Fanny Tayver Marín. 26 julio
Jurguens Montenegro fue quien recibió más votos para ser declarado el mejor futbolista Sub-20 del campeonato pasado. Fotografía: Prensa Unafut
Jurguens Montenegro fue quien recibió más votos para ser declarado el mejor futbolista Sub-20 del campeonato pasado. Fotografía: Prensa Unafut

Dos días antes de que se efectuara la gala de la Unafut, doña Leticia Vallejo se dio cuenta de que su hijo Jurguens Montenegro recibiría el premio como el mejor futbolista Sub-20 del Clausura 2020.

Eso sí, entre risas confiesa que se llevó un gran susto y que con su reacción también asustó al propio futbolista de 19 años.

“Lo que pasa es que me mandó una foto con un traje y en el fondo había un vestido de novia, entonces yo le dije que cómo se iba a casar, que ni sabía y ni me había invitado. Me respondió que no, que era que le iban a dar un premio como el mejor futbolista joven del campeonato y yo me puse toda contenta, porque los triunfos de un hijo son los triunfos de uno”, manifestó la mamá del atacante.

Con anécdota incluida, ella ya sabía la noticia, pero cuando encendió el televisor para ver la premiación, se emocionó y se impresionó casi como si no lo supiera.

“Verlo subir al escenario para retirar el trofeo me sentí demasiado contenta. Son sentimientos muy encontrados porque yo he sido su madre y su padre al mismo tiempo, yo soy todo para él. Ha sido un proceso duro, no había plata para comprarle unos buenos tacos, usaba unos baratillos y así comenzó”, mencionó.

Jurguens estuvo a préstamo en el último año; primero con Cartaginés y después con Jicaral.

“Le soy muy sincera, yo me siento agradecida con Liga Deportiva Alajuelense por eso, porque yo soy su mamá y yo sé que él tiene que ir creciendo, que ir demostrando y si no me iba a jugar ahí porque había mucha gente, era mejor que lo mandaran a préstamo porque él estaba muy niño todavía”.

Doña Leticia es futbolera y lo hizo entrar en razón de que esos préstamos habían sido lo mejor para él.

“La gente habla y habla y yo hago caso omiso. Si me pongo a discutir con todo mundo me voy a enfermar. A él le he enseñado que lo que la gente diga no importa, hay que seguir trabajando para alcanzar los sueños y que no le afecte nada de lo que digan”, citó doña Leticia, desde su casa, en Fray Casiano, en Puntarenas.

Dijo que para ella es primordial que el delantero se mantenga con los pies bien puestos sobre la tierra.

“Él no ha dejado de venir a su barrio, no ha dejado de hablarle a nadie, es el mismo niño de siempre, solo que ahora tiene más madurez. Le gusta jugar play, lo tengo que regañar a veces, pero sí yo lo veo que va creciendo”.

A ella le complace ver que Jurguens sigue siendo un chiquillo humilde, porque es lo que ella siempre le ha inculcado.

“Yo le digo que no puede creerse más que nadie, porque es igual que todos, solo que con aspiraciones diferentes a muchos. A mí a veces me quieren preguntar cosas que la gente no tiene por qué saber, porque son personales de él. La gente cree que él gana un montón de plata y no, yo sé cómo es eso, es un proceso. Él gana un salario normal, no son tantos millones como hablan, jamás”.

Doña Leticia también manifestó que apenas se enteró del regreso de Bryan Ruiz a la Liga, lo primero que pensó fue que tener de compañero al capitán será una gran motivación para Jurguens, porque siempre lo ha visto como un ídolo.

“Él va a crecer más, va a aprender más y él tiene que irse ganando todo, todo es un proceso, yo se lo digo y se lo repito a diario, tiene que hacer caso, agarrar los consejos y yo presiento en mi corazón que mi hijo va para grandes cosas. Ahora viene lo que él más necesita que es pulirse y qué mejor que al lado de Bryan Ruiz”.

Consejos. Jurguens Montenegro tiene dos semanas de hacer pretemporada con la Liga y doña Leticia pasa pendiente del día a día.

“Yo le dije que vea que él no es que vuelve y ya lo tiene todo fácil, no, eso es una competencia y él tiene que ganarse un puesto. No es que lo tienen que meter por meterlo, todo se gana y si no lo llaman o si no juega es porque no se lo ganó. Yo se lo digo y él lo sabe, él lo entendió cuando se fue para Jicaral, porque habían demasiados delanteros y él estaba demasiado cachorro”.

Doña Leticia tiene en su casa la bola que se dejó Jurguens luego de aquel partido en el que marcó cuatro goles ante el Santos de Guápiles.

“Todo lo que se ha ganado, yo lo tengo en mi casa. Aquí están las medallas, el trofeo de cuando fue el goleador con la U-17 de la Liga; una medalla con la Selección Sub-20; todos sus reconocimientos y ya sabe que me tienen que traer ese nuevo trofeo y también sabe que tiene la tarea de traerme la medalla de campeón nacional con Alajuelense”, afirmó.