Juan Diego Villarreal. 16 mayo
Randy Chirino (centro) en el torneo apenas jugó seis partidos y 319 minutos. En la acción es marcado por los sancarleños Rudy Dawson y Marvin Obando, en un partido del Torneo de Apertura 2018. Fotografías: Diana Mendez
Randy Chirino (centro) en el torneo apenas jugó seis partidos y 319 minutos. En la acción es marcado por los sancarleños Rudy Dawson y Marvin Obando, en un partido del Torneo de Apertura 2018. Fotografías: Diana Mendez

Carlos Chirino, padre del delantero del Saprissa Randy Chirino, y de Rashid, quien campeonizó este miércoles con San Carlos, aseguró que en el cuadro morado hay ‘vacas sagradas’ y que por esa razón su hijo de 23 años no juega.

El padre de los Chirino reaccionó molesto, indicó que Randy no ha tenido oportunidad y no ha sido acuerpado por los jugadores de mayor experiencia, así como por la dirigencia. Es por ello que afirmó que le buscará equipo para la próxima temporada.

“En el Saprissa hay ‘vacas sagradas’. Jugadores intocables como el hondureño Jerry Bengston en su momento. Él era una ‘vaca sagrada’ y tenía que jugar, un delantero que terminó jugando como lateral derecho. Por eso a Randy le ha costado tanto en el Saprissa”, sentenció el progenitor en declaraciones a radio Columbia.

El papá afirmó que Randy estuvo jugando en Europa a la edad de su hermano menor Rachid (18 años); sin embargo, nunca tuvo una oportunidad real o la continuidad en el primer equipo morado, como pasó con otros jóvenes valores que tuvieron que marcharse.

"Si a Rachid lo mando en este momento al Saprissa le va a pasar lo mismo. En el Saprissa un joven no es valorado. Le pueden preguntar a Jimmy Marín, a Keysher Fuller o Allan Cruz, a quienes los vi llorar en Saprissa, grandes jugadores que hoy no están en el cuadro morado. ¿Por qué no están en Saprissa? Son la base de la Selección. Imagínese, Saprissa tendría un equipazo, pero qué es lo que pasa: es que allí están las vacas sagradas”, reiteró Carlos Chirino.

El progenitor indicó que la situación que vive su hijo en el cuadro tibaseño no es culpa del actual entrenador Wálter Paté Centeno, porque a su criterio, él simplemente heredó un grupo. En el Torneo de Clausura, Randy apenas jugó seis partidos para 319 minutos, mientras Rachid actuó en 13 para 594 minutos.

“De Wálter Centeno se podrá hablar de ahora en adelante, porque él pidió chance para armar su equipo. Búsqueme en cinco meses y hablamos de Wálter Centeno. No tengo nada de que hablar en contra de Wálter Centeno, porque él le abrió las puertas a Randy en Grecia. Mi molestia es que en Saprissa no le dieron una oportunidad de préstamo en tres años y medio”, afirmó Chirino padre.

El sancarleño manifestó que en Saprissa no trabajan las fuerzas básicas, no les dan oportunidad a sus jóvenes, ni reciben el apoyo de los futbolistas más experimentados.

“Le agradezco muchas cosas a don Carlos Watson y Paulo Wanchope, pero en el Saprissa se me ‘pasearon’ en el muchacho. A Randy lo vi crecer, sé de lo que es capaz, fue seleccionado Sub 20, Sub 23 e incluso con Jorge Luis Pinto en la Mayor; él tiene condiciones, pero no fue acuerpado con los hombres de experiencia en el Saprissa; por el contrario, a Rachid (en San Carlos), jugadores como Álvaro Saborío, Carlos Acosta y Marvin Obando lo han aconsejado mucho", dijo Chirino.