Daniel Jiménez. 26 junio

En la defensa de Saprissa no hay jugador más polifuncional que Aubrey David. Se le conoció como lateral derecho, pero ya ocupó todos los puestos. El futbolista de Trinidad y Tobago varió su forma de jugar y encajó en el once de Paté en su zona más criticada.

David funge de central. Le da salida limpia al equipo. Mantiene el orden y usa su velocidad para evitar lanzamientos a su espalda.

El jugador Aubrey David recibe las indicaciones de Wálter Centeno. Foto: Rafael Pacheco
El jugador Aubrey David recibe las indicaciones de Wálter Centeno. Foto: Rafael Pacheco

El trinitense supo cómo acomodarse en el engranaje de Paté. En el Clausura 2020 ha jugado en 19 partidos, para un total de 1.743 minutos.

El futbolista ha sabido trabajar de manera silenciosa, pese a que la zaga ha recibido críticas por los constantes fallos de bulto que ha cometido a lo largo de la estancia de Centeno en el equipo.

Aubrey vino de menos a más. Se le conocía como un lateral rápido, pero hasta ahí. Con Centeno hace el esfuerzo de tocar el balón; pone a prueba su técnica y paciencia.

En el sistema de Wálter, cuando el equipo ataca los centrales están muy lejos de su arco, por lo que un balonazo a las espaldas es peligroso. Pero ahí es la mayor fortaleza del caribeño, pues su rapidez le permite no tener muchos problemas.

Aubrey David durante un entrenamiento del Monstruo. Foto: Deportivo Saprissa
Aubrey David durante un entrenamiento del Monstruo. Foto: Deportivo Saprissa

Con David el equipo encontró solidez en la zaga y él también halló regularidad. Ha jugado con David Guzmán, Alexander Robinson, Jaikel Medina, Yostin Salinas y Roy Miller, es decir, con todos los centrales que ha utilizado el técnico tibaseño.

En la ida de la final sacó nota alta luego de enfrentar a Jonathan McDonald y Jonathan Moya. Ambos son delanteros incómodos y suelen meter en muchos problemas al Monstruo, pero David los tuvo bien controlados.

Una virtud del trinitense también es el juego aéreo, pues siempre se suma a las jugadas a balón parado en ofensiva y defensiva. Eso sí, tiene mejor rendimiento cuando defiende.

Su mayor área de mejora es la técnica, pero ha sabido enfrentar eso por medio de la salida que le da al equipo con pases cortos a sus compañeros de la zaga. Intenta asegurar su pase. La mayoría de sus trazos van al otro central, al portero o a los laterales. No se complica y eso es lo que lo tiene como líder de la defensa de Sapria.