los juegos de Primera y Segunda División, donde vamos encontrando jugadores 2001, 2002 y hasta podría ser algún 2003 de muy buen nivel”, expresó Quesada.

Contó que semana a semana toma apuntes y que se lleva una muy grata sorpresa.

“Estos jugadores que tal vez no conocíamos, algunos de ellos, o muchos que no conocíamos o que conocíamos, pero no sabíamos que tenían la edad apta para ser parte de esta selección serán convocados y así que ninguno baje los brazos, que sean sujetos de cambio y no den por sentado que tienen un lugar asegurado y que los que no han sido convocados que no se desesperen, que van a ser vistos y van a ser convocados para que se puedan mostrar”, indicó.

Por eso es común ver caras diferentes en esos microciclos de la Sub-20.

“Independientemente de que se hayan variado los jugadores, que la cantidad y la calidad de los jugadores que estamos viendo, nos da esa oportunidad de estarlos variando y se hace por algo estratégico. Hay jugadores que están en la Primera División y en la Liga de Ascenso y que están compitiendo a mitad de semana y no podemos tocarlos, porque para nosotros es importante que compitan, que compitan por un puesto en el once titular o por un puesto en la suplencia, que para nosotros es importante todos los minutos que ellos ganen”, explicó.

Eso, porque a raíz de la pandemia resulta muy complejo que haya fogueos para la Selección Juvenil.

“Para nosotros es importante que ellos compitan en sus equipos, que ganen minutos, ese roce en los entrenamientos y en los partidos, con los jugadores que ya tienen una basta carrera en la Primera División, eso es importante para nosotros para que cuando sean convocados a los diferentes microciclos y cuando se dé la oficialidad del clasificatorio, ellos vengan a poner esa experiencia al servicio del seleccionado nacional U-20”.

Contó que en las sesiones se trabajan aspectos introductorios y de fondo del modelo de juego para el parado dentro de la cancha: zonas de presión, qué hacer cuando se pierde o se tiene la pelota.

“Lo debemos hacer, porque tenemos muy buenas individualidades, tenemos una buena generación U-20 como hace tiempo yo no había visto. Quizás yo no estaba inmerso en los trabajos de las selecciones nacionales, pero tengo mucho tiempo de no ver una gran cantidad de jugadores con tanta calidad como los que he estado observando en los partidos presencialmente, porque me toca, es mi trabajo ir a los partidos de Primera y Segunda”, relató Quesada.

Además, indicó: “Para mí es una gran satisfacción y me hace poner los pies en el suelo y entender la realidad, que tenemos una gran responsabilidad, porque tenemos una gran generación de jugadores que Dios primero nos dé esa oportunidad. La idea de nosotros es alcanzar el primer lugar del clasificatorio, porque no pensamos en otra cosa y hemos trabajado eso mentalmente con ellos, lo hemos hablado. No es ver cómo nos metemos en uno de los primeros cuatro lugares, no, la idea de nosotros es apuntarle al primer lugar”.