Daniel Jiménez. 13 junio

Leonardo Vargas, gerente de Cartaginés, alzó la voz y criticó con molestia el nombramiento de Hugo Cruz como árbitro central para el juego entre su equipo y el Saprissa, por la semifinal de ida del Clausura 2020.

Vargas conversó ampliamente con La Nación. Dejó claro una y otra vez que su deseo no es que suene a excusa, pero hay situaciones que le generan mucho malestar por parte de la Comisión de Arbitraje.

Hugo Cruz será el árbitro central del juego entre Cartaginés y Saprissa. Fotografía: José Cordero
Hugo Cruz será el árbitro central del juego entre Cartaginés y Saprissa. Fotografía: José Cordero

La primera crítica que dijo Vargas fue en relación con Hugo Cruz: "Esperemos que Cruz sea profesional y deje sus colores de lado, en el fútbol cualquier cosa puede suceder. Estamos molestos, pero apelamos al profesionalismo".

Para el administrativo brumoso, el tiempo en que se nombró a Cruz les jugó en contra y no pudieron presentar alguna protesta por escrito a la Comisión de Arbitraje.

Vargas eleva su crítica hacia la Comisión por el cambio del asistente Octavio Jara en el partido entre Alajuelense y Herediano, al tiempo que no realizó una variante en el otro encuentro con el central Cruz.

"Hoy sale una noticia de que se cambia el línea en una semifinal y en la otra no se hace una variante sabiendo los antecedentes presentados. Nos molesta mucho eso por todo lo que envuelve al Cartaginés en el tema arbitral en fases finales", añadió.

Incluso, el gerente contó una anécdota en la que conversó con el propio entrenador Hernán Medford, justo previo a que se hiciera oficial el nombramiento de Cruz.

"En el entrenamiento del jueves, yo estaba conversando con don Hernán y me dijo que quién sería el árbitro y le dije que había que esperar. Medford me dijo que ojalá no fuera Hugo Cruz porque sino ya íbamos perdiendo 1-0. Fue una casualidad que temprano hablara este tema con el técnico y luego el viernes se diera su designación", acotó.

Unido a todo lo anterior, también hay una queja por parte de la dieta arbitral que deben cancelar los clubes para estos partidos, pues se incrementó en un 45%.

"Subieron mucho la cuota arbitral para estos partidos, ninguno de los cuatro equipos estuvo de acuerdo en el aumento de 45% y por medio de la Unafut se hizo la consulta, pero nos dijeron que no se podía rebajar. Cómo es esto posible si apenas los equipos aumentaron un 10% por seguir jugando y ahora a ellos, hay que cancelarles 45% más", concluyó.

El monto que deben pagar los cuatro clubes clasificados es de ¢814.000 por partido.

El primer round de semifinales entre brumosos y morados comenzó a calentar desde este sábado, pero el juego de ida será este domingo a las 11 a. m. en el Fello Meza.