Juan Diego Villarreal. 2 octubre
Jimmy Butler (22) del Heat disputa el balón con LeBron James y Dwight Howard (derecha), en el duelo que los angelinos ganaron 124-114. AFP
Jimmy Butler (22) del Heat disputa el balón con LeBron James y Dwight Howard (derecha), en el duelo que los angelinos ganaron 124-114. AFP

Con una contundencia implacable y un dominio total en los rebotes ofensivos, los Lakers de Los Ángeles derrotaron a los Heat de Miami 124 y 114, logrando su segunda victoria en la final de la NBA.

LeBron James nunca estuvo con una ventaja de 2-0 en las 10 finales que disputó, tanto con el Heat, como con los Cavaliers de Cleveland, por lo que la estrella del equipo angelino están en inmejorables condiciones para buscar su cuarto anillo de campeón.

Precisamente James con 33 unidades, nueve asistencias y nueve rebotes, junto a Anthony Davis con 32, se combinaron con 65 puntos para liderar la ofensiva angelina, que lució enorme ante un disminuido cuadro de Miami que dio pelea, pero le faltó creer en sus cualidades.

Con las ausencias por lesión del esloveno Goran Dragic y Bam Adebayo, el Heat perdió a sus mejores anotadores de la temporada, lo que disminuyó al quinteto de Miami, que tuvo como mejor arma su efectividad en los tiros libres, 30 de 33 intentos y en los rompimientos del veterano Jimmy Butler quien contribuyó con 25 tantos.

Los Lakers dominaron con facilidad la primera parte del compromiso con una ventaja de 14 puntos (68-54) gracias a la efectividad de sus estrellas Davis y James. Sin embargo en el tercer cuarto ambos conjuntos, en un alarde de poder anotador, terminaron con un 103-93, siempre a favor de los Lakers, pero con el parcial de 39 - 35 a favor de Miami.

El entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, desde el 2008 cuando tomó el mando de Miami nunca había perdido dos partidos seguidos en postemporada, hasta este viernes cuando vio cómo los Lakers lucieron mucho más fuertes en la sede de la “burbuja” de Disney World y luciendo implacables debajo del aro.

Lakers y Miami se volverán a ver las caras este domingo 4 de octubre a las 5 p. m., hora costarricense y usted podrá seguir las incidencias por la cadena ESPN.