Fanny Tayver Marín. 18 mayo
Luis Marín fue una apuesta segura de San Carlos y le deparó su primer título. Fotografía: José Cordero
Luis Marín fue una apuesta segura de San Carlos y le deparó su primer título. Fotografía: José Cordero

La euforia de Luis Marín y todo San Carlos cuando se convirtieron en los nuevos campeones nacionales tuvo una réplica en Concepción de Tres Ríos, en la casa de don Francisco Marín y doña Elizabeth Murillo.

Ellos vivían un momento especial, porque el mayor de sus nueve hijos acababa de obtener su primer título como entrenador. Aunque pudieron haber ido al Estadio Carlos Ugalde, optaron por ver el desenlace en su casa.

“Teníamos un ensayo para cantar en una misa de primera comunión y todos llegaron temprano para ver el juego. Yo creía que iba a ser más fácil, pero como fue tan tensa la serie, fue emocionante, y se acabó con lo que Luis quería, que no hubiese final contra Saprissa”, expresó el papá del estratega de los norteños.

A través de los años, ha vivido muchas emociones con el excapitán de la Selección, pero verlo triunfar en el banquillo es algo que para don Francisco no tiene precio.

"Las finales y las eliminatorias uno las vivía con tensión, pero este miércoles fue una nueva experiencia como entrenador, porque él se está estrenando”.

Cuando se acabó el partido en Ciudad Quesada, los gritos, los aplausos y los brincos aparecieron de forma automática en su casa, al tiempo que él caía en cuenta de que tenía razón en ser uno de los primeros en decirle a su hijo que le había llegado su momento.

Luis Marín asumió la dirección técnica de San Carlos quince días antes de que iniciara el torneo. Fotografía: José Cordero
Luis Marín asumió la dirección técnica de San Carlos quince días antes de que iniciara el torneo. Fotografía: José Cordero

“A Luis yo le dije en una ocasión: ‘Ya es tiempo de que usted sea el responsable de un equipo y sea el que tome las decisiones, si le va bien o mal, pues veremos’. Y así pasó. Él se venía preparando, pero en la Federación hubo cambios y el hombre quedó libre. No le salía nada, pero en eso le salió la oportunidad de ir a San Carlos como entrenador y la tomó”, recordó.

Don Francisco cuenta que el fútbol le cambia la vida a una persona, porque aunque asegura que Luis sigue siendo el mismo de siempre, “ahora como entrenador es más difícil verlo”.

“Él vive en Santa Bárbara y nosotros siempre vivimos en Concepción, pero se aprovecha cualquier cumpleaños de un nieto, un sobrino o así, para reunirnos los que podamos y para él es una felicidad eso, pero ahora, aunque parezca mentira, al ser técnico se complicó más el que él pueda estar presente”.

Pero a la vez, sabe que eso es parte de los sacrificios que su primogénito hace para desenvolverse en la profesión que escogió.

“Luis ama lo que hace, entonces yo pienso que se pueden esperar muchas cosas de él. Hay que ir poco a poco, yo sé que muchos dicen que se venga para la Liga, que quieren ya eso, pero mi pensamiento es que tiene que ser agradecido, primero con Dios y luego con la gente de San Carlos que le dio esta oportunidad de abrirse camino”.

Y agregó: “Yo quiero que siga preparándose y trabaje en lo que le gusta y Dios dirá. A mí me gustaría que pase, que llegue a dirigir a Liga Deportiva Alajuelense, a cualquier equipo, o a la Selección a futuro, ¿por qué no? No sé si parará, él tiene bastante recorrido, pero nunca se termina de aprender”.

Una de sus filosofías es que a las buenas personas siempre les va bien.

“No es fácil, nada es tan sencillo, hay piedras, pero hay que luchar, esforzarse, perseverar, pero yo pienso que tienen que venir mejores momentos para él, si no iguales, mejores. Le ha ido súperbien, pero es que eso depende de tanto, no es solo que sea Luis, está todo el equipo, nadie solo puede hacer nada”.

Entre risas, don Francisco cuenta que ahora sufre por Alajuelense y por San Carlos.

“Nosotros somos liguistas, somos de San Ramón de Alajuela y Luis fue a parar a la Liga. Con mi hijo menor, Esteban, ha sido más difícil para él por las lesiones, pero por supuesto que yo creo que a Luis le gustaría algún día dirigir a Alajuelense y la verdad es que a nosotros también”.

Reveló que antes de asumir a los Toros del Norte, un día conversó un ratico con Luis y él le comentó que los rojinegros le habían hablado de que llegara como asistente.

“Yo le dije que mejor esperara su oportunidad y le llegó más rápido de lo que pensamos. Creo que no debería ser ahora, tiene que seguir preparándose, dirigiendo, y la verdad espero que él siga un tiempo más en San Carlos”.

Don Francisco dice que él es uno de los manudos que tiene varios años de esperar el título 30, pero que ahora ya volvió a celebrar, por sentirse campeón con San Carlos, al apoyar a su hijo esté donde esté.

“Aquí la gente me vacila porque como la Liga ha estado tan mal, tan difícil todo y le ha costado tanto. Sinceramente en toda mi vida no había visto esto, que a Alajuelense no le salga nada, que lucha por aquí, que lucha por allá, que cambian de entrenador, que contratan futbolistas y que en este último torneo se presentara ese montón de lesionados”, acotó.